La ansiedad de los mercados y la demora de Alberto Fernández

Carlos Pagni
Carlos Pagni LA NACION

Editorial Carlos Pagni - La ansiedad de los mercados y la demora de Fernández

23:06
Video
(0)
5 de noviembre de 2019  • 01:28

Escuchá la columna en formato podcast

A continuación, sus principales conceptos:

  • Alberto Fernández celebra la reunión que mantuvo con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien pretende ser una referencia para todos aquellos movimientos políticos que sienten la necesidad de sacarse de encima la mochila que tiene la izquierda o la centro izquierda en la región, que es la experiencia chavista, que degenera en la experiencia de Nicolás Maduro.
  • México busca generar un nuevo juego, alrededor del liderazgo de López Obrador, que se ancla en el Grupo de Puebla, formado por movimientos de la izquierda progresista -aunque las etiquetas son diversas-. Ahí se quiere insertar la Argentina de Alberto Fernández.
  • En esta reunión, hablaron de diversas cuestiones, pero centralmente, de un tema que es el que más conoce cualquier político mexicano o cubano: la política de Estados Unidos. Los mexicanos sobreviven, desde hace 200 años, gracias a que pueden entender qué es lo que pasa en Estados Unidos. Por lo tanto, López Obrador es un experto en la política norteamericana y en Donald Trump. Aparentemente, le dio a Fernández dos o tres claves sobre cómo manejarse con el presidente estadounidense.
  • Hablaron también de cómo instalarse en el gobierno. ¿Le dio consejos de marketing, de gestualidad, de cómo aterrizar en la Casa Rosada? Algo de eso. El primer concepto que destacó fue la "austeridad".
  • Pero no solo conversaron de política. López Obrador también le hizo a Fernández la promesa que más espera escuchar el presidente electo en cualquier viaje internacional: dólares, más comercio exterior, más comercio bilateral en beneficio de la Argentina.
  • De esta reunión participó el canciller, Marcelo Ebrard, uno de los candidatos a suceder a López Obrador, en un país donde no hay reelección. Tuvo mucha química con Felipe Solá, quien se va perfilando como el futuro canciller de la Argentina.
  • Jorge Arguello cumple un rol importante y para muchos podría ser el candidato más probable a ocupar la embajada en Estados Unidos. Estuvo en la intimidad de la gestión de la conversación entre Alberto Fernandez y Donald Trump, que al parecer fue muy amistosa. Hay un signo de interrogación muy importante en esta conversación que será develado cuando Fernández y su gobierno tengan que negociar con el Fondo Monetario Internacional.
  • Este fin de semana, Fernández invitó al Grupo de Puebla a Buenos Aires. Uno de sus integrantes es un chileno que se llama Marco Enríquez-Ominami: una especie de guía para Fernández en todo este mundo de los partidos de centro izquierda. Esta reunión es importante porque van a estar Dilma Rousseff, Aloizio Mercadante, Celso Amorim, Fernando Haddad, el último candidato del Partido de los Trabajadores (PT). Es decir, la plana mayor del PT va a estar en Buenos Aires. Para Jair Bolsonaro que lo mira por TV. Habrá que ver cuál es la reacción del presidente brasileño en este abrazo de Fernández con sus principales opositores.
  • Se vuelve inquietante este énfasis de Fernández en la diplomacia, en la política internacional y en las relaciones exteriores, porque contrasta con un gran enigma que es cuál va a ser su política económica y cuál es su agenda local. Esta cuestión se vuelve más preocupante para algunos porque desde que ganó las elecciones hasta ahora, no ha habido contacto entre lo que sería el equipo económico de Fernández (si es que lo tiene) con los funcionarios del área económica del Gobierno: Hernán Lacunza y Guido Sandleris. Esa línea de comunicación todavía no ha sido usada.
  • Esto genera inquietud en el mercado, porque ahí hay una luz, por lo menos amarilla, respecto a los vencimientos de la deuda, tanto en pesos como en dólares. La Argentina tiene un itinerario de acá a mediados del año que viene bastante exigente. Fernández y sus voceros, que son varios, hablan de reestructurar la deuda con los bonistas y reprogramar sin quitas la deuda con el Fondo Monetario Internacional. Esta propuesta de reestruccturación se dice fácil pero viene demorada. En el Gobierno esperaban que el 28 hubiera un llamado de alguien de Fernández con Lacunza para empezar a ver los números, pero nada de eso ocurrió.
