La curiosa paradoja de las confesiones de los cuadernos