La AFI denunció espionaje ilegal durante el gobierno de Mauricio Macri y entregó un listado de presuntas víctimas

Cristina Caamaño, titular del organismo, presentó hoy una denuncia en la Justicia por actos ilegales durante la gestión de Gustavo Arribas
Cristina Caamaño, titular del organismo, presentó hoy una denuncia en la Justicia por actos ilegales durante la gestión de Gustavo Arribas
Candela Ini
(0)
26 de mayo de 2020  • 12:30

La interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño, presentó hoy una denuncia penal en la justicia federal por producción de inteligencia ilegal durante la gestión de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, quienes encabezaron el organismo de inteligencia durante el gobierno de Mauricio Macri.

La denuncia la formuló la interventora mediante un correo electrónico a la Cámara Federal, y la causa recayó en el juzgado federal N° 8 , a cargo de Marcelo Martínez De Giorgi.

"Se encontraron rastros digitales que dan cuenta de la conexión de dispositivos externos a este disco en los que se almacenaba información de inteligencia sobre personas vinculadas a la actividad política de nuestro país, periodistas, dirigentes, fuerzas policiales, entre otros", indica la denuncia de la titular de la AFI, quien será ratificada por Alberto Fernández como directora del organismo .

El fiscal del caso es Jorge Di Lello , quien deberá ahora decidir si impulsa la acción penal. Según pudo reconstruir LA NACION, el material que fue hallado en las computadoras de la AFI da cuenta de una lista de políticos opositores y oficialistas que habrían sido espiados , en este caso, mediante la pinchadura de sus direcciones de correo electrónico. La información fue recuperada de un disco rígido marca Western Digital, que había sido borrado.

Los delitos denunciados por Caamaño son violación de correspondencia y violación del sistema informático. Según pudo reconstruir LA NACION , el material hallado sobre integrantes del gobierno anterior incluye pinchaduras de mails de dirigentes políticos de Pro, como el entonces diputado Nicolás Massot, así como también de la extitular de la Oficina Anticorrupción (OA) Laura Alonso.

En la presentación judicial se incluyó una lista de decenas de correos electrónicos privados que habrían sido vulnerados sin ningún tipo de autorización judicial. Los delitos denunciados por Caamaño son violación de correspondencia (Artículo 155 del Código Penal) y violación del sistema informático.

Otras presuntas víctimas de espionaje

También habrían sido pinchados, según indica la presentación formulada por Caamaño, las direcciones de correo electrónico del diputado kirchnerista Rodolfo Tailhade , del dirigente radical Ernesto Sanz , del diputado y actual jefe del bloque de Juntos por el Cambio Mario Negri y del sindicalista Héctor Daer , entre decenas de otros dirigentes políticos.

Caamaño desembarcó en la AFI a mediados de diciembre del año pasado, a partir del decreto presidencial que estableció la intervención del organismo. El plazo de la intervención vence el próximo mes pero, según confirmó anoche el presidente Alberto Fernández en una entrevista televisiva con el canal C5N, se le ofreció formalmente a Caamaño ser nombrada, más allá de la intervención, titular de la AFI.

Martínez de Giorgi

Al juez federal Marcelo Martínez De Giorgi le tocó investigar, el año pasado, las presiones que habría recibido el exjuez Norberto Oyarbide por parte de la exSIDE para dictar el sobreseimiento del matrimonio Kirchner por el delito de enriquecimiento ilícito en 2009.

Esa causa había surgido a partir de las anotaciones del chofer Oscar Centeno -derivadas en la causa de los cuadernos de las coimas-, que mencionó entregas de dinero a Oyarbide y visitas al domicilio del operador judicial Javier Fernández. Oyarbide había dicho que Fernández y Antonio Stiuso -ex director de Operaciones de la SIDE durante el kirchnerismo- lo habían presionado para dictar el sobreseimiento de los Kirchner.

Pero Martínez De Giorgi consideró, y así lo escribió en el fallo que sobreseyó a Fernández y a Oyarbide, que los dichos del juez fueron "un canto de sirenas".

"Si bien en una primera aproximación la multiplicidad de información recabada respecto de los encartados aparentaría la posibilidad de estructurar una hipótesis delictiva a su respecto, un análisis más profundo permite concluir que no se trata más de que un canto de sirenas, de un espejismo", indicó en su fallo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.