Gustavo Menéndez: el intendente cool que temía morir de un balazo