  • Los que entienden de deudas dicen que detrás de la reestructuración está todo el programa económico, por eso hay ansiedad. Porque es imposible hablar de deuda sin definir con quién se va a hablar primero. Hay más dudas acerca de cómo va a ser el tipo de cambio y la política monetaria, cuál va a ser el caudal de dólares a partir de esta política cambiaria y monetaria, entre otras cosas. Son preguntas que no pueden ser aisladas de otras cuestiones como cuál va a ser el nivel de crecimiento de la Argentina, cómo se va a generar empleo, cuál va a ser el plan fiscal y cuál será el presupuesto con el que Fernández y sus economistas van a ir a hablar con el Fondo. El mercado espera que se descifren estos enigmas, pero todas estas preguntas no tienen respuesta y, al contrario, aparecen algunas cuestiones que generan más inquietud.
  • Desde México, Fernández dijo algo crucial: "La sociedad argentina no puede pagar las tarifas que debería pagar la Argentina". Para la política, el aumento de tarifas es un tema tabú. La pregunta es cómo piensa hacer Fernández para tener atraso tarifario y que al mismo tiempo despegue Vaca Muerta para que se convierta en "otro campo". Guillermo Nielsen va a ser el presidente de YPF durante la próxima gestión y debe ser el primero en mirar lo que dijo Fernández en materia de tarifas.
  • En la cuestión fiscal hay un tema central: las jubilaciones. Muchos economistas calculan que, con la "maldita fórmula" de actualización de Macri, hoy habría que pagarle a la clase pasiva un incremento de las jubilaciones de 10% por encima de la inflación. Aún los economistas más sensibles a las necesidades de los jubilados dicen que eso significa la quiebra del sector público. ¿Quién le va a comunicar esto a los jubilados?
  • Según parece, va a haber es un gran acuerdo económico y social en donde se van a discutir precios, salarios, tarifas, impuestos y, por debajo, se va a tratar de modificar esa fórmula. Este acuerdo se transforma en una pieza maestra de la operación Fernández.
  • De esto habló el jueves con Roberto Lavagna, quien -al parecer- le pintó un panorama muy dramático para el futuro inmediato de la economía. Hubo un sondeo para ver si él quiere hacerse cargo del Consejo Economico y Social, que duraría al menos toda la presidencia de Fernández. Sin embargo, Lavagna, que es uno de los hombres más cautelosos de la Argentina, aún no contesto.
  • En este encuentro, al parecer, Lavagna le advirtió algo importante: "Cuidado porque esta propuesta de hacer un acuerdo económico y social implica enhebrar una cantidad de factores institucionales muy complejos, entre ellos, la Corte Suprema de Justicia". La Corte fue el gran problema de Macri si uno recuerda el primer ajuste de tarifas del Gobierno. Además está el Congreso, por donde tienen que pasar esta clase de medidas como, por ejemplo, el presupuesto, sin el cual no se puede hablar de deuda.
  • El Congreso hoy es un campo de batalla. Lo único que se sabe es que Cristian Ritondo va a ser el presidente del bloque del Pro, en un acuerdo con María Eugenia Vidal y Macri. Ritondo es gran amigo de Juan Manuel Olmos, alguien que está al lado de Fernández todo el tiempo, de Daniel Angelici y de Sergio Massa, quien sería el presidente de la Cámara de Diputados.
  • ¿Por qué está en duda la presidencia de Massa en la Cámara? Porque ese cargo lo votan los diputados y allí aparecen algunas ambiciones de los que dicen tener más antecedentes, como por ejemplo José Luis Gioja, exgobernador de San Juan y presidente del PJ, que está planteándose presidir la Cámara.
  • Massa es una figura clave porque tiene un grupo de diputados tanto en la Nación como en la provincia que pueden ser el fiel de la balanza en un oficialismo que no tiene mayoría en la Cámara baja. Dado ese activo, Massa presiona no solo para ser presidente sino también para poner al ministro de Economia. Por eso, junto con su aliado eterno, Jorge Brito, y su asesor principal, José Luis Manzano, intentaron promover a Martín Redrado al Ministerio de Economia. Alberto Fernández no dijo ni sí ni no, parece que no le gusta. Por ahora, la persona que podría ocupar el cargo, de todo lo que se ve, sigue siendo Matías Kulfas, que está en México con él.
  • Incógnitas. Lo único que se despeja es el movimiento de Fernández en la política internacional. Las cartas económicas, todavía están dadas vueltas, en medio de una crisis importante y con los mercados que se ponen más ansiosos cuanto más se demora Alberto Fernández.

LN+, ahora también en Cablevisión (19 analógico y digital, 618 HD y Flow), Telered, DirecTV, TDA, Telecentro Digital, Antina y Supercanal

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.