En una sede de la Armada se guardan causas de corrupción

Los expedientes de corrupción más sensibles están en el Edificio Libertad
Los expedientes de corrupción más sensibles están en el Edificio Libertad Crédito: Ricardo Pristupluk
Por el colapso de los tribunales, hay juzgados y fiscalías que trasladaron documentación y personal al Edificio Libertad, contiguo a la avenida Comodoro Py
Candela Ini
(0)
5 de mayo de 2019  

Por el colapso edilicio de los tribunales federales de Comodoro Py , cientos de expedientes de corrupción están almacenados en el Edificio Libertad, sede de la Armada Argentina, en el barrio porteño de Retiro. En el octavo piso del edificio militar, inicialmente destinado a la Dirección de Asuntos Jurídicos de la Armada, se alberga, además de documentación sensible, a personal judicial de fiscalías y juzgados que trabaja allí a diario.

Las condiciones de saturación del edificio judicial motivaron, en el año 2016, un pedido de auxilio de parte de algunos magistrados de Comodoro Py a las autoridades del Consejo de la Magistratura y a la Armada.

El pedido se hizo por la proximidad de los edificios -separados por la avenida Comodoro Py-, y entonces se habilitaron espacios en oficinas y depósitos del Libertad. Sin embargo, todavía varios funcionarios judiciales reclaman por la falta de espacio.

En el Edificio Libertad trabaja personal judicial
En el Edificio Libertad trabaja personal judicial Crédito: Ricardo Pristupluk

El Juzgado Correccional y Criminal Nº 1, a cargo de la jueza María Servini, trasladó parte de una de sus secretarías allí cuando la jueza aceptó la competencia para llevar adelante la investigación de la causa por el triple crimen y la causa de la efedrina.

Hay otros dos juzgados de primera instancia, como el Nº 11, a cargo de Claudio Bonadio, y el Nº 9, a cargo de Julián Ercolini, que también tienen personal en oficinas de allí. Y tres fiscalías federales que tienen parte de sus secretarías instaladas en el Libertad. Por su parte, el fiscal Fernando Arrigo, que estuvo a cargo del juicio por la Tragedia de Once, directamente tiene su despacho en la sede de la Armada.

En uno de esos depósitos se albergan cientos de cajas con material de causas medianas y grandes, como la causa por obra pública -cuyo juicio oral comenzará el 21 de mayo-, y las causas Hotesur y Los Sauces.

Según explicaron fuentes judiciales a este medio, "se puede trabajar mejor en el Libertad que en Comodoro Py, ya que las condiciones edilicias son superiores". Mientras que el edificio judicial tiene custodia policial pero ingreso libre, para ingresar al Libertad el personal debe identificarse todos los días en la entrada. El Libertad, finalizado en 1970, fue proyectado como el Hospital Naval Central y tiene quince pisos.

"La Marina lo único que provee es el espacio. No hay una custodia judicial; la custodia que se brinda es la custodia periférica, pero no hay nadie de la Marina que tenga acceso a un papel", explicaron fuentes del Ministerio de Defensa a LA NACION.

Hace dos años varios jueces recibieron contenedores -como parte de una medida paliativa que tomó el Consejo de la Magistratura- que se instalaron en un predio detrás del edificio de los tribunales para guardar expedientes. Hoy la situación sigue en estado crítico: hay varios magistrados que piden que se les habilite un espacio en el Libertad.

Además de los juzgados que tienen personal enfrente, otros varios juzgados y tribunales albergan documentación en depósitos ubicados en la planta baja del Libertad, que se cierran con candado. Eso produce, según dijo un juez a este medio, mayores dificultades a la hora de trabajar con los expedientes para los procesos orales, porque el personal debe trasladarse de un edificio a otro para buscar documentación.

Los empleados judiciales que trabajan en el Libertad cruzan la avenida Comodoro Py varias veces por día, y los abogados de las partes que se encuentran involucradas en causas que se tramitan allí deben dirigirse al Libertad cada vez que deben consultar el expediente.

El colapso en Comodoro Py

En uno de los tribunales orales los expedientes se guardan en pasillos y en la cocina
En uno de los tribunales orales los expedientes se guardan en pasillos y en la cocina Crédito: Ricardo Pristupluk

En uno de los tribunales orales los expedientes se guardan en pasillos y en la cocina
En uno de los tribunales orales los expedientes se guardan en pasillos y en la cocina Crédito: Ricardo Pristupluk

Crédito: Ricardo Pristupluk

Los magistrados que trabajan en los tribunales de Comodoro Py señalan hace años que se trata de una crisis habitacional, y uno de ellos asegura que "no hay voluntad de convertir este sistema en uno más eficiente".

Pero este tema toca, además, una fibra sensible para el mundo de los judiciales: "¿Cómo quieren que paguemos Ganancias -pregunta una de las fuentes consultadas- si trabajamos en estas condiciones hace años?".

Una jueza de un tribunal oral dijo: "Lo más fácil es señalar que la Justicia no actúa y que hacemos todo mal. Pero en los últimos años, que se activaron muchísimas causas de corrupción y aumentó la velocidad y la cantidad de trabajo, se elevaron decenas de causas a juicio oral. Hay dos salas de audiencia para todos los tribunales orales. Casi todo lo que tienen los juzgados después sube a los TOF".

Esa misma jueza continuó: "Es una estructura que por obsoleta y chica resulta ineficiente. Este edificio [Comodoro Py] tiene 25 años de uso, y en 25 años no se mantuvo ni se amplió nada, pero cada vez se tramitan más causas. El colapso complica las condiciones de trabajo. Este edificio está al borde de la tragedia".

En febrero de este año, un desborde cloacal expuso, una vez más, las condiciones de insalubridad del edificio. Hay causas judiciales que se guardan en pasillos y en baños.

En una suerte de autocrítica, otra fuente judicial dijo a LA NACION: "La Justicia no está en condiciones de patalear. Gran parte de la culpa de los males de la democracia la tenemos nosotros".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.