Guanaco Muerto: la insólita caída de subsidios en el pueblo con más pensiones que vecinos

Guanaco Muerto, provincia de Córdoba
Guanaco Muerto, provincia de Córdoba Fuente: Archivo
Tras un reempadronamiento, la cantidad de beneficios por invalidez cayó un 25%; fue tras una polémica por la cantidad de adjudicatarios
Gabriela Origlia
(0)
4 de diciembre de 2018  

CÓRDOBA.- Guanaco Muerto, el pueblo del norte cordobés que hace 18 meses trascendió a nivel nacional por tener más pensiones por invalidez laboral que pobladores, sigue sumergido en los mismos niveles de pobreza y falta de empleo genuino. Pero, según datos oficiales, el número de discapacitados que cobraban pensiones cayó de 512, en diciembre de 2017, a 383, este mes: un 25% menos.

La reducción de 129 beneficios, según la Agencia Nacional de Discapacidad, se produjo por "causas naturales" (muertes) o por "incompatibilidades" (por ejemplo, que los beneficiarios hayan conseguido empleo y debieron renunciar a la pensión). La estimación de la agencia es que, por año, alrededor del 10% de los beneficiarios mueren.

LA NACION chequeó el dato en momentos en que el Gobierno instrumenta un nuevo plan para depurar el padrón de beneficiarios de pensiones por invalidez, que se multiplicaron durante el kirchnerismo: pasaron de 170.000, en 2006, a 1.048.000, en diciembre pasado. Cada discapacitado cobra $6516.

Domingo Soria, jefe comunal de Guanaco Muerto (PJ), señaló a LA NACION que "anduvieron algunos técnicos" y dejaron "formularios para que la gente llenara". Son todas las precisiones que dio. Aseguró que desde que su pueblo quedó en medio del escándalo, el año pasado, nadie de la Nación se comunicó con él y que ya la comuna "no tiene nada que ver" con el trámite para obtener el beneficio. Lo que debieron hacer los beneficiarios después de recibir una notificación fue reempadronarse.

En noviembre de 2016, LA NACION publicó por primera vez que las pensiones por invalidez laboral (requieren demostrar 76% de incapacidad o más y no recibir asignación estatal ni otro tipo de ingresos, ni propios ni de su familia) aumentaron 17 veces entre 1999 y marzo de 2016: equivalían al 6,9% de la población económicamente activa.

Un año después, el Ministerio de Desarrollo Social -del que, en ese entonces, dependían los subsidios- dio de baja unas 70.000 pensiones. Hubo polémicas. Por ejemplo, la decisión de suspendérsela a una medallista paralímpica porque había conseguido un sponsor. Se dio marcha atrás en los retiros y se restituyeron pagos. Hace dos meses se lanzó un nuevo sistema.

En Guanaco Muerto -un puñado de casas en una zona seca, sin agua corriente, sin gas y con un servicio eléctrico prestado por una cooperativa que es más caro que en la capital provincial-, el mal de Chagas es endémico, y eso, según Soria, explica la mayoría de las pensiones.

"En el padrón que mostraron estaban todas, incluso las que tenían muchos años. Acá ya no se hace más nada; incluso hay una familia en la que todos los hijos tienen retraso mental y la única que cobra la pensión es la madre; al resto no le dieron nunca nada y viven en la miseria", agregó.

Según Soria, en el pueblo nada cambió: "Estamos pobres". En la zona no hay fuentes de trabajo; la gente vive básicamente de las pensiones o de algún trabajo estatal. No hay emprendimientos privados, con la excepción de una fábrica de leche en polvo de cabra que les compra a los productores locales.

Santiago del Estero encabeza el ranking de provincias con más pensiones por invalidez laboral (8,8% de la población); le siguen Chaco (7,9%), Formosa (7,7%), Misiones (6,5%) y Corrientes (5,2%).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.