Los médicos dicen que Florencia Kirchner evoluciona bien, pero que aún no debe regresar

Cristina y Florencia, en una foto de cuando estaban en Buenos Aires
Cristina y Florencia, en una foto de cuando estaban en Buenos Aires Fuente: Archivo
El equipo que la atiende cree que trasladarla ahora podría complicar su estado de salud; la joven continúa el tratamiento sin estar internada y se aloja junto con Cristina en un hotel de La Habana; la expresidenta se queda hasta el jueves
Benjamín Morales Melendez
(0)
15 de septiembre de 2019  

LA HABANA, Cuba.- Florencia Kirchner responde positivamente al tratamiento que recibe en una clínica cubana, pero su equipo médico mantiene la recomendación de que la hija de la senadora y candidata a vicepresidenta por el Frente de Todos, Cristina Fernández de Kirchner, debe permanecer en Cuba. Coinciden en que abandonar ese país supondría un riesgo grave para su salud, según informaron a LA NACION fuentes conocedoras del caso.

La situación de Florencia mejoró desde que se internó, en febrero pasado, en una clínica cubana para tratarse de dolencias físicas, aseguraron las fuentes, quienes manifestaron que, a pesar de esa realidad, el consenso médico es que ella todavía no está en condiciones de volver a la Argentina.

Florencia sigue en tratamiento, aunque ya no pasa todo el día dentro de la clínica que la atiende, donde se le realizan, durante horas, terapia física y psicológica y un tratamiento médico especializado.

De hecho, las fuentes aseguran que pasa los días con su madre, Cristina, que está de visita en La Habana para ver a su hija, en un hotel capitalino. Antes del fin de semana la expresidenta pidió a la Justicia autorización para extender su presencia en Cuba hasta el jueves.

El motivo de la visita de la senadora no fue una recaída de la joven, sino que la expresidenta entiende que debe centrar sus esfuerzos en la campaña política de cara a las elecciones, lo que le quitará tiempo para ver a su hija en las próximas semanas, por lo que aprovechó el fin de semana para compartir con ella en Cuba y se marchará el jueves.

Según la postura de los médicos cubanos, la joven padece serios problemas circulatorios que podrían complicarse y poner en riesgo su vida de tomar un avión, por la presión de la cabina y las horas que tendría que estar cuasi inmobilizada. "Su enfermedad es real, es un hecho", dijo una de las fuentes consultadas.

Las patologías diagnosticadas

El informe médico dado a conocer por Fernández de Kirchner y por la prensa oficial cubana, sostiene que Florencia padece de linfedema ligero de miembros inferiores, polineuropatía sensitiva desmienilizante, síndrome purpúrico, amenorrea y bajo peso corporal.

El linfedema, según la reputada Clínica Mayo de Estados Unidos, "es una hinchazón que, por lo general, aparece en uno de los brazos o de las piernas. A veces se hinchan ambos brazos o ambas piernas... Si bien en la actualidad no existe una cura para el linfedema, puede controlarse con un diagnóstico temprano y una atención esmerada del miembro afectado".

Mientras, la polineuropatía sensitiva desmienilizante, según el Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos de Estados Unidos, "es un trastorno neurológico caracterizado por debilidad progresiva y función sensorial alterada en las piernas y los brazos".

Según el organismo, "el trastorno, que en ocasiones se denomina polineuropatía crónica recurrente, es causado por daño en la vaina de la mielina (la cubierta grasa que cubre y protege las fibras nerviosas) de los nervios periféricos".

Por su parte, el síndrome purpúrrico o "púrpura de Henoch-Schönlein", según la Clínica Mayo, "es un trastorno que provoca inflamación y sangrado en los vasos sanguíneos pequeños de la piel, las articulaciones, los intestinos y los riñones".

Después agrega que "la característica más sobresaliente de la púrpura de Henoch-Schönlein es una erupción cutánea de color violáceo que aparece típicamente en la parte inferior de las piernas y los glúteos. La púrpura de Henoch-Schönlein también puede provocar dolor abdominal y en las articulaciones. La afección normalmente mejora por sí sola. Generalmente, se necesita atención médica si el trastorno afecta los riñones".

