La Alianza y Duhalde proponen un plebiscito

Sorpresivamente, De la Rúa lanzó la iniciativa, que coincidió con el reflotamiento de la idea por parte del gobernador bonaerense; desafío de Alberto Kohan por si gana el "sí".
Laura Serra
(0)
14 de marzo de 1999  

La cúpula de la Alianza y el sector del PJ que responde al precandidato presidencial Eduardo Duhalde lanzaron ayer sorpresivamente diferentes proyectos que buscan convocar a una consulta popular, con lo cual redoblaron la embestida contra el intento del presidente Carlos Menem de forzar otra reelección consecutiva, que prohíbe explícitamente la Constitución.

El candidato presidencial aliancista, Fernando de la Rúa, anunció ayer que, en su condición de jefe de gobierno porteño, convocará a una consulta popular con la intención de exponer el probable rechazo ciudadano a la reelección de Menem.

De la Rúa y su compañero de fórmula, Carlos "Chacho" Alvarez, evalúan el momento en el que fijarán la fecha. Por ahora, se baraja el 25 de abril o el 2 de mayo. En tanto, Duhalde anunció que los diputados que le responden intentarán avanzar esta semana en un proyecto de ley para reglamentar la consulta popular, contemplada en la Constitución. El duhaldismo también impulsará una ley de necesidad de reforma de la Constitución para poner en disponibilidad a todos los jueces de la Nación.

Esta última iniciativa había sido presentada por Domingo Cavallo. En principio, la Alianza rechaza la propuesta que, de impulsarse, deberá debatirse en la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara baja, al igual que la que se refiere a la consulta popular.

Desde el Gobierno, el secretario general de la Presidencia, Alberto Kohan, dijo a La Nación que "se estudiará cómo es la propuesta" de plebiscito, aunque no adelantó su posición. Sin embargo, el funcionario menemista desafió a la oposición y al duhaldismo: "Si en el resultado de la consulta gana el ´sí´, ¿se comprometerán a reformar la Constitución?" En declaraciones a Radio Mitre, Duhalde dijo que "detrás de la maniobra reeleccionista lo que el Presidente quiere, en mi criterio, es que el justicialismo pierda". En la Casa Rosada también se evalúa que el conflicto en el PJ beneficia electoralmente a la Alianza.

Ofensiva opositora contra la reelección

De la Rúa llamará a una consulta en la Capital; espera que los gobernadores lo imiten; Duhalde quiere un plebiscito nacional

En su ofensiva más audaz contra la maniobra reeleccionista de Carlos Menem, el candidato presidencial de la Alianza y jefe del gobierno porteño, Fernando de la Rúa, anunció que convocará a una consulta popular no vinculante en la Capital e instó a los gobernadores a imitarlo en esa medida destinada a medir el grado de consenso que puede tener una tercera postulación del Presidente.

Paralelamente, el gobernador bonaerense Eduardo Duhalde impulsará un acción similar, pero en el nivel nacional, previa reglamentación en el Congreso del artículo 40 de la Constitución nacional. Ambas decisiones persiguen un fin común: frenar al Presidente.

De la Rúa descuenta que los votantes porteños sepultarán la eventual tercera candidatura presidencial de Menem, prohibida expresamente por la Constitución. El candidato aliancista invitó al resto de los gobernadores a imitar su iniciativa, que en su distrito se realizará el 25 de abril o el 2 de mayo próximos. "La ambición sin límite de una persona puede sumir al país en la confusión, la ilegalidad y la inestabilidad. Hay que dar un corte a esta situación ya mismo; de lo contrario, las necesidades concretas del país quedarán relegadas", insistió De la Rúa.

Los aliancistas se regodean con la posibilidad de que el gobernador bonaerense se sume a la iniciativa aliancista. "Si Duhalde se sube a la estrategia estaría garantizado el apoyo de los gobernadores peronistas que le responden. El 75 por ciento del padrón electoral", se ilusionan.

Sin embargo, Duhalde ya adelantó la semana última que no está en sus planes llamar a un nuevo plebiscito en su distrito sobre la reelección de Menem. Su decisión parece indeclinable, pese a que su anterior convocatoria a consulta, realizada el 9 de julio último, obligó al presidente Menem a dar su primer paso atrás en su intención de forzar su segunda reelección consecutiva.

El plan duhaldista

En la mente del gobernador rondan otras ideas. Entre ellas, la de apoyar el proyecto de reforma constitucional formulado por Domingo Cavallo, que propone suspender por 180 días el artículo 110 (que dispone la estabilidad de los jueces) y poner en disponibilidad a todos los magistrados de la Justicia. No descarta, tampoco, formular un pedido de juicio político a la Corte Suprema en caso de que la reelección de Menem se defina por vía judicial.

Sin embargo, la iniciativa que cobra más fuerza en las usinas duhaldistas es una similar a la de la Alianza: la convocatoria a una consulta popular, pero a nivel nacional.

Tal afinidad de ideas, aseguran voces del duhaldismo y de la Alianza, no responde a una estrategia común y niegan en forma enfática que hayan existido contactos entre los máximos dirigentes de la coalición y el gobernador Duhalde en los últimos días.

La verdad es que tanto el duhaldismo como la Alianza quieren preservar su propio perfil en su embestida contra la reelección presidencial. En tiempos de fervor preelectoral, no conviene mostrarse demasiado unidos, admiten voceros de uno y otro sector.

La iniciativa de convocar a una consulta popular en la Capital Federal se gestó a principios de la semana última, durante una de las habituales conversaciones entre De la Rúa y Carlos "Chacho" Alvarez, segundo en la fórmula presidencial de la Alianza. Se terminó de esbozar anteayer, durante la primera reunión del Foro en defensa de la Constitución, que convocó a distintos partidos políticos en contra de la reelección de Menem.

De la Rúa y Alvarez dieron ayer las últimas puntadas a la iniciativa e inmediatamente se pusieron en contacto con los gobernadores radicales de Chubut, Córdoba, Catamarca, Chaco y Río Negro.

Las primeras respuestas fueron disímiles. El gobernador catamarqueño, Arnoldo Castillo, acompañará la propuesta de De la Rúa, mientras que el resto de los gobernadores contestó que estudiarán la iniciativa. En Córdoba, la posición sería más dura: "La ´re-reelección´ es un tema agotado, por lo que una consulta popular sería un absurdo", opinó una fuente cercana al gobernador Ramón Mestre.

La decisión de De la Rúa de amenazar a Menem con una consulta popular no pareció molestar al oficialismo. "Un proyecto de esa naturaleza debería debatirse en el Congreso para instrumentarse en todo el país. De todas maneras, la Alianza no debería involucrarse en cuestiones internas del PJ", sostuvo el diputado menemista César Arias (Buenos Aires).

El secretario general de la Presidencia, Alberto Kohan, tampoco desalentó una consulta popular nacional. "Si la respuesta es ´no´, se termina el tema. ¿Y si la respuesta es ´sí´?", desafió.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?