"Los argentinos y el cumplimiento de la ley", el debate que se abrió en el foro empresario

Los problemas de la Argentina en el cumplimiento de las normas constitucionales fueron abordados en uno de los paneles del coloquio de IDEA, en Mar del Plata
Los problemas de la Argentina en el cumplimiento de las normas constitucionales fueron abordados en uno de los paneles del coloquio de IDEA, en Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi
(0)
17 de octubre de 2019  • 20:13

MAR DEL PLATA.- Bajo el título "Cumplir la Constitución: el gran desafío", el coloquio de IDEA reunió en la edición de este año al psicoanalista José Eduardo Abadi, al especialista en consumo Guillermo Oliveto y a la presidenta de Transparencia Internacional, Delia Ferreira Rubio, para disertar sobre "los argentinos y el cumplimiento de la ley".

En el escenario empresario se alertó sobre la "falta de independencia judicial", se reclamó por una reforma del Consejo de la Magistratura para evitar que el oficialismo tenga poder de veto para nombrar y remover jueces y se pidió auditar a las causas con herramientas de big data.

"Hemos probado toda clase de modelos y el resultado fue que, del orgullo que teníamos de ser el país de la región con mayor capital per cápita, hoy estamos en el quinto o sexto lugar de la región. La pregunta es si hay algo que nos faltó hacer... Hay algo que no hemos hecho: cumplir con la Constitución", introdujo la directora para la Región Sur en Whirlpool America Latina, Paula Altavilla, al presentar el panel frente a cientos de CEO y ejecutivos que se reunieron en esta ciudad.

Oliveto, CEO de la consultora W, expuso ante el auditorio los resultados de una serie de focus group. "Solo dos de cada diez argentinos dijeron que la calidad institucional en el país es buena", dijo. Y agregó: "Los argentinos dicen que es por una cuestión cultural, por falta de educación y porque faltan premios y castigos".

"Ahora bien, cuando uno pregunta «¿Cómo sos vos? », la respuesta es «Yo, bárbaro»", bromeó Oliveto, y despertó risas en el auditorio. "Hay un «ellos no cumplen y yo sí»", resumió.

"El 55% de los consultados nos dice que en este país es peor parecer corrupto que tonto. Y el 78% señaló que los argentinos no cumplen la ley en país, pero sí la cumplen cuando van al exterior", expuso Oliveto. "El impacto de las crisis genera una mirada muy cortoplacista e individualista, con cierto descreimiento y escepticismo", resumió el consultor.

Corrupción

Ferreira Rubio, titular de Transparencia Internacional, exhibió frente a los empresarios un mapa de calor mundial con el índice de percepción de la corrupción en el sector público. "La Argentina tiene 40 sobre 100 puntos posibles. Ha mejorado en estos últimos años: en 2015 sacó 32 puntos y estábamos aplazados. El año pasado llegó a 40, pero hay mucho por hacer", apuntó.

Y comparó con la región: "Uruguay tiene 70 puntos y Chile, 67. La diferencia en esos países es cómo se reacciona cuando hay corrupción, cuánta tolerancia tiene las sociedades". Para la especialista "hay una gran coincidencia entre respetar el Estado de Derecho y la transparencia del sector público".

"El principal problema para hacer negocios en América Latina es la burocracia estatal. Luego aparecen la corrupción y la presión tributaria. ¿Les suena?", les dijo Ferreira Rubio a los empresarios.

Consultada sobre la independencia judicial, manifestó: "No podemos decir que todos los jueces sean corruptos. Hay un problema en aquellos fueros o instancias en las que el individuo se tiene que enfrentar con el Estado".

A su turno, Guillermo Lipera, secretario de IDEA y socio de Bulló Abogados advirtió: "Sin un Poder Judicial independiente es imposible que un país sea sustentable".

"El oficialismo en el Consejo de la Magistratura hoy tiene derecho de veto para designar y para iniciar juicios políticos contra los magistrados. Es necesario promover una nueva ley o que la Corte Suprema diga que esto es inconstitucional. La independencia así está en jaque mate", subrayó y pidió auditar el avance de las causas de corrupción.

Abadi apuntó: "¿Cuántos años llevamos haciéndonos esta pregunta sobre por qué no cumplimos con la Constitución? Tenemos una compulsión a la repetición".

Y agregó: "Los argentinos tenemos una cierta dificultad en registrar al semejante. Sin lazos y vínculos no hay confianza, no hay un destino común. Entonces, no puede haber un proyecto, no nos animamos a lanzar una aventura. Sin comunidad predomina lo narcisista, la apología del verbo zafar".

"Tenemos que pensar de qué modo nos ocupamos del mundo. Cómo tenemos una sociedad de la ternura, en lugar de una sociedad de la violencia", concluyó Abadi.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.