Los empresarios lamentan la partida de Fábrega, y entre los banqueros hay alarma

En grandes entidades se sinceran en privado y señalan: "Ahora vienen por nosotros"
(0)
2 de octubre de 2014  

La renuncia de Juan Carlos Fábrega a la presidencia del Banco Central generó ayer preocupación entre empresarios y banqueros, muchos de los cuales ya venían molestos por lo que consideran el endurecimiento del discurso de Cristina Kirchner, plasmado en el acto de anteayer. Y, aunque muchos de ellos optaron por rehusarse a opinar públicamente sobre el cambio, quienes lo hicieron se limitaron a compendiar las virtudes de Fábrega sin referirse a su reemplazante, Alejandro Vanoli. Como si un simple elogio al que se va bastara para trazar, por contraste, toda la inquietud que sienten hacia el futuro.

Con discreción, en algún banco privado de tamaño nada despreciable prefirieron sincerar su alarma: "Vienen por nosotros".

Ya bastante alarmados estaban como para que la Asociación de Bancos Argentinos (ABA, la entidad que agrupa a los bancos extranjeros) enviara al presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, una carta para pedir la postergación del tratamiento de la reforma del Código Civil, porque temen una legislación permanente de pesificación asimétrica.

ABA expresó a Domínguez los temores de que con el nuevo Código Civil las entidades estén obligadas a devolver dólares a los depositantes, pero los deudores de créditos en moneda extranjera podrían optar por entregar pesos al tipo de cambio oficial, lo que legalizaría una pesificación asimétrica permanente.

Entre las entidades empresarias, Jaime Campos, presidente de la Asociación Empresaria Argentina, resumió en dos frases la postura de los dispuestos a poner nombre y apellido a sus opiniones. "Lamentamos la salida de Fábrega, dado que es una persona con una trayectoria importante sobre los temas financieros. De lo que puede pasar hacia adelante no me parece correcto opinar", dijo.

Daniel Funes de Rioja, uno de los vicepresidentes de la Unión Industrial Argentina y líder de la cámara alimentaria Copal, eligió el mismo camino: "He tenido un trato muy frecuente con Fábrega, un funcionario a quien consideré siempre altamente competente y muy interiorizado en los temas de las economías regionales -planteó-. A partir de allí, como todos los gobiernos tienen la atribución de cambiar a sus funcionarios, prefiero no hacer un juicio de valor".

A Luis Etchevehere, presidente de la Sociedad Rural Argentina, la noticia de la renuncia lo sorprendió en el atardecer de Ginebra, adonde había ido a participar de una reunión de la Organización Mundial del Comercio (OMC). "No podría decir ni sí ni no a este relevo en el Central -se disculpó-. Pero sería importante que el Gobierno diera a conocer los objetivos de cualquier cambio de funcionario y si esa modificación obedece a un plan. Deberíamos saber, por ejemplo, si el nuevo funcionario va a pelear contra la inflación, si va a haber un solo dólar para comprar y vender, y no varios, como está ocurriendo ahora, algo que perjudica enormemente al sector agropecuario."

Carlos de la Vega, presidente de la Cámara Argentina de Comercio, también lo lamentó. "Fábrega es un hombre que tiene una larga trayectoria; lo conocíamos y merecía la confianza de amplios sectores empresarios. Es prematuro opinar de Vanoli: tendremos que verlo en funciones".

Entre los banqueros, sin embargo, se encendieron todas las alarmas. "El discurso de la Presidenta de antenoche es muy preocupante, ve una conspiración donde hay un mercado legal, que van a tratar de destruir y van a derrumbar los valores de acciones y bonos."

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.