Elizabeth Gómez Alcorta adelanta que se incrementará el presupuesto para políticas de género

Crédito: @EliGAlcorta
Brenda Struminger
(0)
25 de mayo de 2020  • 22:53

En medio de las urgencias sociales y económicas que derivan de la pandemia de coronavirus, y a pesar de la falta de una ley de presupuesto para este año, la titular del inédito Ministerio de las Mujeres, Elizabeth Gómez Alcorta, adelantó que elabora un esquema de fondos superior al heredado y asegura que durante la cuarentena la violencia de género se mantiene "estable".

La erogación de presupuesto fue uno de los ejes más cuestionados de la última administración nacional en políticas de género. En 2018, el recorte de 67 millones de pesos al Consejo Nacional de las Mujeres causó una fuerte polémica y la administración de Mauricio Macri tuvo que dar marcha atrás.

Aunque la "ley de leyes" para este año no fue presentada (el Gobierno atribuye la demora a la emergencia) la flamante ministra Gómez Alcorta adelanta, en una entrevista con LA NACION, que "trabaja" en una "ampliación presupuestaria" para la nueva cartera. Aunque, por ahora, no determina la cifra exacta.

Abogada y militante feminista de las filas de la agrupación Mala Junta, parte del Frente Patria Grande , antes de ser ministra, Gómez Alcorta trabajó por cuatro años en la defensa de la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala. Hoy dice que apenas habla con la dirigente jujeña, quien tiene varias causas abiertas y está presa desde enero de 2016, con prisión domiciliaria hace un año.

Con el foco en la violencia de género "extrema", en un país donde muere una mujer cada 29 horas, Gómez Alcorta anticipa políticas en el marco del Plan Nacional contra la Violencia que llevará a cabo junto a la ministra de Justicia, Marcela Losardo , y de Seguridad, Sabina Frederic. Esboza detalles de las medidas para disminuir la desigualdad en las tareas de cuidados, y adelanta un programa contra la disparidad laboral junto con el Ministerio de Trabajo, que tendrá un "eje normativo".

- Recientemente recorrió junto al jefe de Gabinete las oficinas donde va a funcionar el Ministerio. ¿Hablaron del presupuesto que se le va a dedicar al área? ¿El asignado hoy es suficiente?

- Todavía estamos con el presupuesto prorrogado de 2019. Incluso los programas presupuestarios que están vigentes son los creados para el Instituto Nacional de las Mujeres, que no existe. Después de crear el Ministerio, se asignó un monto idéntico al que tenía el INAM, e inmediatamente lo duplicaron. Hoy está en 550 millones y venimos trabajando con Jefatura de Gabinete, en una nueva apertura de la Oficina Nacional de Presupuesto, para modificar los programas y hacer una ampliación presupuestaria, que ya se está elaborando. Obviamente vamos a necesitar más presupuesto. No sólo para la refacción del edificio del ministerio, sino para la puesta en marcha del Plan Nacional contra las Violencias, que vamos a presentar en menos de un mes.

- ¿Cuál sería el número ideal?

- El número ideal es muy difícil. El Ministerio está en proceso de creación. Todavía no tenemos una planta de personal afectado. Las partidas también van a estar en función de la planta de personal que tengamos. En muchos de los ministerios, una parte fundamental de la partida está vinculada a salarios.

- ¿En qué va a consistir el Plan Nacional contra las Violencias?

- La Argentina va a tener un programa específico para los femicidios , donde trabajarán tres ministerios, teniendo en cuenta la enorme complejidad que tiene el tema, que es muy grave, persistente, estable. La pandemia demostró la estructuralidad del fenómeno de los femicidios y travesticidios. Cambiaron las coordenadas de las vidas de las personas, y bajaron otros delitos, pero el femicidio no. Pusimos en marcha una mesa de trabajo para crear y diseñar un programa nacional interministerial de abordaje de las violencias extremas, es decir, los femicidios y travesticidios.

- Se cumplen cinco meses desde que se creó el Ministerio de las Mujeres. ¿Cómo avanzaron las medidas planeadas a pesar de la pandemia? ¿En qué cambiaron, por ejemplo, las políticas destinadas a la distribución de los cuidados con el aislamiento?

- En la Dirección Nacional de Cuidados creamos una comisión interministerial, un hecho inédito en nuestro país, que tiene como objetivo identificar los registros y planillas necesarias para el mapeo. Por otro lado, el trabajo que hacemos con la Cepal está funcionando. En cinco meses hubo tres reuniones, la última muy focalizada en pensar el cuidado en el marco de la emergencia. Y la ley Micaela está marchando.

- ¿Qué registros tienen sobre cómo afecta a las mujeres la pandemia, más allá de la violencia, en las tareas de cuidado?

- Nosotros sabemos, y esto es absolutamente evidente, y es parte de lo que trabajamos durante la emergencia, que la pandemia puso en crisis la organización social del cuidado. No se requiere un elemento específico de medición, lo sabemos todas. Pasamos todos a estar largos períodos en nuestras casas, no solamente con las tareas vinculadas con el trabajo doméstico, de sostenimiento del hogar, sino que se sumó una tarea familiar: la de acompañar a nuestros hijes en sus tareas escolares. Lo pienso como madre, mi hijo va a cuarto grado, y todavía no hace la tarea solo. Esto se suma al teletrabajo y al sostenimiento del hogar.

- ¿Qué medidas impulsan para contrarrestar estas consecuencias?

- En medio de la emergencia tratamos de sostener la idea de una cuarentena con derechos, que nos permita revalorizar el trabajo dentro de las casas. La desvalorización sucedió y sucede. La emergencia agrava situaciones estructurales. Veníamos trabajando y estamos retomando con el Indec la encuesta del uso del tiempo. Por ley, a fines del año pasado se estableció la obligatoriedad de medir cada dos años. Este es un instrumento vital para nosotras, porque nos va a permitir establecer medidas y saber si las políticas que llevamos adelante tienen efecto.

- ¿Hay planes para legislar el trabajo en relación a la desigualdad género, por ejemplo, con el techo de cristal y la disparidad salarial?

- Hoy no hay un proyecto de ley para esto. El tema va a tener un eje normativo, pero va a formar parte de un programa que estamos tratando con el Ministerio de Trabajo, sobre disparidad en el mundo del trabajo, que tiene varios ejes rectores. Estuve reunida con el ministro (Claudio) Moroni y con la secretaria de Igualdad y Diversidad (Cecilia Merchán), pensando las líneas. Este es un momento bastante particular para pensar en la protección del trabajo, en los niveles de informalidad que existen para las mujeres y las diversidades.

- ¿Cuáles serán esas líneas?

- Las daremos cuando esté el programa. Vamos a trabajar en el marco de la comisión interministerial que creamos. La lista de tareas para llevar adelante son infinitas. Muchas están vinculadas a repensar los regímenes de licencias coparentales, otras a ampliar los espacios de cuidados infantiles, y a extender, en términos comunitarios, los espacios para la niñez fuera del horario escolar. También a fiscalizar algunos de los trabajos que son claramente feminizados y a capacitar a las mujeres en informática, donde hay una brecha grande. Esa batería de acciones va a estar siempre.

- ¿Habla con Milagro Sala?

- No, algún mensaje para el día del cumpleaños, algunos mensajes. No hablo, creo que habré hablado una vez en todo el año. La quiero mucho, tengo un afecto especial con ella. No hablo más, pero no porque no quiera, sino porque estoy a las corridas. No hablo ni con mis hermanos muy a menudo en este contexto, pero tengo un vínculo muy afectivo con ella.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.