Espionaje ilegal. La causa cambia de eje y deja en la mira a Arribas y Majdalani

(0)
5 de julio de 2020  • 01:10

La causa en la que se investiga el espionaje ilegal sobre la vicepresidenta Cristina Kirchner,Horacio Rodríguez Larreta, políticos oficialistas, opositores y periodistas, lejos de desinflarse, ahora podría cobrar un nuevo impulso con dos importantes figuras, que hasta ahora no habían sido involucradas por la Justicia, como posibles sospechosos: Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, quienes encabezaron la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el gobierno de Mauricio Macri.

Tras el apartamiento del juez Federico Villena del caso, el expediente quedó en manos de su colega del juzgado federal N° 2 de Lomas de Zamora, Juan Pablo Auge, que ya investigaba otra causa por espionaje contra Cristina Kirchner, protagonizada por parte de los mismos espías cuando la vigilaban en el Instituto Patria. Auge delegó aquel caso en la fiscal Cecilia Incardona y que seguramente ahora tendrá también delegada la causa que heredó de Villena.

No es un caso fácil, ya que el juez Auge y la fiscal Incardona deben decidir sobre la situación de quienes ahora tienen prisión domiciliaria, las órdenes de captura pendientes, las indagatorias inconclusas, y un cúmulo de pedidos de excarcelación y nulidad.

Las primeras consecuencias del apartamiento de Villena es que muchas de las decisiones que tomó desde el día que se planteó su recusación -el 6 de junio- podrían ser cuestionadas porque fueron tomadas por un juez que no fue imparcial. Los defensores de los exespías presos preparan estas nulidades.

Los letrados también piensan atacar el expediente desde el origen porque señalan que es dudosa la declaración del narco Sergio "Verdura" Rodríguez, que pone al juez en la pista sobre este grupo de espías.

Cuestionan que el juez Villena, en lugar de mandar a sorteo los datos que le dio Verdura, se quedó con el caso y lo investigó. Además critican el modo en que fueron secuestrados los teléfonos de los acusados. Pedirán la nulidad de las detenciones y las indagatorias que fueron tomadas por un juez cuya conducta fue cuestionada por la Cámara.

Los exespías declararon haber actuado con cobertura legal para sus tareas de espionaje y mencionaron que lo hicieron por orden de su jefe, Alan Ruiz. Son contundentes en que las órdenes venían de Majdalani. Y además dijeron que avisaron a Majdalani cuando Ruiz les indicó hacer tareas que ellos entendían que eran ilícitas.

El nombre de Majdalani como la funcionaria que estaba por encima y daba indicaciones, apareció en el expediente de Incardona. En la indagatoria, la fiscal le ofreció a los exespías convertirse en "arrepentidos" para mejorar su situación si admitían delitos. Pero los exespías dijeron que todo lo que hicieron fue con orden judicial y rechazaron la propuesta.

El kirchnerismo se entusiasmó con el caso cuando comprobó que los espías visitaban a Susana Martinengo en la Casa Rosada y que ella aparecía en un audio diciendo que había enviado sus informes a Darío Nieto, secretario privado de Macri.

Pero, tras la declaración de Martinengo, en el campamento de Macri creen que la situación de su secretario Nieto mejoró sustancialmente. Cuando ya era noche cerrada, Martinengo declaró que nunca le dio informes de inteligencia a Nieto y que no tenían relación. Lo despegó del caso.

En el entorno de Crisitina Kirchner piensan que la recusación de Villena no debilita la causa y que hay elementos para seguir escalando en la estructura de la AFI y más allá.

En ambos casos -el de Villena y el de Incardona- se investigan maniobras similares, espionaje ilegal. Pero el alcance es diferente. La causa de Incardona por el espionaje en el Instituto Patria se inició por una denuncia de la nueva titular de la AFI, Cristina Caamaño.

Allí, Caamaño menciona que espiaron a Cristina Kirchner en su casa y en el Patria, y que una orden judicial precisamente de Villena justificó esas tareas diciendo que se buscaba protegerla. Caamaño pidió la declaración de Villena, pero solo como testigo. Resta determinar si el juez fue engañado por la AFI para que le diera cobertura legal al espionaje o si fue parte de la maniobra. Se verá así si hay elementos para que la fiscal Incardona lo indague como imputado. Villena y la fiscal mantienen una tensión permanente.

Por lo pronto, ya declararon en la causa del Patria exespías como testigos protegidos que confesaron que la AFI -para justificar el espionaje ilegal a Kirchner- fabricó un informe y lo metió en un expediente de Villena, para dotar de legalidad su tarea. Los espías dijeron que Villena fue engañado.

Caamaño sembró sospechas sobre otro juez, Marcelo Martínez de Giorgi. Es que cuando se iniciaron las tareas de inteligencia en el Patria, los empleados advirtieron los autos que vigilaban y lo denunciaron en Comodoro Py. Martínez de Giorgi recibió el caso y le preguntó a Villena si había ordenado esas tareas. El juzgado informó que Villena lleva un caso sobre el asunto. Pero no dio mayores precisiones. Martínez de Giorgi sobreseyó a los espías. Caamaño dice que se trató de un "sobreseimiento exprés".

Así las cosas por ahora el caso de espionaje político se queda en Lomas de Zamora en manos de Incardona, una fiscal que juró en 2018 y que viene de una carrera judicial de trayectoria en Tierra del Fuego.

No obstante, aún resta que se resuelva de manera definitiva el planteo que hizo el fiscal Guillermo Marijuan para que toda la causa del espionaje quede en Comodoro Py. Marijuan la reclama porque investiga una parte del asunto, la bomba que colocaron al exfuncionario de SIDE José Luis Vila, que el narco "Verdura" dijo haber llevado hasta la puerta de su casa. El fallo que aparta Villena por ahora obtura esa posibilidad, pero la pelea de Comodoro Py por quedarse con el caso no terminó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.