Ishii: el excéntrico barón 678 que ya digitó a su sucesor

El intendente más oficialista deja el poder tras 12 años; de chofer peronista a amigo de Kirchner, una historia de asistencialismo, obras públicas y escándalos mediáticos
Iván Ruiz
(0)
29 de noviembre de 2011  • 13:52

Faltaban apenas unos días para las internas abiertas. El intendente ya había decidido competir como candidato a gobernador bonaerense y eso lo inhabilitaba para una nueva reelección. El peronismo de José C. Paz esperaba su decisión.

Llegó a una pizzería en San Miguel sin su característico poncho rojo. Concejales, funcionarios y punteros del distrito con hambre de poder esperaban ansiosos su palabra. "Muchachos, conmigo van a jugar todos. Preparen las listas", lanzó Mario Ishii. Carlos Urquiaga, el preferido del intendente, ganó la interna y los comicios. Desde el 9 de diciembre será su sucesor.

Luego de 12 años al frente de José C. Paz, Ishii deja el municipio en manos de un delfín político. Urquiaga, un dirigente peronista de 40 años, fue el arquitecto de su gestión: ideó las bases del asistencialismo vecinal desde la Secretaría de Trabajo.

El intendente ultrakirchnerista que enfrentó a Daniel Scioli con la lista 678 todavía no definió su futuro político. Mientras tanto, ordena su gestión y vigila su sucesión. Este excéntrico dirigente que se considera amigo de Néstor Kirchner marcó la historia de uno de los distritos más pobres del conurbano. Una década en el poder signada por el asistencialismo, la obra pública y los escándalos mediáticos .

Ishii conoce historias de sucesiones y contrapoderes. En 1999, Ishii era el primer concejal cuando José C. Paz era gobernado por el ex jugador de fútbol Rubén Glaría. Hacía años ya que ese hijo de inmigrantes japoneses no recorría a diario 40 kilómetros para vender sus flores en el mercado de Almagro. Desde principios de los noventa, Ishii ocupaba un lugar clave: era el chofer de Juan Carlos Denuchi, por entonces diputado provincial y hombre poderoso del PJ local.

Video

En la sucesión de Glaría no hubo debate. En el Concejo Deliberante, las diferencias se resolvieron a los tiros. Fueron 20 minutos de guerra. Ocho heridos, cuatro de ellos por balazos, fue el saldo de aquel enfrentamiento.

Corrupción, clientelismo y narcotráfico son algunas de las acusaciones que sorteó Denuchi. Pese a las denuncias, este ex diputado provincial todavía forma parte del gobierno de José C. Paz: es secretario de Inspección General.

"Mario prefiere tenerlos a todos adentro. En José C. Paz no hay oposición", afirmó un allegado del intendente.

Sólo dos de los 20 concejales se animan a desafiar al peronismo paceño. Mario Filippa es uno de ellos. "Cuando cuestionamos la obra publica, por ejemplo, el repudio es muy marcado. A veces es preferible no ir al recinto para no ser agredido", sostuvo el concejal socialista sin inmutarse ante la consulta de LA NACION.

Con el paso del tiempo y, sobre todo, con la llegada del kirchnerismo, Ishii sumó poder. En 2003, aceptó acompañar la candidatura de Néstor Kirchner por pedido de su entonces jefe político, Eduardo Duhalde. Pero ante el desconocimiento del patagónico, Ishii puso gente de su confianza junto a Carlos Menem y a Alberto Rodríguez Saa, los otros presidenciales peronistas.

Doña Santa

Volvió a las portadas de los diarios en 2004 cuando fue protagonista de un curioso acontecimiento. Don Mario partió rumbo a Japón para reencontrarse con sus ancestros. Y dejó en su lugar a… su madre. Doña Santa Isabel González, primera concejal del distrito, quedó a cargo del Ejecutivo durante los 17 días que su hijo estuvo en Asia.

Apoyó a Duhalde hasta que Cristina Kirchner ganó la provincia, en 2005. Desde ese momento se convirtió en el aliado más fiel. Pese a que estrechó buenas relaciones con los ministros Julio De Vido y Alicia Kirchner, Ishii tiene línea directa con la Presidenta.

