Elecciones 2019: diez claves que definen el mapa del poder

Este domingo se eligen presidente y vice, pero no se sabe si será necesario un ballottage
Este domingo se eligen presidente y vice, pero no se sabe si será necesario un ballottage Fuente: Archivo - Crédito: Marcelo Manera
Jorge Liotti
(0)
27 de octubre de 2019  • 05:05

La distribución del poder, el rumbo de la economía, los alineamientos internacionales. Todo está en juego en l as cruciales elecciones de hoy, en las que el presidente Mauricio Macri buscará forzar un ballottage, y su principal rival, Alberto Fernández, intentará definir la compulsa con amplitud.

Los resultados de las PASO del 11 de agosto parecieron anticipar la resolución de los comicios porque el candidato peronista obtuvo el 49,49% de los votos y el oficialista, el 32,93%. Si un resultado similar se repitiera hoy, no habría ballottage.

En el Gobierno alimentan la expectativa de pasar a una segunda vuelta. Basan sus esperanzas en una mayor concurrencia, en una mejora en la fiscalización y en la movilización generada por la gira nacional del Presidente.

Sin embargo, le juega en contra el agravamiento de la economía, que terminó anteayer con un dólar en vertiginosa alza y con las reservas en franco descenso. En el entorno de Fernández, descuentan un amplio triunfo y transmiten más preocupación por la administración de la eventual transición.

Por eso, hoy será clave el mensaje que transmitan ambos candidatos en el caso de que se defina la elección. Se esperan medidas para evitar un lunes con sacudidas bruscas en el mercado. Los otros candidatos -Roberto Lavagna, Nicolás del Caño, Juan José Gómez Centurión y José Luis Espert- tienen pocas expectativas de mejorar lo hecho en las PASO.

Además, está en juego la mitad de las bancas de diputados y un tercio del Senado. Allí, el peronismo aspira a quedar cerca de la mayoría, aunque Juntos por el Cambio también podría crecer. El resto de la atención estará concentrada en la provincia de Buenos Aires, donde Axel Kicillof aventaja a María Eugenia Vidal; y en la ciudad de Buenos Aires, donde Horacio Rodríguez Larreta buscará evitar el ballottage ante Matías Lammens. También se elegirá gobernador en La Rioja y en Catamarca.

1 ¿Habrá ballottage?

Basados en los resultados de las PASO, se descuenta que Alberto Fernández será el candidato más votado, pero hay un margen de duda sobre si logrará evitar la segunda vuelta. La diferencia es clave, porque un ballottage podría ilusionar a Mauricio Macri con reunir a todo el antiperonismo, como pasó en 2015. Sin embargo, los datos del 11 de agosto le otorgan a esa hipótesis un carácter milagroso: Fernández obtuvo el 49,49% de votos y Macri el 32,93 (excluyendo los blancos, que es como se va a computar hoy). Para forzar una nueva ronda el 24 de noviembre, el Presidente debería superar el 35%, pero fundamentalmente Fernández debería bajar de 45% para que hubiera una ventaja de menos de 10 puntos.

2 ¿Qué ocurrió desde las PASO que pueda incidir?

Entre el 11 de agosto y la elección de hoy hubo una variable clave: el agravamiento de la situación económica, que empezó con la fuerte devaluación del día después y cerró anteayer con un dólar desbocado en $65 y una sangría de reservas de más de US$1700 millones. El Gobierno le atribuye la inestabilidad a la perspectiva del retorno del kirchnerismo, pero no está claro que los votantes no vayan a cargar la debacle en la cuenta del Presidente. La otra novedad fue el cambio brusco de estrategia electoral de los candidatos. Macri hizo un viraje inédito con su gira nacional, que lo sacó del minimalismo de los timbreos y lo conectó en directo con sus votantes. Recuperó mística y, esencialmente, sostuvo competitiva una candidatura que de otro modo se podría haber desinflado. Fernández, por el contrario, dedicó más tiempo al armado político que a las recorridas. Actuó más como presidente electo que como candidato. En el tramo final de la campaña se mostró cerca de su compañera de fórmula y dejó la frase "Cristina y yo somos lo mismo".

Elecciones 2019
Elecciones 2019

3 ¿Cuánto impacta la participación y la fiscalización?

Históricamente, entre las PASO y las elecciones generales se produce un incremento de la concurrencia a las urnas. En 2015 pasó de 75% a 81% del padrón y fue la clave por la que Macri pasó de 30% a 34% de los votos y Daniel Scioli bajó de 38% a 37%. La mayor parte de los nuevos votantes apoyaron a Cambiemos y eso varió la ecuación que llevó la elección a un ballottage. El 11 de agosto pasado votó el 76% del padrón y el Gobierno aspira a que supere el 80% porque confía en que 8 de cada 10 nuevos votantes respalden a Macri. Así creen que pueden descontar hasta dos puntos. La Casa Rosada también instrumentó un ejército de 186.000 fiscales porque supone que en las PASO se le escurrieron muchos votos y que así puede recuperar otros 2,5 puntos. Sin embargo, los especialistas aseguran que no es una variable que incida tanto.

4 ¿Qué se juegan los otros candidatos?

