El regreso de Cristina Kirchner, la bala del miedo que entró en el "círculo rojo"

Santiago Dapelo
Santiago Dapelo LA NACION
(0)
25 de abril de 2019  

La volatilidad del dólar, que ayer volvió a marcar un nuevo récord, y la suba del riesgo país tienen explicación: la bala del miedo entró en el círculo rojo. Por lo menos así lo creen en la Casa Rosada. La posibilidad del regreso de la expresidenta Cristina Kirchner al poder alteró los ánimos del establishment vernáculo, que ante la incertidumbre electoral volvió a presionar con fuerza al presidente Mauricio Macri para que dé un paso al costado y bendiga a la gobernadora María Eugenia Vidal como su sucesora.

El mensaje ante ese escenario es el mismo de siempre: solo existe el plan A, con Macri lanzado en la búsqueda de su reelección y Vidal en la provincia. Harto de las especulaciones, el Presidente decidió reforzar su presencia pública para marcar la cancha. Ayer habló en Santa Fe y hoy también dará varias entrevistas con medios de ese distrito, que irá a las PASO el domingo. La ronda continuará, según adelantaron fuentes oficiales.

La novedad es que el Gobierno decidió postergar lo que considera el choque inevitable con Cristina Kirchner, quien desde su autoimpuesto mutismo aumenta su poder de daño. Encerrado en su propio laberinto -la superpolarización con el kirchnerismo afecta la frágil situación financiera-, Macri busca dejar en claro que tendrá la centralidad ante el círculo rojo, que integran empresarios, banqueros, jueces, sindicalistas y periodistas, entre otros.

"Todo está cruzado por la elección", se lamentó ayer Macri, mientras las pizarras del microcentro volvían a dejar expuesta las dudas de los mercados sobre el incierto futuro electoral y la incapacidad para salir de la crisis económica que ya cumplió un año.

"El mundo duda porque por ahí cree que los argentinos quieren volver a atrás. Pero están equivocados, esas dudas están infundadas: los argentinos no vamos a volver atrás", fueron las palabras con las que intentó enviar calma. No lo logró: el riesgo país, termómetro que utilizan los inversores para medir riesgos, trepó hasta los 945 puntos y la divisa norteamericana orilló los 45 pesos.

Ya nadie oculta que la elección será "cerrada", pero la confianza en el éxito sigue intacta en el Gobierno. "El clima está espeso, pero el miedo es del círculo rojo, no de la gente", explicó un importante funcionario. "En el mano a mano con Cristina [Kirchner] ganamos", repiten como un mantra en distintos despachos de la Casa de Gobierno.

¿Por qué el círculo rojo no termina de creer en eso? La última corrida tiene un disparador. Según fuentes oficiales, la encuesta que la última semana dio a conocer la consultora Isonomía, según la cual Cristina Kirchner tendría una intención de voto del 45% contra 36% de Macri en una eventual segunda vuelta, generó un estado de pánico.

"Llamaron todos", reconoció un hombre al tanto de la relación entre el Gobierno y los empresarios.

Los esfuerzos por convencer a los hombres de negocios no alcanzaron hasta el momento. Mientras a Macri le dicen en privado que lo apoyan, cuando salen de la Casa Rosada la mayoría preferiría que Vidal lidere este momento del proceso electoral.

Ni siquiera terminó de conformar la fotografía de Macri trabajando codo a codo con los gobernadores de Cambiemos, lo que dio comienzo a una nueva dinámica de poder dentro de la alianza gobernante.

La nueva suba del dólar y la aceleración del riesgo país fueron la respuesta de los mercados al scrum que formaron los ocho protagonistas de la nueva mesa política, que además de Macri y los cinco mandatarios provinciales -María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Horacio Rodríguez Larreta (Capital), Alfredo Cornejo (Mendoza), Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes)- también integran el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Es que una fecha asoma en el calendario como clave: el 22 de junio, día que vencerá el plazo para la presentación de las listas de precandidatos para las elecciones primarias. Son 59 días, una eternidad en este contexto de dudas e inestabilidad.

En la Casa Rosada no hay dudas: Macri y Cristina Kirchner serán los protagonistas estelares.

"Hay que mantener la calma, vamos a cumplir lo establecido", describen en el Palacio de Hacienda.

Además de reforzar la batería de medidas que lanzó el Gobierno, entre ellas el programa de Precios Esenciales, los créditos para los jubilados y el congelamiento de las tarifas, con el relanzamiento del plan Ahora 12 y de los anuncios que realizó ayer Vidal para recuperar el consumo, el Gobierno puso en evaluación el plazo para lanzar la campaña electoral.

Algunos de los asesores de Macri consideran que es necesario acelerar los plazos. Nada está definido aún, pero son charlas que se repiten en diferentes despachos oficiales.

Ayer, también fue materia de análisis el anticipo del libro de la expresidenta. La descripción de Macri como el "caos" fue lo que más golpeó puertas adentro. "Es un comentario desestabilizador", acusaron cerca de Macri.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.