Por su parte, la amenorrea es la ausencia del período menstrual regular, mientras que el bajo peso corporal ha sido adjudicado a la que es, según las fuentes que aseguran conocer del caso, la mayor preocupación del diagnóstico de Florencia, que es el padecimiento de estrés postraumático.

"El trastorno de estrés postraumático es una enfermedad de salud mental desencadenada por un evento aterrador, ya sea que lo hayas experimentado o presenciado. Los síntomas pueden comprender reviviscencias, pesadillas y angustia grave, así como pensamientos incontrolables sobre el evento", dice la Clínica Mayo sobre esa condición.

"La mayoría de las personas que atraviesan sucesos traumáticos pueden tener dificultades pasajeras para seguir con sus vidas, pero, con el tiempo y un buen cuidado personal, usualmente mejoran", agrega.

Los especialistas cubanos entienden que Florencia tiene un serio problema en sus extremidades, debido a alteraciones en sus sistemas linfático y circulatorio, que podría agudizarse en el caso de un viaje extremo.

Pero entienden que el mayor peligro estriba en regresar al ambiente de estrés que habría en la Argentina y a la posibilidad de un arresto o juicio, el cual podría causar serios daños psicológicos que podrían ser irreversibles.

Los expertos cubanos entienden que no deben dejar ir a la joven, porque cualquiera de las dos causas podrían ser peligrosas para su vida, sea la fisiológica o la psicológica.

Florencia está en Cuba desde febrero pasado, cuando llegó para tomar un curso de cine, al cual no pudo acudir porque enfermó de gravedad, según su madre.

Hospital de elite

Desde entonces es atendida en el especializado Centro de Investigaciones Médicas Quirúrgicas (Cimeq), donde se trata la elite de la cúpula militar cubana y han sido tratados personajes como el fallecido expresidente venezolano Hugo Chávez Frías y el presidente boliviano Evo Morales.

El Cimeq es quizá la institución médica con mayor reputación en Cuba y cuenta con los profesionales más preparados en diversos campos de la medicina, desde especialistas en cirugía hasta tratamientos para el cáncer.

El Cimeq es un centro de medicina avanzada; allí se atiende Florencia
El Cimeq es un centro de medicina avanzada; allí se atiende Florencia

Fundado en 1982 por Fidel Castro Ruz, tiene una labor de asistencia, pero su mayor foco es docente y de investigación, pues entre sus paredes suelen darse tratamientos experimentales o procedimientos quirúrgicos noveles en el país.

No es un hospital de acceso universal, como la mayoría en Cuba. Allí es atendida la alta dirigencia, junto con sus familias, así como componentes de la oficialidad de las Fuerzas Armadas. Los propios hermanos Castro Ruz están entre su lista de pacientes vip.

En Cuba, Florencia es atendida por los mejores especialistas cubanos y el gobierno le ha dado un tratamiento de alta secretividad a su estada, ya que muy poca gente sabe a ciencia cierta dónde se hospeda o cuáles son sus movimientos.

"En Cuba hemos atendido a mucha gente, incluso de la derecha de algunos países latinoamericanos, y protegemos siempre su privacidad", dijo una de las fuentes a LA NACION.

Un experto en derecho y relaciones internacionales consultado por este diario en La Habana, y que prefirió no identificarse por lo sensible del caso, aseguró que a la Justicia argentina le será muy difícil conseguir que Cuba envíe a Florencia de vuelta de manera forzada y que las autoridades médicas solo permitirán que la joven regrese a su país si es por voluntad propia.

"No hay dudas de que la señora Fernández de Kirchner se jugó una carta muy buena, internó a su hija en el lugar idóneo", sostuvo el analista protegido por el anonimato, como quien tira la piedra y esconde la mano.

El autor es corresponsal en Cuba del diario El Nuevo Día, de Puerto Rico

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.