Ninguno de los otros cuatro postulantes presidenciales cubrió sus expectativas en las PASO y es difícil que lo logren ahora. Quizás el menos afectado fue Juan José Gómez Centurión, que con un discurso monotemático concentrado en el rechazo al aborto obtuvo 2,6% de los votos. Roberto Lavagna no pudo quebrar la polarización y se debió conformar con superar los 8 puntos, lejos de transformarse en el tercero en discordia; Nicolás del Caño no logró que la izquierda supere el 3%, y José Luis Espert quedó último entre los que superaron el piso con poco menos de 2%.

5 ¿Kicillof vuelve a arrasar en la provincia?

Si la contundencia de la derrota de Macri en agosto sorprendió, la de María Eugenia Vidal a manos de Axel Kicillof fue aún más desconcertante. La gobernadora era la figura más prometedora del oficialismo y sucumbió por 17 puntos. Hoy se juega su propia partida: hizo una campaña más autónoma y entiende que no necesita seguir demostrando que tributa a Macri. En su equipo confían en reducir fuerte la brecha con Kicillof, aunque no alcanzaría para un triunfo (no hay ballottage en la provincia). Si logra recortar diferencias, se mantendrá como una protagonista de la escena bonaerense y como pieza clave de la reconstrucción de Cambiemos. Kicillof espera revalidar para iniciar una gestión que podría marcar la llegada del kirchnerismo más puro al poder.

6 ¿Rodríguez Larreta evitará la segunda vuelta?

Tendría un valor simbólico que el jefe de gobierno se convierta en el primero de la historia porteña en consagrarse en primera vuelta. Además, evitaría un escenario desgastante, porque si Fernández define hoy su partida se dedicaría a volcar todo el aparato peronista a favor de Matías Lammens. En las PASO Larreta superó el 46% y le sacó más de 14 puntos a su rival. En la ciudad se requiere superar el 50% los votos para eludir un ballottage. Además, si define hoy la partida Rodríguez Larreta fortalecería sus aspiraciones de transformarse en el principal referente del posmacrismo.

7 ¿Cuánto incide la elección parlamentaria?

Es clave la conformación del Congreso porque define el margen de acción que tendrá el futuro gobierno. Ninguna de las dos fuerzas principales alcanzaría mayoría propia en ambas cámaras, si se repitieran los números de las PASO, pero Fernández quedó cerca y podría armar un esquema de alianzas que le garantice la sanción de las leyes. En ese escenario, Juntos por el Cambio apuesta a mantener la unidad de los interbloques para bloquear la "escribanía" que acompañó a Cristina en su último mandato. Si se toma como referencia el resultado del 11 de agosto último, el peronismo pasaría de tener un centenar de diputados a cerca de 120. Curiosamente, el oficialismo también sumaría al crecer de 107 a 111. Los grandes perdedores serían los bloques minoritarios. En el Senado el peronismo apuesta a lograr el quorum propio, pero según las PASO podría llegar a 36 legisladores, mientras que Juntos por el Cambio perdería una banca y se quedaría con 28.

8 ¿Cómo se dará la transición si gana Fernández?

Esta noche, tan importante como el resultado, será qué hagan Macri y Fernández después de que se conozca el escrutinio. Si se produce el milagro del ballottage, seguirá el clima de campaña y por ende la incertidumbre, más allá de que el primero festejará y el segundo no podrá ocultar la sorpresa. Pero si como se prevé, hoy se define la elección, serán claves los mensajes y los gestos que envíen ambos. Deberán coordinar qué hacen a partir de mañana en materia económica. Los dos tienen incentivos para administrar la transición: Macri porque quiere dejar el poder lo más ordenadamente posible, y Fernández porque busca hacer un control de daños para cuando asuma. El mundo, los mercados y los ciudadanos esperan gestos de cooperación en medio de la crisis. Si no hay racionalidad y pragmatismo, el interregno será muy turbulento.

9 ¿Quién tendrá el poder, Alberto o Cristina?

Si la dupla opositora gana, esta misma noche empezará a develarse el principal misterio de la política argentina. Fernández hizo muchos gestos de autonomía, pero su vice es la propietaria de dos tercios de los votos del espacio. Él prometió no pelearse nunca más, pero ella mantuvo un conveniente silencio sobre su eventual rol. Es probable que el gabinete responda a los criterios de Fernández, pero en el Congreso y en la provincia de Buenos Aires el kirchnerismo tendrá un peso vital. Será clave cómo juegan los otros actores de la coalición, como Sergio Massa, los gobernadores, los intendentes, los gremios y los movimientos sociales. Todo esto condiciona el nivel de cohesión interna que tenga el espacio si llega al poder.

10 ¿Cómo sería el posmacrismo?

En el escenario de una derrota en primera vuelta, Juntos por el Cambio iniciará hoy mismo una nueva etapa. En Pro, la UCR y la Coalición Cívica repitieron en reserva en las últimas semanas que todos mantendrán la unidad de la alianza, pero hay visiones contrapuestas básicamente sobre el rol que debería tener Macri. Si hoy el Presidente supera su cosecha de las PASO y se ubica en la franja entre 35 y 40 puntos, será muy difícil apartarlo de la toma de decisiones. Si retrocede, le será más complejo, más allá de que Elisa Carrió, Miguel Pichetto, Mario Negri y Marcos Peña entiendan que no hay coalición sin Macri. Enfrente están los que imaginan una nueva construcción más horizontal, con Rodríguez Larreta, Vidal, Alfredo Cornejo, Emilio Monzó, Rogelio Frigerio y Martín Lousteau sentados a la mesa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.