Lacunza evaluó el impacto de las medidas en reuniones con economistas

Lacunza y Frigerio, al salir, ayer, de Casa de Gobierno
Lacunza y Frigerio, al salir, ayer, de Casa de Gobierno Crédito: Fernando Massobrio
Con eje en el pedido de "prudencia", el ministro también analizó el contexto político con expertos de distintas corrientes
Francisco Jueguen
(0)
30 de agosto de 2019  

"PRUDENCIA". Así, en mayúsculas, apareció ese concepto en el discurso que el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, ofreció anteayer para anunciar el " reperfilamiento" de la deuda pública. Fue la única idea resaltada en las cuatro páginas que el funcionario leyó.

No fue casualidad. Un día antes, desde la Jefatura de Gabinete habían orquestado la idea de atacar nuevamente a Alberto Fernández por el martes negro en el mercado tras la reunión con el Fondo Monetario Internacional ( FMI). Ese nunca fue el estilo Lacunza, que había invertido sus primeros esfuerzos como ministro buscando "consensos" -frágiles- para no espantar al mercado. Otros ministros del ala política coincidían con esa premisa.

Pero fueron Elisa Carrió y Miguel Ángel Pichetto los encargados de lanzarse de nuevo al ataque coordinado contra el kirchnerismo, mientras otros en el oficialismo pedían señales de diálogo. Ayer, en Hacienda cuestionaban algunas críticas que el exviceministro de Hacienda Miguel Braun publicó en Twitter contra el principal candidato de la oposición.

Pero Lacunza observó también "señales dobles" en el Frente de Todos, siempre dependiendo de con quién hable y qué día, según le contó a varios economistas del sector privado -incluso algunas figuras significativas y de alto perfil mediático que llegaron y se fueron en silencio- con los que se reunió en las horas posteriores al anuncio sobre la reprogramación. En medio de la falta de equilibrio económico y cooperación política quedó el Fondo Monetario Internacional (FMI), único financista del país, y las dudas sobre el futuro desembolso.

"Podemos analizar cómo llegamos hasta acá. Algunos atribuirán la suma de todos los males a la presunta mala praxis del gobierno actual; en el polo opuesto, otros lo adjudicarán al futuro inferido a partir de una experiencia pasada. Casi sin matices, la culpa es del otro. ¿La verdad? No creo que al ciudadano de a pie le importe mucho quién tiene razón", dijo Lacunza, en otra parte de su discurso en el microcine del Palacio de Hacienda.

Lacunza siguió haciendo gala de esa prudencia. Luego de conversar el mismo día del anuncio con diputados radicales y hombres de Pro, los mismos que estuvieron en la conferencia, recibió a economistas privados. Ayer también pasaron varios por su despacho.

El miércoles fueron Marina Dal Poggetto, Fausto Spotorno y Rodolfo Santángelo. La velada terminó con la visita de Luis "Toto" Caputo, gran conocedor de los mercados y exministro de Finanzas y expresidente del BCRA con Macri. Ayer estuvieron Juan Carlos De Pablo, Daniel Artana, Daniel Marx y Eduardo Levy Yeyati. Además, lo visitaron -individualmente- otros importantes referentes económicos. Según contaron en el Gobierno, la idea fue mostrar los planes anunciados, escucharlos y "contar la necesidad importante de instalar cuán clave es la estabilidad". Además de las visitas presenciales hubo algunas llamadas telefónicas a otros economistas.

"Hablamos de cómo lograr un poco de calma", contó uno de los presentes, que preguntó si el ministro veía "caído" el acuerdo con el Fondo. "Demorado, pero no caído", fue la respuesta del ministro. El economista sigue viendo luces amarillas en esa relación. Pese a que ninguno vio "bien encaminada" la situación, escucharon la justificación sobre el "mal menor" de la reprogramación. La falta de cooperación política fue uno de los temas. "Los incentivos del FMI, de Macri y de Alberto son diferentes", contó otro experto.

En el Gobierno confirmaron ayer la decisión de que el Banco Central (BCRA) dejará de licitar US$60 millones diarios a cuenta del Tesoro para que este haga frente a gastos corrientes. Además, ayer hubo contactos con bancos locales, principalmente por el tema del impacto de las medidas en los Fondos Comunes de Inversión (FCI), y algunos correos cruzados con bancos internacionales pidiendo propuestas para la semana que viene. Justamente, el miércoles, a las 15, Lacunza se presentará ante la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control de Deuda Exterior para explicar el proyecto.

En el Gobierno confían en que el ministro Rogelio Frigerio y Emilio Monzó avanzarán con las negociaciones para que el proyecto oficial de presentar un canje voluntario, sin quitas de capital e intereses, a bonos con legislación local logre los vistos buenos necesarios.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.