Internet. Quiénes son los robots influencers con millones de seguidores

Lili Maqueda fue creada por Brud, una startup de Silicon Valley que se dedica a la robótica aplicada al marketing.
Lili Maqueda fue creada por Brud, una startup de Silicon Valley que se dedica a la robótica aplicada al marketing. Fuente: Archivo
Gala Décima Kozameh
(0)
28 de diciembre de 2019  

Se llama Lil Miquela, es modelo y cantante, tiene 1,7 millones de seguidores en Instagram (@lilmiquela) y 86.000 suscriptores en YouTube. Hace tan solo unas semanas lanzó su primer sencillo -que ya acumula más de un millón de vistas- y, en el último año, entrevistó a personajes como J Balvin y participó como modelo en un anuncio de Calvin Klein junto a Bella Hadid. Todo eso y ni siquiera existe.

Esta joven de Los Ángeles es la más famosa de los llamados "influencers virtuales", una iniciativa tecnológica que propone crear referentes robóticos que resuelvan las necesidades de las marcas sin tener que recurrir a una verdadera celebridad que imponga sus propias condiciones. De esta forma, las empresas trabajan con un equipo de producción que adapta la imagen y la personalidad del influencer digital para transmitir el mensaje que la corporación desee.

Si bien Lil Miquela tiene 19 años, nació hace tan solo cuatro (en el 2016) de la mano de Brud, una startup de Silicon Valley que se dedica a la robótica aplicada al marketing. La empresa desarrolló a esta joven pecosa de origen brasileño a modo de prueba, para crear un personaje popular que generara verdadera empatía con su público, aun a sabiendas de que no era real. Los desarrolladores partieron de la teoría de que los influencers tradicionales han perdido credibilidad y que estos personajes ficticios son más transparentes y más atractivos porque se les puede crear una vida que narran a través de las redes.

Ver esta publicación en Instagram

Watches Charmed once [R]

Una publicación compartida por Miquela (@lilmiquela) el

Así fue como, poco a poco, le fueron ideando una historia de vida, una búsqueda profesional en el plano artístico, vericuetos juveniles y encuentros con otros influencers virtuales. En una ficción desarrollada en Instagram, Lil Miquela fue hackeada por otra influencer virtual llamada Bermuda, quien tomó posesión de su cuenta, develó que era un robot y obligó a la pobre Miquela a contar su verdad y proveniencia como una creación de Brud.

Hoy en día son varias las empresas de tecnología que diseñan personajes para marcas, con apariencias distintas e intereses propios. Si bien algunos son creados para una empresa en particular, la mayoría son propiedad de sus desarrolladores, quienes crean la vida de cada personaje y los vinculan con marcas determinadas para acciones específicas. Después de todo, estos influencers virtuales emulan a personas reales; por lo tanto, tienen un público definido que los sigue por sus contenidos en redes sociales al igual que a cualquier influencer humano.

Así es como Lil Miquela, además de posar con las últimas tendencias de Prada, Adidas y Chanel, muestra cómo se tiñe el pelo, se junta con Rosalía y Millie Bobby Brown, y arma sus propios videos en YouTube (con la verdadera estética de un contenido de la plataforma: editados, de planos cortos y abundancia de emojis), contando experiencias y conversando con sus seguidores.

Shudu, la primera supermodelo digital.
Shudu, la primera supermodelo digital. Fuente: Archivo

Algunas marcas han reaccionado rápido a esta nueva tendencia y ya utilizan influencers virtuales en sus promociones, como el caso de la firma de moda francesa Balmain, que trabajó una campaña en el 2018 denominada Balmain Virtual Army con tres modelos digitales: una mujer blanca llamada Margot, una asiática a la cual bautizaron Zhi y una negra, Shudu, designada "primera supermodelo digital". Las tres, creaciones del fotógrafo Cameron-James Wilson. Por su parte, la cadena de comida rápida Kentucky Fried Chicken también se subió a la ola y diseñó su propio Coronel Sanders -emblema y cara de la marca-, al cual utilizan en Instagram para parodiar a los típicos influencers de la red social.

Lo cierto es que si bien estos influencers requieren gran inversión para su desarrollo y muchas horas de programación y diseño, las marcas ven en ellos un beneficio incomparable: estos personajes digitales no se fatigan, no se rebelan contra la empresa por ningún motivo y no les aumentan el valor por el uso de su imagen. No requieren pruebas de vestuario ni ensayos de pasarela. Son los más dóciles del mercado, siempre harán lo que las marcas quieran.

Más para conocer

@shudu.gram: proclamada la primera supermodelo digital, es una creación del fotógrafo Cameron-James Wilson.

@bermudaisbae: hija de la misma desarrolladora que Lil Miquela -Brud-, esta rubia californiana se autodenomina "reina robot" y les comparte a sus más de 185.000 seguidores sus aventuras de típica celebrity de Hollywood.

@blawko22: el tercero del escuadrón de personajes virtuales creado por la empresa de tecnología Brud y único varón del grupo. El joven modelo es uno de los mejores amigos de Lil Miquela.

@backpackingdavid: 22 años y proveniente de Málaga, es el primer humano virtual español.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.