Elecciones 2019: Mauricio Macri, el poder en juego y la apuesta al ballottage

Fuente: Reuters - Crédito: Carlos García Rawlins
Ya avisó que en caso de ser derrotado seguirá activo en la política
Santiago Dapelo
(0)
27 de octubre de 2019  

Abrazado a la esperanza y el optimismo, Mauricio Macri se aferra a la idea de que el " milagro" electoral es posible y apuesta a dar la sorpresa. El Presidente se presenta a la elección ante la difícil tarea de dar vuelta un escenario que parece complicado, pero con la certeza de que el golpe de timón que pegó tras la dura derrota en las PASO le permitirá salir fortalecido, incluso en la derrota. Es que Macri pone en juego la continuidad en el poder, no su futuro en la política.

Si se llegara a repetir el resultado de las primarias, el Presidente ya avisó a su círculo más cercano que no se irá a ningún lado y que intentará recuperar el poder para completar su plan de gobierno. Después de entregar los atributos presidenciales, el 10 de diciembre, se tomará un tiempo de descanso, pero pretende mantener la centralidad y ocupar el rol como principal opositor a un eventual gobierno kirchnerista.

En los días previos, producto de las multitudes que lo acompañaron en distintas ciudades del país, creció el optimismo. "Estamos convencidos de que vamos a llegar al ballottage", dijo a LA NACION el Presidente el último miércoles, tras su presentación en Mar del Plata.

Ni siquiera la paliza de agosto -cosechó el 32,93%, contra el 49,49% de Alberto Fernández-, que aún resuena en la cabeza de Macri y su grupo más cercano, genera desánimo.

En el esquema que trabajó el equipo de campaña que lideró el jefe de Gabinete, Marcos Peña, hay cuatro argumentos que sostienen la esperanza: que haya una participación histórica de votantes, una renovada tropa de fiscales -se reforzó en los lugares más sensibles-, el cambio de clima que provocaron las marchas del "Sí se puede" y recuperar votos que fueron a Fernández motivados por el enojo, pero que son recuperables. Son los denominados votantes "suicidas", los que pese a condenar la corrupción kirchnerista los votaron en las primarias para "castigar" a Macri.

Macri está convencido de que es el mandato que le dio la gente en las 32 marchas del "Sí se puede". "¿Qué otro dirigente puede hoy juntar la gente que movilizó Mauricio?", dicen a su lado, mientras que aquellos que piensan y trabajan de forma subterránea en el posmacrismo hacen silencio; al menos por ahora.

El jefe del Estado apuesta a que hoy la gente le dé una nueva oportunidad a pesar del fracaso económico de su gestión. Los indicadores son inapelables: la inflación rondará el 60 por ciento, la pobreza se acerca al 40% y el desempleo está en dos dígitos.

Pero Macri no se resigna ante esos datos. "La gente valora que hayamos logrado cambiar la cultura del poder, la forma de vincularnos entre el que gobierna y el ciudadano. Haber modernizado a la Argentina, haberle dado una infraestructura que no tenía, volver al mundo, poner al narcotráfico en retroceso y mejorar la educación. Esas son cosas que te dan fuerza para encarar lo último que falta, que es la economía", enumeró en las últimas horas.

Además, se aferra al mensaje que buscó transmitir con las decisiones que tomó tras las PASO, como la suba del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, la eliminación del IVA para alimentos básicos, los bonos para los trabajadores informales y desempleados alcanzados por la Asignación Universal por Hijo, el bono de $5000 para estatales y para privados, moratorias para las pymes y el congelamiento del precio de los combustibles, entre otros.

"Desplegó todo su pragmatismo y demostró que escuchó el reclamo de la gente", describió un hombre con acceso al despacho presidencial. Macri también decidió enfocar su discurso en la clase media, la más castigada por el ajuste. Pese a todo, las chances de acceder al ballottage son remotas. Por eso, en caso de una caída, en la Casa Rosada hablan de "una pausa" de dos años.

Algunos incluso lo ven encabezando la boleta de diputados nacionales en las legislativas de 2021. Pero también visualizan otro de los grandes desafíos lejos del calor del poder: mantener la unidad de Cambiemos, fundamental para poder "ponerle límites" al kirchnerismo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.