Ante sus íntimos se enorgullece de la amistad que forjó con Kirchner. Todavía recuerda los golpes amistosos que intercambiaba con el ex presidente en Olivos. Fue uno de los pocos que ingresó a su mausoleo en el primer aniversario de su muerte. "A Néstor, más de una vez, le dijo algunas verdades incómodas", sostuvo un funcionario que presenció esos diálogos.

Sin embargo, Ishii fue un férreo defensor de sus decisiones. Su poder territorial, su apego a las obras públicas y su lealtad fueron determinantes, aseguran desde su entorno..

Irregularidades

Circular por la ruta 197 fue casi imposible durante marzo de 2008. Micros al costado del camino. Miles de militantes ocupaban el asfalto en las cercanías del Mercado Concentrador de José C. Paz. Era la típica postal de una de las decenas de movilizaciones que se organizaron para apoyar al Gobierno durante el conflicto contra el campo. "Néstor sabía que de un día para el otro le podía pedir a Ishii que le llenara la plaza", confesó un allegado del intendente.

De la mano de la lealtad llegaron los planes sociales. Aunque desde el municipio aseguran que no superan los 12.000, la oposición estima que el número de beneficiaros se acerca a 30.000. Sólo por el programa Argentina Trabaja, José C. Paz había recibido hasta abril de 2010 unos $186 millones. La Matanza, el municipio más grande del conurbano, con siete veces más población, recibió $145 millones.

Según un documento del Ministerio de Desarrollo Social al que accedió LA NACION, José C. Paz es el distrito con mayor cantidad de irregularidades en el manejo de planes sociales: suma 249 en los últimos 18 meses. Lomas de Zamora, otro de los distritos más grandes, registró 83.

Pese a los reiterados llamados de LA NACION, Ishii prefirió no atender las consultas de este medio.

La corrupción también salpicó al intendente. La Justicia todavía investiga irregularidades en la entrega de viviendas a funcionarios municipales, familiares y amigos de los concejales. Las acusaciones apuntaron contra Olga Salate, hermana del concejal Mario Salate y prima de Ishii y Emiliano Maliene, hijo del concejal Hugo Maliene o Elba Benítez, su secretaria privada.

Su relación con el kirchnerismo también facilitó el desembarco de obras públicas. Desde 2004 a la fecha, el presupuesto del municipio se multiplicó 10 veces. A comienzos del kirchnerismo, el monto ejecutado apenas superaba los $ 30 millones. En 2008, el total de gastos del municipio superó los $ 310 millones.

"Las obras están pero seguimos siendo uno de los municipios más pobres. Se privilegiaron otras obras en lugar de generar un parque industrial que logre bajar un poco los altísimos índices de desocupación. Aparte, con el dinero que entregó el Gobierno se podría haber hecho el triple de obras", sostuvo Filippa.

El "caza traidores"

"Si no saco más del 62% de los votos, me voy", dijo Ishii antes de los comicios legislativos de 2009. Apenas superó el 50% y cumplió su palabra. Se fue, pero el Concejo Deliberante no aceptó su renuncia y le dio una licencia. Volvió un año después. Ya con la derrota de Néstor Kirchner consumada, advirtió que iba a "salir a cazar" a los intendentes que habían "traicionado" al ex presidente.

Por pedido presidencial, en 2011 dejó la intendencia para robarle algunos puntos a Scioli en la interna bonaerense con una provocativa lista 678. Las urnas no lo avalaron: sacó el 5%. Sin embargo, ante sus íntimos se mostró conforme por juntar 300.000 votos en 40 días de campaña.

"Sacrificó José C. Paz por Cristina. No va a agarrar cargos públicos. Se va a dedicar a armar una nueva línea interna en el PJ, siempre fiel a la Presidenta", estimaron sus allegados. Y destacan que ya rechazó ofertas del gobierno bonaerense y de la Casa Rosada. Sin embargo, desde La Plata se preocuparon en descartar cualquier ofrecimiento.

Mientras termina sus últimos días de gestión, Ishii tendrá tiempo para administrar sus empresas vinculadas a los negocios ganaderos y agropecuarios. Por estos días, participa en cada detalle de su sucesión. Urquiaga, por lo pronto, sólo se reunió con Scioli bajo su atenta mirada.

Sus allegados sostienen que Ishii también imitará lo que hizo Kirchner cuando dejó la Presidencia: "Tiene todo tan organizado que puede gobernar por teléfono. En cuatro años lo tenés de vuelta en José C. Paz".

En Twitter: @iruiz

Por: Iván Ruiz

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.