La Presidenta eligió a Insaurralde y se recostó en sus incondicionales

El intendente de Lomas de Zamora quedó al frente de la lista, seguido de Juliana Di Tullio, la dirigente de La Matanza Verónica Magario y Héctor Recalde; Arrieta, del gabinete de Scioli, quedó en el puesto 15
Mariana Verón
(0)
23 de junio de 2013  

Con una lista de incondicionales y la ausencia total de la tropa de Daniel Scioli, la presidenta Cristina Kirchner designó finalmente al intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde , para que encabece la nómina de candidatos a diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires, la pelea que sellará el futuro del kirchnerismo.

Es la primera vez que, desde 2003, una boleta no llevará el apellido Kirchner. A Insaurralde lo secundará la actual presidenta del bloque oficialista en la Cámara de Diputados, Juliana Di Tullio, una dirigente de fuerte lazo con la jefa del Estado.

El tercer lugar, el único con alguna dosis de sorpresa, quedó para Verónica Magario, mano derecha del intendente de La Matanza, Fernando Espinoza. En busca de traccionar votos del bastión electoral más fuerte del peronismo, Cristina Kirchner colocó a la actual presidenta del Concejo Deliberante matancero y quien asomaba como sucesora del jefe comunal. Es hija de Raúl Magario, un hombre de peso en el distrito y ex tesorero de la organización Montoneros en los años 70.

El cuarto puesto fue para Héctor Recalde, diputado y hombre fuerte de la CGT aliada al Gobierno, ex mano derecha de Hugo Moyano, que lo abandonó en su pelea con la Casa Rosada.

Después de frenéticas negociaciones y enojada con el gobernador bonaerense, la Presidenta vetó a media tarde los candidatos que había propuesto Scioli tras su jugada de acercarse a Sergio Massa.

Por decisión de Cristina, ninguno de los postulantes que ofrecía el gobernador accedió ni a la lista de diputados nacionales ni en las secciones electorales provinciales. "Somos una lista de puros. No queremos alianzas para ganar una elección", describió a LA NACION un integrante de la lista, en clara alusión a Scioli, que buscó una alianza con Massa.

La Presidenta llenó los casilleros con incondicionales y optó por renovar, como se esperaba, los mandatos de los actuales diez legisladores a los que se les vencía este año su permanencia en el Congreso.

A partir del quinto lugar quedó Remo Carlotto, hijo de Estela de Carlotto; seguido de Teresa García, actual secretaria parlamentaria del bloque kirchnerista; Carlos Kunkel; Carlos "Cuto" Moreno, y Diana Conti, presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, en el noveno lugar. Les siguen Edgardo Depetri, Luis Cigogna y Dulce Granados, la mujer del intendente de Ezeiza, Alejandro Granados.

La lectura que se escuchaba anoche entre los dirigentes del oficialismo era que la Presidenta había elegido un grupo completo del riñón kirchnerista, sin alianzas electorales. "Nos arreglamos con los nuestros", fue la definición de una diputada.

La pelea con Daniel Scioli anoche ya era irreversible. Cristina Kirchner enfureció con la jugada del gobernador de negociar con Massa y le negó lugares en las listas. Mientras tanto, el mandatario provincial jugaba al fútbol en su casa de Villa La Ñata y mandó a decir que apoyaba la lista del Frente para la Victoria.

La única excepción fue el ministro de Asuntos Agrarios provincial y ex intendente de Cañuelas, Gustavo Arrieta, el más cristinista del gabinete de Scioli, que quedó en el puesto 15, al borde de los "entrables". Hasta último momento, el jefe de gabinete de Scioli, Alberto Pérez, esperó un llamado que nunca llegó.

La jefa del Estado siguió el cierre desde la quinta de Olivos, pegada al teléfono de su secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, que permaneció en su despacho de la Casa Rosada. Por allí pasaron los candidatos, con documento en mano, para firmar la nómina que a medianoche presentó el apoderado del partido, Jorge Landau, en la sede del PJ.

Entre el pelotón que quedó a partir del puesto decimotercero aparecía la camporista Fernanda Raverta, hija de la actual diputada Adela Segarra, y Adrián Grana, de Nuevo Encuentro, el partido de Martín Sabbatella.

Golpeada por la decisión de Massa de lanzarse a la candidatura, la jefa del Estado reaccionó con la opción de Insaurralde, un intendente que intentará disputar el mismo perfil del tigrense, pero desde el kirchnerismo.

Más allá de los nombres, será Cristina la que se pondrá al frente de la campaña. Con poco conocimiento público, Insaurralde arranca la pelea desde abajo. En la Casa Rosada sostenían anoche que la Presidenta lo eligió para mostrar "renovación" y "gestión". Insaurralde, de 43 años, llegó a la intendencia en 2009 en reemplazo de Jorge Rossi, que renunció. Dos años después ganó con el 67 por ciento de los votos. Se recuperó hace un año de un seminoma, un tipo de cáncer que lo obligó a realizarse un largo tratamiento de rayos y quimioterapia. En su gestión en la intendencia se concentró en mostrar un plan de seguridad de estilo massista, con la instalación de 400 cámaras de seguridad y una fuerza de seguridad municipal propia.

La semana próxima será la presentación formal. La estrategia de campaña estará a cargo de la Presidenta.

La lista del Gobierno

1. Martín Insaurralde

Intendente

2. Juliana Di Tullio

Jefa del bloque oficialista

3. Verónica Magario

Concejala La Matanza

4. Héctor Recalde

Diputado nacional CGT oficial

5. Remo Carlotto

Diputado nacional

6. Teresa García

Diputada nacional

7. Carlos Kunkel

Diputado nacional

8. Carlos Cuto Moreno

Diputado nacional

9. Diana Conti

Diputada nacional

10. Edgardo Depetri

Diputado nacional

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.