José Luis Gioja y Sergio Uñac, de socios políticos a enemigos irreconciliables

El exgobernador sanjuanino y su sucesor se enfrentaron en las internas del PJ provincial
El exgobernador sanjuanino y su sucesor se enfrentaron en las internas del PJ provincial
Enrique Merenda
(0)
16 de marzo de 2020  • 16:40

Que Sergio Uñac haya alcanzado casi el 70 por ciento de los votos en la interna por la presidencia del Partido Justicialista de San Juan es un dato importante. Que haya ganado en las 22 juntas departamentales de la provincia, también. Que le haya arrebatado el bastión a José Luis Gioja, el departamento Rawson, es revelador. Que la disputa por el poder partidario entre Uñac y Gioja haya terminado con un resultado tan contundente, merece un párrafo aparte.

Desde la década del 90 que no se producía una interna caliente, con tanta movilización de afiliados y con tanta militancia en la calle. Desafiando los preceptos no escritos en el peronismo sanjuanino, donde el partido a nivel provincial es presidido por el gobernador y las juntas departamentales por los intendentes, el exgobernador y actual presidente del PJ nacional, José Luis Gioja, desafió a su sucesor en la provincia, Sergio Uñac.

Gioja apadrinó una lista encabezada por su hermano Juan Carlos, mientras que Uñac puso su nombre a la cabeza de la lista oficial. Ambos protagonizaron un mes de campaña que se jugó en dos frentes: la Junta Electoral partidaria y la Justicia Federal. En ninguno de esos frentes la lista de Gioja logró frenar las elecciones, que era el fin que se perseguía.

La derrota de la lista del diputado por San Juan no pondría en peligro su probable continuidad al frente del PJ nacional. Pesaría más el hecho de que puso la cara en momentos difíciles para el peronismo y que colaboró en la construcción del Frente de Todos. La derrota en su tierra no sería el factor desencadenante para que el gobernador chaqueño, Jorge Capitanich, termine siendo el presidente del partido. Pero no deja de debilitar a Gioja.

Gioja, junto a Santiago Cafiero, Gildo Insfrán y Eduardo de Pedro, en el último congreso del PJ nacional
Gioja, junto a Santiago Cafiero, Gildo Insfrán y Eduardo de Pedro, en el último congreso del PJ nacional Fuente: LA NACION

Sin embargo, el triunfo de Uñac sirve para despejar toda duda frente al gobierno de Alberto Fernández sobre quién comanda la provincia: el gobernador había ganado las elecciones provinciales con más del 50 por ciento de los votos y ahora arrasó en las elecciones partidarias.

La fractura

Gioja y Uñac fueron inseparables socios políticos. La amistad histórica con el padre del actual gobernador, Joaquín Uñac, fue clave para que esa relación se consolidara en el tiempo. Gioja y Sergio Uñac compartieron la fórmula para gobernador y vice en 2011.

Uñac debió hacerse cargo del Poder Ejecutivo tras el accidente en helicóptero que casi le cuesta la vida a Gioja, en octubre del 2013. Fueron meses duros, incluso debió enfrentar el cierre del proyecto minero Pascua-Lama, con el consiguiente golpe a la mano de obra: unos 1500 despidos.

Cuando Gioja debió entregar el poder porque la Constitución de la provincia no le permitía otro mandato -estuvo dos períodos y forzó un artículo para ocupar la gobernación por tercera vez-, debió elegir entre Uñac y quien lo acompañó como vicegobernador en su primer mandato, Marcelo Lima.

Uñac resultó el elegido y ganó de manera cómoda las elecciones. Su vicegobernador fue Marcelo Lima, hombre de extrema confianza de Gioja. Sin embargo, las diferencias entre Gioja y Uñac no tardaron en quedar en evidencia. Al poco andar, cuando el gobernador inauguraba una obra, Gioja retrucaba en las redes sociales que eran obras dejadas por él.

La disputa fue en aumento y en 2019 el peligro de que Gioja se presentara para pelearle la candidatura a gobernador a Uñac estuvo latente, muy cerca. Finalmente, primó lo que todos los justicialistas deseaban: la unidad.

Llegó 2020 y esta vez la unidad, que era pedida por la militancia, no fue posible. Hubo negociaciones de último momento pero todas fracasaron. El PJ fue a internas en San Juan.

Es cierto que Uñac triunfó y lo hizo de manera contundente, pero en la boca de uno y otro quedó un sabor amargo. En la de Gioja, porque perdió su lista de manera contundente y perdió su bastión. En la de Uñac, porque en su intimidad le hubiese gustado ganarle a una lista que llevara el nombre de José Luis Gioja y no a una lista apadrinada por él. Algunos dicen que es el final de la disputa; otros opinan que queda todavía una batalla más.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.