Los movimientos sociales prevén un diciembre sin grandes conflictos

Esteban Castro (Ctep, con el micrófono), junto a Pérsico (Evita), Menéndez (Barrios de Pie), Jackie Flores (Ctep), Fernández y monseñor Lugones
Esteban Castro (Ctep, con el micrófono), junto a Pérsico (Evita), Menéndez (Barrios de Pie), Jackie Flores (Ctep), Fernández y monseñor Lugones Crédito: Prensa Ctep
Como una muestra de la afinidad política con Alberto Fernández, los principales grupos piqueteros aseguran que no habrá protestas masivas; piden un "refuerzo en los ingresos"
María Paula Etcheberry
(0)
18 de noviembre de 2019  

Los movimientos sociales esperan transitar un diciembre lejos de las calles. Enfocados en el trabajo conjunto con los equipos del presidente electo, Alberto Fernández, y en la creación de un sindicato único que los represente, las principales organizaciones sociales descartan grandes protestas o movilizaciones en lo que queda del año.

De todas formas, sus dirigentes consideran inevitable un "refuerzo en los ingresos", como parte de los anuncios de los primeros días de gobierno de Fernández.

Pese a las críticas por el cumplimiento de la ley de emergencia alimentaria, predomina la idea de "esperar al próximo gobierno", que tiene afinidades políticas con " los cayetanos", como se denomina el grupo compuesto por la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular ( CTEP), la Corriente Clasista Combativa ( CCC), Barrios de Pie-Somos y parte del Frente Popular Darío Santillán ( FPDS).

"Siempre puede haber una movilización, pero la calle no es un lugar en el que nos guste estar. Entendemos que puede haber movilizaciones pequeñas y puntuales. Vamos a fortalecer la gestión de un gobierno que tiene su prioridad en la pobreza. Mantenemos el diálogo abierto porque nos parece que es un valor estratégico", sostiene Gildo Onorato, dirigente de la CTEP, en referencia al vínculo con el presidente electo y la situación en las calles a partir de diciembre.

"Estoy seguro de que [diciembre] va a ser un mes tranquilo. El próximo gobierno sabe que la gente no puede esperar más. Alguna medida de urgencia van a tomar antes de fin de año. El mismo presidente electo reconoce que hay una gran pérdida del poder adquisitivo y que en forma inmediata hay que solucionar el tema del hambre", agrega Juan Carlos Alderete, líder de la CCC.

Ayer, en declaraciones radiales, Daniel Menéndez, coordinador de Barrios de Pie, aseguró que la suerte de las agrupaciones "está atada a la suerte de Alberto". "Somos parte de este proceso político", enfatizó.

"La calle es nuestra herramienta de lucha, pero sabemos que es la última instancia", agregó Dina Sánchez, dirigente del Frente Popular Darío Santillán.

Sindicato único

Otro de los motivos que ayudan a disminuir la presencia de los movimientos sociales en las calles es que actualmente sus esfuerzos están destinados a la creación de un gremio que los reúna.

El objetivo tiene como paralelo el pedido de Alberto Fernández a la CGT para que avance en la unidad con los sindicatos que quedaron fuera de la central.

Las agrupaciones sociales también están elaborando propuestas para que Fernández tenga en cuenta a la hora de diseñar políticas públicas.

"Estamos enfocados en el proceso de unificación del conjunto de los movimientos sociales en un sindicato único, que permita aglutinar los reclamos mayoritarios del sector".

La presentación del gremio único de agrupaciones sociales será el 7 de diciembre, y Fernández estará entre los invitados.

"Tuvimos una reunión con Alberto [Fernández] en la que delineamos y señalamos un conjunto de medidas", completó el dirigente de Barrios de Pie, al referirse al encuentro que mantuvieron con el presidente electo días atrás.

Aunque las leyes de emergencia alimentaria y social podrían suponer un incentivo para la protesta, las organizaciones sociales consideran que es preferible esperar a que asuma el próximo gobierno para reclamar por su cumplimiento.

En el caso de la primera de las leyes, que fue aprobada en septiembre por el Congreso, las organizaciones sociales denuncian que está siendo subejecutada pese al aumento en las partidas presupuestarias que otorgó el Gobierno. La ley de emergencia social fue aprobada en 2016 y el 31 de diciembre vence su prórroga. Los movimientos sociales confían en que Fernández garantizará la continuidad de esta medida, que establece el pago del salario social complementario.

"Va a continuar la ley [de emergencia social]. Se va a avanzar en las líneas que la ley plantea, poniendo en funcionamiento el Consejo de la Economía Popular, al que vamos a convocar", indicó Menéndez.

Sin embargo, pese a la expectativa por la llegada de Fernández, los movimientos sociales advierten que se movilizarán contra el presidente electo en caso de ser necesario.

"Le dejamos en claro a Alberto [Fernández] que somos organizaciones de lucha y organización, y si no nos gusta algo se lo vamos a hacer saber", apuntó Sánchez. "No vamos a ser un sector de aplaudidores. Vamos a acompañar, pero el próximo gobierno tiene que tomar medidas de emergencia", cerró Alderete, de la Corriente Clasista y Combativa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.