La llegada de Evo Morales agita aguas en la comunidad boliviana

Residentes bolivianas que atienden un comercio en Liniers siguen con interés lo que pasa en su país
Residentes bolivianas que atienden un comercio en Liniers siguen con interés lo que pasa en su país Crédito: Ignacio Sánchez
Mientras sus defensores organizan marchas para denunciar al gobierno de Áñez, otros grupos menos numerosos ven con inquietud la influencia del líder socialista
Agustina López
(0)
15 de diciembre de 2019  

La llegada de Evo Morales a la Argentina no pasó desapercibida. Pero en la comunidad boliviana, la más grande por fuera de Bolivia, generó una marca especial. Quienes lo apoyan -la mayoría- celebran la cercanía, aunque se muestran cautos porque no quieren entorpecer ni complicar los planes del líder indígena en el país o las condiciones que le aporta su estatus de refugiado político.

En cambio, sus detractores locales, que se saben en minoría, ven con preocupación la influencia que Morales ejercerá en Bolivia por su cercanía geográfica. Pero, además, denuncian un amedrentamiento de los seguidores de Morales.

Según el último censo nacional, en la Argentina viven 345.000 bolivianos. Constituyen la segunda colectividad más numerosa, después de la paraguaya. Desde 2014, los bolivianos fuera del país pueden votar en las elecciones. En las últimas, en octubre, votaron 101.000 personas y el 82% lo hizo por Morales. Ese caudal de votos fue decisivo en el resultado que difundió su gobierno.

La tensión sobre la presencia de Morales en la Argentina recrudeció ayer, al anticipar la presidenta interina Jeanine Áñez que la justicia de su país "emitirá en los próximos días una orden de aprehensión" contra su antecesor.

"El mejor refugio que podía tener Evo es en la Argentina. Somos vecinos, él ahora está al lado de Bolivia", opina Norma Andia, presidenta de la Federación Boliviana Facbol. Norma coordina el centro Colectividad Boliviana Unida 6 de agosto, en Villa Lugano, donde orientan y reciben a nuevos migrantes. Cuenta que en las últimas semanas, desde que renunció Morales, reciben más consultas para venir a instalarse en el país, a pesar de la crisis económica local.

"La comunidad boliviana lo está pidiendo a Evo de vuelta y todos los que estamos acá queremos sentarnos con él. Seguramente habrá una convocatoria. La comunidad tiene que escucharlo", agregó Andia.

Según comentaron a LA NACION distintos referentes bolivianos en la Argentina, se organizan marchas para hacer en Buenos Aires por violaciones a los derechos humanos. Si bien la comunidad boliviana no está organizada en una sola unidad, aquellos que se movilicen quieren aprovechar la presencia de Evo para que su mensaje cobre más fuerza.

"Nos dio mucha emoción poder recibir al presidente, pero entendemos que viene en calidad de refugiado y tiene ciertas limitaciones" asegura Iber Mamani, militante del Movimiento de Trabajadores Excluidos Patria Grande -la organización de Juan Grabois- en La Matanza.

El jueves pasado, Morales llegó al país como refugiado político y, apenas desembarcó, el canciller Felipe Solá le pidió que no hiciera declaraciones políticas, ni asista a actos.

Sin embargo, Morales puso en marcha el pedido para que él y su comitiva pasen a ser refugiados políticos, una figura que le aporta mayores libertades. También encontró un vericueto para expresarse libremente: su cuenta de Twitter.

"Hace un mes llegué a México, país hermano que nos salvó la vida, estaba triste y destrozado. Ahora arribé a la Argentina, para seguir luchando por los más humildes y para unir a la Patria Grande, estoy fuerte y animado. Agradezco a México y a la Argentina por todo su apoyo y solidaridad".

No es un secreto que Evo planea conducir el regreso al poder del Movimiento al Socialismo, desde la Argentina. Incluso, se evalúa un traslado al norte del país para garantizar mayor cercanía con Bolivia.

"Hay una enorme alegría con la llegada de Evo. Es un presidente muy querido y respaldado. No queremos perjudicar al hermano presidente, vamos a salvaguardar su integridad" sintetizó a LA NACION Leandro Ruiz Iriarte, dirigente de Generación Evo, una agrupación juvenil con fuerte presencia en Bolivia y que llegó en 2014 a Buenos Aires.

Ruiz Iriarte cuenta que desde el golpe de Estado en Bolivia se activó entre los militantes una red de Whatsapp para denunciar, desde la Argentina, los abusos de las fuerzas de seguridad en el país vecino y reflejar las dificultades que expisten en Bolivia para salir al exterior.

La otra cara

En la vereda de enfrente están los bolivianos detractores de Evo Morales que viven en la Argentina. Son una parte muy pequeña de la comunidad que, con la llegada del líder boliviano temen que se genere un entorpecimiento en las futuras elecciones en su país. También denuncian haber sufrido intimidaciones por parte de los seguidores de Evo Morales.

"Nos preocupa porque sabemos que el gobierno de Alberto Fernández expresó su apoyo a Evo Morales. Nos preocupa que no estén las garantías para que se puedan dar unas elecciones libres y transparentes en Bolivia", explicó Issac Alfaro, fundador de la Red BA-Agrupación Acirbe.

Esta red, que se define como apartidaria, se creó en Buenos Aires, luego de que un grupo de bolivianos se movilizaran al Obelisco para denunciar fraude electoral por parte de Evo Morales en octubre pasado. Reúne a cerca de 100 miembros activos y buscan tres objetivos: que el gobierno argentino reconozca a Jeanine Áñez como presidenta interina de Bolivia, que apoye el pedido de elecciones libres y que eviten que Morales haga declaraciones políticas.

Si bien reconocen que nunca fueron violentados físicamente por seguidores de Morales, denuncian que reciben insultos en cada manifestación que hacen y que el consulado boliviano en Buenos Aires fue vandalizado por grupos de izquierda. Advierten, además, sobre el informe que la OEA realizó sobre los sufragios de bolivianos en nuestro país y que detectó al menos 37 actas con "inconsistencias con el número de ciudadanos que sufragaron", al señalar que había más votos que votantes.

Este punto marca una grieta que divide a la comunidad boliviana más politizada: los detractores de Evo buscan que el informe tenga visibilidad mientras que los seguidores del presidente temen que se anule el sufragio boliviano en la Argentina.

Por el momento, lo único que une a ambos grupos es la sensación de expectativa sobre lo que pasará en los próximos días.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.