El nuevo Congreso: figuras que pocos conocen y que se encaminan a ser diputados

Una locutora, un profesor de física, la hija de un gobernador asesinado y una experta en estadísticas, en la puja electoral
Laura Serra
Aurelio Tomás
(0)
22 de octubre de 2013  

Desde un profesor de física puntano hasta un militante porteño de los derechos de gays y lesbianas, pasando por un vendedor de ropa trotskista que puede ser la gran sorpresa de la elección en Mendoza y la hija del gobernador Carlos Soria, asesinado por su esposa. Son los candidatos, con perfiles tan originales como disímiles, con posibilidad acceder a una banca en el Congreso el 10 de diciembre próximo.

En todos los casos, se trataría de debutantes en las grandes lides legislativas. Hay casos curiosos, como el de Carla Carrizo, quien como diputada integraría el bloque radical con su prima Soledad Carrizo, intendenta de Quilino (Córdoba) y ahora segunda postulante a diputada nacional por Córdoba, también por la UCR.

"Es increíble, coincidimos por pura casualidad", afirma Carrizo.

No resulta fácil, en una cultura política tan machista como la argentina, que una mujer ocupe un cargo electivo por su trayectoria política y profesional. Carrizo es una de esas excepciones: llegó a UNEN de la mano de los jóvenes radicales de la agrupación La Cantera y del ex senador Rodolfo Terragno, pero sólo se garantizó su cuarto lugar en la lista después que la Justicia le dio la razón y aplicó la ley de cupo.

También cordobesa es Blanca Rossi, aunque ella no tuvo que apelar a la ley de cupo para ocupar el segundo lugar en la lista de Unión por Córdoba, que auspicia el gobernador José Manuel de la Sota. Más conocida como "Blanquita", trabajó como locutora durante casi 30 años en Cadena 3 junto con Mario Pereyra, una de las voces más escuchadas en el interior. Por esa razón la eligió De la Sota: Blanquita Rossi es una marca registrada en la audiencia radial, sobre todo entre las mujeres. Este año se jubiló tras 28 años en la radio y de inmediato le llovieron propuestas para dedicarse a la política, aunque se reconoce una novata total.

Pegadito a Córdoba, en San Luis, José Luis Riccardo (UCR) va por el batacazo: convertirse en el primer opositor puntano en obtener una banca en la Cámara baja en 10 años. Como todo físico, conoce el principio de la exclusión de Pauli: aplicado a esta elección, indica que dos legisladores no pueden ocupar una misma banca en la Cámara de Diputados. Por esta razón sabe que en estas elecciones debe terminar con la hegemonía electoral de los hermanos Rodríguez Saá.

El resultado que obtuvo en las primarias le permite ser optimista. Riccardo, rector de la Universidad de San Luis -una de las pocas instituciones puntanas libres de la influencia de los Rodríguez Saá-, obtuvo el 20% de los votos. "Lo logramos gracias a una amplia coalición y un proceso de elecciones primarias que reunió a radicales, socialistas, GEN y Libres del Sur", resalta el radical.

Otra sorpresa en las primarias tuvo lugar en Mendoza: allí, el candidato del Frente de Izquierda (FIT) Nicolás del Caño amenaza con desplazar del tercer lugar al tradicional Partido Demócrata con un discurso polémico, que propone equiparar el sueldo de los funcionarios públicos con el de los docentes.

Como muchos dirigentes de izquierda, comenzó su militancia universitaria en Córdoba; sin terminar sus estudios, empezó a trabajar como comerciante de ropa, actividad que seguramente dejará en suspenso si, como vaticinan las encuestas, se lleva la quinta banca en disputa.

También es comerciante Ricardo Spinozzi, aunque en este caso se trata de un dirigente de vasta trayectoria política en el justicialismo de Santa Fe: fue concejal en Venado Tuerto, funcionario del gobierno de Carlos Reutemann, diputado y senador provincial y, además, presidente del partido. Su bandera ha sido siempre el justicialismo, y su jefe político, Reutemann, pero ahora viró hacia las filas de Pro, junto con Miguel del Sel. Si resulta elegido, integrará el bloque macrista, pero sueña con una confluencia entre el Frente Renovador, de Sergio Massa, con quien Reutemann decidió volver a la política activa, y Pro.

En las antípodas se encuentra Emilia Soria, quien, como todo antecedente político, ostenta el título de ser hija del gobernador Soria, asesinado en la noche de Año Nuevo por su esposa, Susana Freydoz. Esta falta de roce político provocó que en el PJ rionegrino se pusiera el grito en el cielo. "A aquellos que no saben quién soy, les digo que soy la hija de Carlos Soria, y me siento mucho más peronista que muchos de los que esta acá", les espetó en su presentación en sociedad.

Pero si de batalladoras se trata, basta conocer a Patricia Giménez.

Muy pocos se atreven a enfrentar la prepotencia y las amenazas del secretario de Comercio, Guillermo Moreno; esta mendocina lo hizo, y cuando el kirchnerismo estaba en la cúspide, allá por 2007. Giménez era por entonces titular de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza cuando Moreno avasalló el Indec; ella se negó tajantemente a cumplir las órdenes del funcionario, que pretendía que las provincias dejaran de medir la inflación y acataran el índice oficial. El entonces candidato a vicepresidente del kirchnerismo, Julio Cobos, la defendió, pero poco después ella debió abandonar su puesto; ahora es directora de una escuela urbana marginal en la localidad mendocina de Maipú.

Otra de las figuras que se harán oír en el Congreso es Alex Freire, si resulta elegido. Conocido por su militancia por los derechos de los homosexuales, fue, junto con su marido, la primera pareja del mismo sexo en casarse en la Argentina, gracias a un decreto que firmó la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos.

Si llega al Congreso, Freire aseguró que defenderá una ley de aborto libre y la despenalización del consumo de marihuana.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.