La Justicia concedió la prisión domiciliaria a Julio De Vido y Roberto Baratta y ya están en sus casas

Julio De Vido
Julio De Vido Fuente: Archivo
Iván Ruiz
Candela Ini
(0)
14 de diciembre de 2019  • 10:37

Cuatro días después de que el kirchnerismo regresara a la Casa Rosada, el exministro de Planificación Federal, Julio de Vido, y el exsecretario de Coordinación de esa cartera, Roberto Baratta, abandonaron el penal de Ezeiza esta madrugada.

Ocurrió luego de que la Cámara Federal de Casación le indicara al Tribunal Oral Federal 7, a cargo de la causa de los cuadernos de las coimas, que haga efectiva las excarcelaciones dictadas a última hora de ayer.

El TOF 7 había rechazado la excarcelación pedida por sus abogados, pero Casación tuvo en cuenta que De Vido y Baratta "llevan más de dos años de prisión y no está fundamentado ni el peligro de fuga ni el peligro de entorpecimiento de una investigación".

El exministro llegó anoche cerca de las 2 de la madrugada a su chacra de Zárate, acompañado por su mujer Alessandra Minnicelli y de uno de sus hijos, informaron desde su entorno a LA NACION.

Pese a haber abandonado el penal de Ezeiza, el exministro De Vido deberá cumplir con una detención domiciliaria que le fue impuesta por el TOF 1 en el marco de la causa en la que se investigan supuestos desmanejos con dinero público que debía destinarse a la mina de carbón de Río Turbio.

Baratta, si bien no tiene dictada la prisión domiciliaria, cumple con el requisito de una tobillera electrónica, a sólo efecto de monitoreo, y se encuentra en su domicilio del barrio porteño de Belgrano, indicaron a Télam fuentes de su defensa.

La Justicia entendió que tanto De Vido como Baratta son dos personas claves para explicar el funcionamiento de recaudación ilegal que implementó el kirchnerismo mientras Cristina y Néstor Kirchner estuvieron en la Casa Rosada, más conocido como los cuadernos de las coimas. Ambos fueron procesados por el juez Claudio Bonadio como organizadores de la asociación ilícita que describió el chofer Oscar Centeno.

Pero la situación procesal de los detenidos dio un vuelco cuando los jueces Diego Barrotaveña, Daniel Petrone y Ana María Figueroa de la Cámara de Casación pidieron revisar la situación de los imputados ante los nuevos parámetros fijados por el Congreso y cuestionaron que tribunal oral no haya explicado por qué mantuvo la prisión preventiva sobre los procesados y, en cambio, no aplicó otras medidas menos nocivas.

"La sala I de la Casación entendió que no se había efectuado un análisis adecuado de los motivos por los que los jueces del tribunal se decidieron por la medida cautelar más severa, es decir, la prisión preventiva. Ello, en virtud de la reciente implementación -parcial- del nuevo procedimiento acusatorio en materia penal", explicaron los jueces Barrotaveña y Petrone mediante un comunicado emitido este viernes.

Más allá de la prisión domiciliaria, la defensa de De Vido no descarta que la semana próxima recupere la libertad, informaron fuentes judiciales. Desde su entorno analizan distintos caminos para obtener ese beneficio. Por un lado, Casación aún no resolvió una homologación para extender su prisión preventiva en el caso de Río Turbio. Por otro lado, plantearán también ante el TOF N°1 que vuelvan a analizar la situación del exministro ya que sus pares del TOF N°7 ya le otorgaron la libertad.

"El fallo de Casación de hoy nos parece razonable. Sin embargo, esto no nos hace olvidar que la Justicia le debe a De Vido dos años y dos meses de su vida con una prisión preventiva injustificada. Vamos a investigar si, en realidad, no se trató de una privación ilegítima de la libertad", dijo Maximiliano Rusconi, el abogado del exministro ante la consulta de LA NACION.

De Vido, superministro del kirchnerismo, fue condenado a cinco años y ocho meses de prisión por haber sido partícipe necesario de la tragedia de Once (52 muertos), pero esa condena todavía no fue confirmada por la Cámara de Casación. Ahora enfrenta un juicio por la causa conocida como "Vialidad", donde comparte el banquillo de los acusados con la vicepresidenta Cristina Kirchner, por la adjudicación de obras viales en la provincia de Santa Cruz de manera favorable al empresario Lázaro Báez.

La excarcelación de De Vido se efectivizó, finalmente, cuatro días después de que Alberto Fernández desembarcara en la Casa Rosada. El Presidente se había expresado en varias oportunidades, incluso en la última semana, en contra del uso de prisiones preventivas para casos de corrupción, y las calificó de "abusivas" en su discurso de asunción ante la Asamblea Legislativa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.