Impiden celebrar misa a un sacerdote que se expresó en favor del aborto

Se trata de Francisco "Paco" Olveira, expárroco de la Isla Maciel y quien tiene vínculos con el kirchnerismo
Se trata de Francisco "Paco" Olveira, expárroco de la Isla Maciel y quien tiene vínculos con el kirchnerismo Fuente: Archivo - Crédito: Santiago Hafford / LA NACION
Mariano De Vedia
(0)
29 de abril de 2019  • 12:16

El obispo de la diócesis de Avellaneda-Lanús, Ruben Frasia, le aplicó una sanción al sacerdote Francisco "Paco" Olveira, expárroco de la Isla Maciel, quien manifestó públicamente su apoyo al aborto. Olveira fue párroco hasta fines del año pasado y su alejamiento produjo una fuerte división en la comunidad, que derivó en fuertes reclamos de las Madres de Plaza de Mayo y en conflictos con su sucesor, el padre Mario Ghisaura.

A raíz de la situación planteada en la comunidad de la Isla Maciel, el obispo Frassia le retiró a Olveira las "licencias ministeriales en la diócesis", lo que le impide celebrar públicamente los sacramentos en Avellaneda y Lanús.

El sacerdote, sin embargo, ya no ejercía su ministerio en la Isla Maciel y la decisión de Frassia no tiene efectos sobre su actual desempeño en la diócesis de Merlo-Moreno, donde se encuentra actualmente.

El padre "Paco" Olveira integra el Grupo de Curas en la Opción por los Pobres, un sector radicalizado del clero que ha expresado reiteradamente su apoyo al kirchnerismo y también fuertes críticas a la política de Mauricio Macri. El sábado pasado, durante la misa de beatificación del obispo Enrique Angelelli, en La Rioja, manifestantes de esa agrupación desplegaron una pancarta con la leyenda "El gobierno nacional insulta la memoria de nuestros mártires" y el propio sacerdote se acercó a la vicepresidenta Gabriela Michetti y le reclamó un cambio del modelo económico.

"El cambio en la Isla Maciel se fue conversando con el padre Francisco Olveira durante el año pasado. Incluso, él me manifestó que había llegado a un techo, pero también desde hacía tiempo venia señalándole determinadas actividades y manifestaciones públicas, que en el caso de un laico se tratan de una manera y en un clérigo de otra; por ejemplo el tema del aborto", dijo monseñor Frassia, al explicar las razones de la sanción en una carta dirigida a la comunidad de la diócesis.

El obispo argumentó que la posición de la Iglesia sobre el aborto "está muy clara en el Catecismo y también en el contundente magisterio del papa Francisco, y no es compatible con el ejercicio del sacerdocio manifestarse en contra de la doctrina común de la Iglesia".

Más allá de un aparente acuerdo para establecer un cambio en la parroquia, el conflicto se suscitó durante el verano último, cuando el padre Ghisaura -el sucesor de Olveira- ordenó retirar de la parroquia las imágenes que rendían homenaje a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, entre otras medidas que generaron un clima adverso en la comunidad parroquial.

Tras el relevo de Olveira, que comprendía su regreso a la diócesis de Merlo-Moreno, varias organizaciones alineadas con el kirchnerismo, como las Madres de Plaza de Mayo y el Instituto Patria, reclamaron al obispo de Avellaneda-Lanús que diera marcha atrás con el nombramiento del nuevo párroco.

Incluso, varios catequistas que habían acompañado a Olveira denunciaron una serie de medidas inconsultas e imprudentes del nuevo párroco, que derivaron en la formación de dos bandos, al parecer, irreconciliables.

Ello obligó a la intervención del propio obispo, quien advirtió que "la división se ha profundizado hasta un nivel en el que la acción pastoral se vuelve ineficaz, porque muchos están a la defensiva, se crea un clima de desconfianza y ya de entrada se ha comenzado con prejuicios, no dándose el tiempo para conocerse y para acercar posiciones".

Qué decidió el obispo

Frassia dispuso retirarle al anterior párroco las licencias ministeriales para celebrar los sacramentos en la diócesis, "teniendo en cuenta la intransigencia y la poca voluntad del padre Francisco Olveira y no queriendo producir un daño profundo a la comunidad diocesana y a la acción pastoral de la Iglesia".

Al mismo tiempo, el obispo le concedió "un periodo sabático al padre Mario Ghisaura, por el término de mi voluntad, conservando los cargos de Párroco de San Pablo y Nuestra Señora de Fátima y de la Capilla de Itatí y de Mons. Romero, de la Isla Maciel".

Además, le otorgó una licencia al vicario parroquial, padre Juan Manuel Rega, para realizar estudios de posgrado, y resolvió que las parroquias de la Isla Maciel serán atendidas por los sacerdotes de la diócesis.

Ante la disposición del obispo, LA NACION se comunicó con el padre Olveira, quien indicó que no iba a formular declaraciones. Solo atinó a decir que la decisión "pone por escrito lo que de hecho ya se daba".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.