La escuela que desafió al paro en el corazón del conurbano

La escuela N°937 en Berazategui abrió sus puertas e inicio el ciclo lectivo en medio de la jornada de huelga
La escuela N°937 en Berazategui abrió sus puertas e inicio el ciclo lectivo en medio de la jornada de huelga Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford
María José Lucesole
(0)
6 de marzo de 2019  • 11:32

LA PLATA.– En la puerta del Jardín de infantes N° 937, de Berazategui, hay decenas de niños con delantales de cuadros azules y blancos. Los chicos, de 3 a 5 años, llaman la atención en este barrio: es la única escuela que está abierta en esta zona sur del conurbano.

La escena del primer día de clases parece atípica en medio de tantas otras escuelas cerradas por el paro de maestros. Entre los padres que esperan para entrar al jardín está Silvia Asemia. Lleva a Julián a la sala de 3 del jardín. Sus otros dos hijos la acompañan de la mano, pero no llevan guardapolvo. Mía y Sebastián, que van a tercero y quinto grado. hoy no empezaron las clases en la escuela primaria N°55.

Silvia se volverá a casa con dos de sus tres hijos tras dejar a Julián en el Jardín de Infantes. "Me da bronca. Entiendo el reclamo de los docentes pero los chicos se atrasan mucho. Los chicos se perjudican", dijo la mujer que durante las vacaciones puso a estudiar a sus niños en casa, tras la experiencia del año pasado cuando se perdieron 29 días de clases por huelgas, en este territorio.

A pocas cuadras del Jardín 937, la escuela primaria 55, que tiene una matrícula de 440 alumnos, está cerrada. Hay obreros trabajando. Y personal del consejo escolar supervisando las obras. Hoy 440 chicos no tienen clases. "Hay un problema grave con el agua. Lo estamos tratando de solucionar. Pasaron años antes de que vinieron a ver del Consejo", dice uno de los directivos, que se queja porque el Consejo Escolar responde al intendente local, del peronismo, enfrentado políticamente con el gobierno de la provincia. "Acá hay una pelea muy grande política", se lamenta la directiva, que no da su nombre porque no puede hablar sin autorización de la Jefatura Distrital.

Más allá del problema del agua, en la escuela N°55 algunos maestros adhieren al paro y otros no. La maestra de Mía, la hija de Silvia Asemia, adhiere al paro. La maestra de Sebastián, el hijo más grande de Silvia, no adhiere al paro. Pero no hay clases por la falta de agua. Y la falta de agua no se resuelve por las disputas políticas.

No es un día normal en las escuelas del Gran Buenos Aires pese a que el gobierno informó que "mayoritariamente las escuelas están abriendo sus puertas para permitir el dictado de clases y el normal funcionamiento de comedores a través del sistema alimentario escolar".

Diferencias sobre el nivel de acatamiento

Según el recuento oficial solo el 38% de los docentes acataron el paro. Y apenas 98 servicios educativos estuvieron cerrados hoy. En cambio, según los gremios, la adhesión al paro fue del 90% de los maestros.

Lo cierto es que unas 9838 escuelas públicas en su mayor parte de jardín y primaria, donde estudian 2.148.000 chicos, recién funcionarán con total normalidad el lunes próximo, una vez concluido el paro de 72 horas dispuesto por la mayoría de los sindicatos de este territorio.

Por caso: en la escuela primaria 57, situada en José María Gutierrez, sólo tienen clases los niños que asisten a tercer grado. La escuela tiene una matrícula de 780 alumnos. Parece una escuela fantasma ya que está prácticamente cerrada y a oscuras, pero se escuchan unas pocas voces de los alumnos de tercero.

Rosana Acevedo, llegó a la escuela desde Florencio Varela, para dejar a su hijo Jonathan Cortés, uno de los afortunados que sí tuvo clases hoy. En cambio su hijo mayor, Sebastián Cortes, que asiste a quinto grado de la misma escuela no tiene clases por el paro.

Rosana vive a doce cuadras y no duda en llevar al menor de sus hijos a clases. Su bicicleta está rota, así que Jonathan de ocho años, caminó esta madrugada. Rosana no quiere que pierda la posibilidad de estudiar si la maestra no adhiere al paro. Va a la escuela aún a llevar a uno sólo de sus dos hijos.

"Yo prefiero que venga a clase. Se atrasan mucho, si pierden días. Y después les dan toda la tarea junta. Los atiborran de trabajos", sostiene Rosana.

La mujer que trabaja como empleada doméstica afirma que comprende el reclamo de los docentes por mejor salario. "Pero no es justo que dejen a nuestros hijos sin ir a la escuela. A mí tampoco me alcanza. A mis hijos no les alcanza…es una pelea con el gobierno no con nosotros", opina Rosana.

La foto de aulas vacias se repite en la mayoría de las escuelas públicas. En la primaria N° 67, del barrio Las Banderitas, está solo la secretaria. En la puerta hay un cartel que informa a los padres, en su mayoría trabajadores hortícolas: "Paro docente los días 6, 7 y 8 de marzo en ambos turnos. Excepto en sala lila".

En el interior de la escuela se escuchan unas pocas voces, que resuenen en las aulas vacías.

El Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (SUTEBA), el gremio con mayor representación entre los 350.000 docentes de este territorio, citó hoy a una movilización en plaza de mayo en respaldo a la medida de fuerza nacional convocada por la Ctera.

El líder de Suteba, Roberto Baradel, aseguró que hoy no hay clases aún en las provincias que acordaron con el gobierno. No es el caso de Buenos Aires, donde aún no hay un acuerdo salarial para 2019.

En este territorio el Frente de Unidad Docente rechazó la oferta que consistió en un ajuste por inflación automático, más un 5 por ciento a fin de año. Sin diálogo. Sin clases regulares. Ese es el panorama de hoy en la mayoría de las escuelas públicas de este territorio.

"Al gobierno lo único que le interesa es que inicien las clases- dijo hoy el ministro de Trabajo Marcelo Villegas-. A la gobernadora le preocupa que no empiecen", dijo el funcionario.

Pareciera que el momento de gloria de Baradel es el no inicio de clases. Un no inicio de clases por 72 horas es una falta de respeto", dijo Villegas.

"Lo que aprendan es lo único que nadie les va a poder quitar. Es para siempre", dijo hoy la Gobernadora, María Eugenia Vidal, al recibir a los alumnos en una escuela de Tres de Febrero, para dar comienzo al ciclo lectivo junto al ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?