Coronavirus en la Argentina: la Corte espera una definición del Gobierno antes de decidir si extiende la feria

El 12 de abril vence la feria judicial ordenada por el coronavirus, que podría extenderse; la Corte analiza medidas para evitar que se paralice la Justicia
El 12 de abril vence la feria judicial ordenada por el coronavirus, que podría extenderse; la Corte analiza medidas para evitar que se paralice la Justicia
Hernán Cappiello
(0)
10 de abril de 2020  • 17:43

La Corte Suprema de Justicia aguarda la decisión del Poder Ejecutivo sobre la extensión de la cuarentena por coronavirus para definir si extiende la feria judicial extraordinaria que vence el 12 de abril; sin embargo, el máximo tribunal y algunas cámaras de apelaciones analizan medidas que podrían permitir a los jueces, incluso en caso de feria, seguir dictando sentencias de manera remota desde sus casas para que no se detenga la prestación del servicio de justicia.

Lo que se está barajando supone que ni los abogados ni el público vayan a los tribunales, sino que los casos se manejen por medios electrónicos y que los jueces, fiscales y defensores oficiales puedan seguir tramitando por esa vía los expedientes de casos comunes, no solo los que están vinculados con la emergencia sanitaria.

El presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, encargó un informe acerca de cómo están trabajando durante la emergencia sanitaria otras cortes supremas. Según este trabajo, los principales tribunales del mundo adoptaron medidas que restringen las tareas al mínimo. La Corte inglesa permanece con sus edificios cerrados y los empleados no acceden a los documentos; las audiencias se hacen por video y los juicios, por streaming. Los documentos de los expedientes se envían de manera electrónica.

En Estados Unidos, la Corte está abierta, pero sus empleados hacen teletrabajo y la prensa le reclama que no cese el servicio de justicia. Le piden que siga trabajando por Zoom, Skype o Hangout, como lo hacen el resto de los trabajadores a distancia en Estados Unidos. En España se suspendieron algunas audiencias del Tribunal Constitucional, que suspendió los plazos procesales; se pueden seguir presentado recursos por vía electrónica y no se interrumpe el funcionamiento del tribunal, que continuará dictando las resoluciones y medidas cautelares que fueran necesarias, en los procesos constitucionales que lo requiriesen, en garantía del sistema constitucional y de los derechos fundamentales y libertades públicas.

En Chile se dispuso que se siga con el servicio de justicia mediante el teletrabajo y todas las opciones laborales que impliquen que los integrantes del Poder Judicial no acudan a sus tribunales, la reprogramación de causas no urgentes y la participación en audiencias de personas privadas de libertad por medio de videoconferencias.

En Uruguay siguen de feria extraordinaria, lo que implica que las audiencias orales y públicas, los juicios y la toma de declaraciones están suspendidos, salvo que sean urgentes. La Suprema Corte de Justicia también definió que habrá audiencias para resolver recursos de amparo, "procesos de protección, investigación y penalización de la violencia doméstica y basada en género", la conducción de detenidos infraganti a la Justicia, la aprobación de solicitudes de detenciones y allanamientos, y las internaciones compulsivas de enfermos mentales. Abren tres horas a mitad del día para atender al público.

Trámites habilitados

Aquí algunos trámites ya se habilitaron, como el cobro de los juicios civiles que ya estaban en condiciones de ser liquidados, los honorarios de los abogados o los pagos de indemnizaciones laborales, pero los tribunales aún no están en condiciones de tomar audiencias por video en un juicio laboral. Sí se tomaron indagatorias en causas penales que no admitían demoras.

El desafío de seguir trabajando con los casos no ligados a la pandemia tiene dos dimensiones; una tecnológica y una normativa. En el Poder Judicial de la Nación -es decir, la justicia nacional y federal de todo país (sin contar las justicias de cada provincia)- hay compradas unas 20.000 licencias VPN que permiten trabajar a los jueces y empleados de manera remota desde sus casas, como si estuvieran en la PC de su despacho. Ahora se están usando muchas en simultáneo, no todas, pero no se saber si el sistema soporta que todos los funcionarios trabajen de este modo al mismo tiempo. Los jueces también se están manejando con firma electrónica, no digital.

En el aspecto normativo, algunos camaristas están hablando entre ellos para analizar mecanismos para adaptar los procedimientos al trabajo remoto, pero sin dejar lugar a que se planteen nulidades. Se analiza que las partes de un juicio civil, por ejemplo, presten acuerdo a seguir con el trámite electrónico. El espíritu es ser amplios en la interpretación y restrictivos con las nulidades. No se pueden iniciar de manera electrónica, por ahora, nuevas demandas.

Más allá de la acordada que estableció la feria extraordinaria hasta el 12, la mayoría de los jueces y empleados de los juzgados están trabajando, adelantando trabajo con las constancias electrónicas que tienen de los casos. En alguna ocasión algún empleado o el juez van al juzgado a buscar alguna copia de un expediente para terminar los proyectos de resolución en sus casas.

Lo mismo ocurre en los juzgados de familia, que siguen trabajando de manera remota. No todo se puede hacer, pero lo que se puede, se hace, relatan.

Audiencias virtuales

Algunas cámaras están trabajando en la redacción de un protocolo para tener audiencias virtuales y ver cómo acreditar fehacientemente a la distancia la identidad, por ejemplo, de un testigo que está declarando y cómo queda constancia de ese trámite en video para que luego esas imágenes se puedan subir al expediente electrónico. Esto permitiría a futuro que un tribunal de alzada revisara el caso y pudiera acceder a ese testimonio filmado.

Estas ideas chocan con las tensiones cruzadas de otros actores como el gremio de los empleados y los abogados. Julio Piumato, secretario general de la Unión de Empleados de la Justicia Nacional, defiende la necesidad de ser restrictivos para preservar la salud de su gente. Por otro lado, los abogados presionan para seguir trabajando, llevando adelante los casos con escritos electrónicos, para hacer avanzar los juicios y que, de este modo, sus clientes puedan cobrar las sentencias favorables y ellos, sus honorarios.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.