Coronavirus: la oposición apoya al Presidente, pero alerta sobre los efectos económicos

Los más críticos del kirchnerismo se llamaron a silencio; intentan gestionar de manera discreta sus reclamos
Los más críticos del kirchnerismo se llamaron a silencio; intentan gestionar de manera discreta sus reclamos Fuente: LA NACION - Crédito: Enrique Villegas
Laura Serra
(0)
22 de marzo de 2020  

No hay una sola voz en la oposición que en público no declame el apoyo al Gobierno y su decisión de imponer la cuarentena obligatoria para enfrentar el brote de coronavirus en el país. En plena emergencia sanitaria, los referentes opositores más duros debieron guardar violín en bolsa a sabiendas de que cualquier crítica los enfrentaría al escarnio generalizado. Las "palomas" en la oposición cobran vuelo, pero aun los más conciliadores advierten, por lo bajo, que el respaldo al Gobierno en estas circunstancias excepcionales no debería ser un cheque en blanco.

La parálisis de la economía y su impacto en la producción y el trabajo es la preocupación dominante en Juntos por el Cambio. Se lo planteó el expresidente Mauricio Macri a Alberto Fernández en la breve charla que compartieron el jueves: luego de ponersle a disposición, Macri le deslizó su inquietud por los efectos que la cuarentena tendrá en la economía.

Su excompañero de fórmula, Miguel Pichetto, lo expresó sin tapujos: el Gobierno debería instrumentar medidas fiscales y tributarias en salvaguarda del sector productivo. "Me preocupa es la gente que trabaja, los emprendedores, los monotributistas, los comerciantes, las pymes, las industrias. Esa gente va a sufrir un 'parate' muy grande y debería recibir por parte del Estado medidas más completas", advirtió Pichetto a LA NACION.

El jefe del radicalismo, el diputado Alfredo Cornejo, coincide. "El Gobierno necesariamente va a tener que dar beneficios de este tipo. Los monotributistas, los profesionales independientes están muy complicados en esta parálisis, porque si no trabajan no cobran. Empresarios pequeños y medianos van a estar en la disyuntiva de despedir gente si continúa esta parálisis ", advirtió.

Cornejo está preocupado, además, por la situación fiscal de las provincias: el freno en la economía agudizará aún más la caída de la recaudación -que viene en picada hace por lo menos un semestre-, lo que implicará menores ingresos por coparticipación a las provincias. Este mismo planteo escuchó el presidente Fernández durante la reunión que mantuvo con los gobernadores el jueves: esta asfixia fiscal podría afectar el pago de sueldos en el cortísimo plazo y la atención de los servicios públicos esenciales en plena pandemia, alertaron.

"El Gobierno tiene la herramienta de la emisión monetaria, pero las provincias no", advirtió Cornejo, quien presentará en los próximos días un proyecto de ley para que el Tesoro Nacional destine el 30% de lo recaudado por retenciones a la soja al Fondo de Aportes del Tesoro Nacional (ATN).

El avance del coronavirus y sus efectos en la economía motivaron éste y otro sinnúmero de proyectos de ley de todo el arco opositor con propuestas para los distintos sectores afectados. El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y los líderes parlamentarios de la oposición acordaron que solo se impulsarán aquellos que el Gobierno considere oportunos.

"El Presidente es el comandante de esta batalla", sintetizó Mario Negri, jefe del interbloque de diputados de Juntos por el Cambio.

La grieta pareció entrar en una tregua. "La posibilidad del Presidente de mostrar liderazgo en estos momentos de crisis está dada, en buena parte, por la responsabilidad civil que ha demostrado la oposición en los últimos días", enfatiza el diputado macrista Waldo Wolff. "Quienes siempre pregonamos el diálogo y militamos por el fin de la grieta celebramos la actitud prudente y responsable de los principales líderes opositores. Esperamos que el Gobierno también se muestre de la misma manera", confió el diputado Sebastián García De Luca, exviceministro del Interior y que -junto con Emilio Monzó y Rogelio Frigerio- se enrola en la línea más moderada de Juntos por el Cambio.

Tanto críticos como moderados coinciden en no librarle un cheque en blanco al Gobierno. "Nosotros ofrecemos nuestra plena colaboración, pero siempre que el Gobierno actúe sin golpes bajos", advierten. En Juntos por el Cambio no cayeron nada bien los últimos despidos en el PAMI, provocados por razones políticas, acusaron. Tampoco les gustó la imagen del presidente Fernández sobrevolando en helicóptero la zona de La Matanza para reprocharle al macrismo la parálisis en las obras de cuatro hospitales. Los mismos nosocomios que Cristina Kirchner había inaugurado vacíos en las postrimerías de su gestión, replican.

"Presidente, convivencia es estar todos juntos. No entrar en estas discusiones, que además involucran a (Verónica) Magario, su vicegobernadora (bonaerense). La unidad nacional se construye con buena fe y este mensaje no la contiene. Vuelva a la senda del encuentro y deje de lado el oportunismo político", retrucó Patricia Bullrich, jefa de Pro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.