El manual de Axel Kicillof: el FMI y el "falso dilema" de Macri o Venezuela

El exministro de Economía plantea algunas definiciones en caso de un eventual tercer mandato de Cristina Kirchner: renegociar con el Fondo, reindustrializar al país y recomponer salarios
El exministro de Economía plantea algunas definiciones en caso de un eventual tercer mandato de Cristina Kirchner: renegociar con el Fondo, reindustrializar al país y recomponer salarios Fuente: Archivo
Gabriel Sued
(0)
15 de abril de 2019  • 11:19

¿Qué tiene Axel Kicillof en la cabeza? ¿Qué habría que esperar si, en un eventual tercer gobierno de Cristina Kirchner , se concretara su regreso al Ministerio de Economía? Buena parte de estos interrogantes se responden en Y ahora, ¿qué? Desengrietar las ideas para construir un país normal, el libro acaba de publicar Siglo Veintiuno. En entrevistas con el guionista Pedro Saborido y los periodistas Carlos Pagni , Alejandro Bercovich, Ingrid Beck, Ángela Lerena y Noelia Barral Grigera, el exfuncionario analiza el pasado y brinda pistas sobre lo que haría en caso de volver a la gestión.

"El neoliberalismo de Macri o ser Venezuela no son las dos alternativas que tenemos. Ese es un falso dilema", dice, en una de las conversaciones. Si bien evita explicitar medidas puntuales, plantea como objetivos generales reiniciar el camino de la reindustrialización, revitalizar el mercado interno a partir de la recomposición de los salarios y continuar la política energética que empezó con la estatización de YPF. Como receta de reactivación económica propone una política fiscal y monetaria expansiva, para lo cual, afirma, será necesaria una renegociación del acuerdo con el FMI. A continuación, las principales definiciones:

. "Muchos me preguntan: 'Con este desastre, ¿qué medidas tomarías? ¿Pondrías el cepo?'. Hay que volver a ciertos objetivos y no encolumnarse detrás de un programa de medidas puntuales. El peronismo se ha movido siempre por objetivos, no se ha enamorado de medidas, ni de tiempos exactos. Hay que plantear algunas cosas muy sencillas. Queremos tener industria nacional, que la gente tenga un laburo, que llegue a fin de mes, que la energía argentina sea de la Argentina."

. "Yo estaba muy en contra del programa de Lavagna. Existe la idea de que cualquier devaluación grande, como por ejemplo la de 300% que hizo Macri, purifica el sistema y el país empieza a crecer solo. Pero no es cierto. Yo creo que Néstor Kirchner le agregó a la devaluación de 2002 el condimento del peronismo de Perón. Keynesianismo: eso fue una redistribución de la riqueza rápida, decidida, consistente y sostenible. La enseñanza de 2001 en adelante es que ante una devaluación muy fuerte hay que tener una política fiscal y monetaria expansiva, de lo contrario, no camina. Y Duhalde no lo hizo, lo hizo Néstor."

."Va a haber que renegociar el acuerdo con el FMI . La deuda, no sé. Pero este paquete de compromisos que pactó Macri, sin duda. Un gobierno nuevo seguramente va a sentarse con el Fondo a reformular el programa. Lo va a hacer desde una posición de fuerza porque, como veremos este año, tanto los condicionamientos como la política económica que impuso el FMI van a tener un mal resultado y se van a mostrar como insustentables."

. "El FMI es una organización internacional de la que la Argentina es miembro. Nunca en la historia argentina, ni siquiera en el default de 2001, se dejaron de pagar los vencimientos. Es muy difícil caer en default con el Fondo, porque siempre tiende a reestructurar la deuda de los países."

. "La 125 tuvo un efecto muy grave y es que produjo que políticamente se unificaran diferentes sectores de la producción agropecuaria que habían estado históricamente enfrentados. Y eso se corrigió. Nosotros terminamos el gobierno con la Federación Agraria sacándose fotos con la presidenta y conmigo. La medida que tomamos -a diferencia de Macri, que bajó las retenciones y luego las volvió a subir- fue devolverles hasta el último centavo de retenciones, es decir, retención cero, pero solo para los pequeños productores."

. "Los casos exitosos que vemos son de los países que se tomaron el trabajo de generar acuerdos y compromisos durables, y que llevaron adelante un camino de industrialización de manera estable y más o menos consensuada. Yo hablo con varios empresarios arrepentidos, y con ellos nos encontramos a gusto porque uno también está reformulando, haciendo el balance, la autocrítica. Estamos viendo cómo podemos darle a esto una forma que sirva para llegar a acuerdos más fuertes y que se puedan sostener en el tiempo, pese a las naturales tensiones."

. "No me caso de ninguna manera con un modelo de propiedad y gestión estatal para todos los sectores, porque ha fracasado también. Tenés que hacer una buena gestión y no siempre la gestión estatal es buena, como no siempre es buena la gestión privada. Hay un camino de soluciones diversas dependiendo del sector, de quién es el privado que gestiona, de cuál es la circunstancia, para ver si se puede llegar a acuerdos."

. "Algunos dicen que durante doce años el kirchnerismo avanzó en la industrialización, en la inclusión social, que la economía creció, pero que el modelo estaba agotado. ¿Por qué? Porque se nos habían acabado los dólares. Se basan en la vieja teoría del péndulo, del llamado stop and go, de la restricción externa, del estrangulamiento de la balanza de pagos. No fue así en esta etapa. Lo que nos dejó sin dólares fue la necesidad de importar energía. La necesidad de importar energía fue producto de una oferta que no creció lo suficiente, en cambio, la demanda se incrementó mucho por el crecimiento del país. Cuando apareció esta situación que iba a ser explosiva, se recuperó el control de YPF. Era la solución correcta, porque en manos de los privados la inversión era poca y la oferta no aumentaba."

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?