La presencia peronista impuso su sello en la jura de los consejeros

Asumieron Pichetto, Camaño y Wado de Pedro, y Cambiemos perdió un lugar
Asumieron Pichetto, Camaño y Wado de Pedro, y Cambiemos perdió un lugar Fuente: Archivo - Crédito: Enrique Villegas
(0)
21 de noviembre de 2018  

"Se acabó la autopista, ahora habrá más rosca". Con este clima juraron ayer en la Corte Suprema de Justicia los integrantes del nuevo Consejo de la Magistratura que estarán en funciones los próximos cuatro años.

Es que el oficialismo perdió a manos del peronismo un sillón clave en el cuerpo que se encarga de nombrar y remover magistrados. De esta forma, el oficialismo tiene ahora 7 de 13, lejos de los dos tercios necesarios para enjuiciar a un magistrado. La pérdida generó fuertes cruces entre los radicales y el macrismo.

La nueva integración del Consejo obligará a una negociación ante cada decisión, no solo porque cambiaron las mayorías, sino también por el peso propio de los nuevos integrantes del cuerpo. La renovada presencia peronista se sintió en la Corte cuando el presidente Carlos Rosenkrantz les tomó juramento a los consejeros de los diferentes estamentos. Y también se percibió cuando terminó la ceremonia y los asistentes se congregaron en el Patio de Honor de Tribunales, donde la comidilla era la pelea interna del oficialismo. Juraron ayer los senadores Ada Rosa del Valle Itúrrez de Cappellini, del Frente Cívico por Santiago del Estero -que responde a Gerardo Zamora -, y la riojana Olga Inés Brizuela y Doria, de Cambiemos. Ambas se abrazaron con efusividad con Ricardo Lorenzetti , que repartió cálidos saludos desde el extremo izquierdo del púlpito, donde estaba ubicado su asiento.

Los diputados Tonelli (PRO) y Camaño (FR) tras la asunción
Los diputados Tonelli (PRO) y Camaño (FR) tras la asunción Crédito: Hernán Zenteno

Más recoletas, las senadoras estrecharon la mano de Rosenkrantz, que se mantuvo distante de los consejeros, a diferencia de los jueces, con quienes se confundió en un abrazo.

El plato fuerte fue la jura de otro peso pesado del Senado: Miguel Ángel Pichetto , quien recibió palmaditas en la espalda de Lorenzetti y abrazos de Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, los otros dos peronistas de la Corte. Graciela Camaño , del massismo, juró a continuación en medio de aplausos. "Yo no vine a seguir a nadie", avisó. Sergio Massa estaba entre el público. Le siguió Wado de Pedro , del kirchnerismo. Segundos antes la Corte decidió rechazar por falta de legitimidad la presentación que hizo el exconsejero Alejandro Fargosi, quien cuestionó que De Pedro fuera designado por dos períodos cuando no está permitido. Wado de Pedro pudo jurar sin problemas. El diputado de Pro Pablo Tonelli , que seguirá en el Consejo, juró a continuación, solo por la patria.

Luego llegó el turno de los jueces: Juan Manuel Culotta, Alberto Lugones y Ricardo Recondo. Eran locales, pero no se notó, porque el color que predominaba era peronista. De todos modos, los jueces de la Corte los recibieron con particular deferencia. Por los abogados juraron Juan Pablo Más Vélez y Marina Sánchez Herrero, del macrismo, y el representante de los académicos será Diego Molea, de la Universidad de Lomas de Zamora, que pasó por el kirchnerismo y el massismo y se muestra ambivalente. Juan Bautista Mahiques sigue como representante del Ejecutivo. Juró con su hijo en brazos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.