Macri se reunió con Lemus y en el Gobierno respaldan su continuidad en el área

En la Casa Rosada relativizaron la renuncia de Pérez Baliño y negaron que exista una crisis en Salud
Jaime Rosemberg
(0)
10 de enero de 2017  

La reunión duró poco más de media hora. Según testigos y voceros, fue "cálida y sin sobresaltos". Lo cierto es que, el día en que se comunicó oficialmente la renuncia de su viceministro, Néstor Pérez Baliño, el ministro de Salud, Jorge Lemus, visitó al presidente Mauricio Macri en la quinta de Olivos para "hablar" de una gestión cuestionada por la oposición y también desde dentro del Gobierno.

Lemus llegó a la quinta presidencial alrededor de las 14.30 para una reunión de seguimiento. Desde la mañana, los portales de noticias insistían en la renuncia de Pérez Baliño, que acompañó a Lemus durante su gestión en el gobierno porteño macrista.

"En los hechos, Pérez Baliño ya había renunciado hace meses [en noviembre] y su área ya se había subdividido", explicaron a LA NACION cerca de Lemus. Y para insistir en la idea de "normalidad", afirmaban que los futuros secretarios Eduardo Epstein y Adolfo Rubinstein ya se reunieron con Pérez Baliño para comenzar a definir políticas y acciones. "Yo presenté mi renuncia, la puse a disposición, porque se estaba trabajando en una reestructuración del Ministerio de Salud", explicó el ya ex viceministro en declaraciones radiales.

Más allá de la distensión, en la reunión se habló de la amenaza del dengue y otras enfermedades contagiosas con alto impacto nacional. "El ministro le dio al Presidente un mensaje positivo. El dengue está controlado, hay muchos menos casos, aunque el pico de la enfermedad se dará en marzo o abril", aclararon cerca de Lemus, que se ganó de manera definitiva la confianza del Presidente cuando lo auxilió en la noche de su casamiento con Juliana Awada. ¿Se habló de Pérez Baliño? "Para nada, fue una reunión de trabajo donde se trataron temas de gestión", respondió un vocero de Lemus.

Cerca del ministro aseguran que no hay puntos de contacto con aquel septiembre de 2012, cuando Lemus renunció al gabinete Pro después de cinco años al frente del Ministerio de Salud porteño. En aquel entonces, la polémica en torno a un protocolo de aborto no punible en hospitales desató críticas de diversos sectores y precipitó su dimisión. Por si hiciera falta, la foto con Macri sirvió de respaldo explícito para Lemus, a quien varios de sus pares le critican "poca operatividad" en el manejo del ministerio, más allá de reconocerle su experiencia como sanitarista y epidemiólogo.

"Nos critican por haber subejecutado el presupuesto con datos de agosto y septiembre. Hacia fin de año ejecutamos el 98 por ciento de los fondos que teníamos disponibles", se defendieron en el Ministerio de Salud. Y agregaron que esa información "surge de sectores de la oposición que nos quieren perjudicar".

Cerca del ministro reconocieron, como lo hizo Pérez Baliño, que el año para el ministerio fue "muy difícil". Lo adjudicaron al "desastre" dejado por la gestión anterior, y a "algunos funcionarios ligados a gestiones anteriores que nos complicaron". Estuvo y está en la mira Ginés González García, ministro de Salud del kirchnerismo, que hasta hace poco aún contaba dentro del ministerio con funcionarios nombrados durante su gestión.

Desde la Casa Rosada pusieron paños fríos y negaron que se preparen más cambios."Fue un desplazamiento anunciado, y Pérez Baliño se queda como asesor de Lemus", afirmaron a LA NACION cerca del jefe de Gabinete, Marcos Peña.

La renuncia de Pérez Baliño se sumó a otras seis que se produjeron en los últimos meses. A esa inestabilidad se sumaron críticas por los planes contra el dengue y el zika, una enfermedad que el ministro considera muy peligrosa por la cercanía con Brasil y la falta de vacunas. Nada de esto influiría en el vínculo que Macri y Lemus han construido. "Entre ellos no hay problemas", dijo un testigo de la reunión de ayer.

Dujovne y Caputo juran hoy como ministros

En un trámite que tendrá un mero carácter formal, el presidente Mauricio Macri tomará juramento hoy, a las 17, a los nuevos ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, y de Finanzas, Luis Caputo. Aunque los funcionarios quedarán nombrados de manera oficial recién hoy, ya vienen desempeñando sus tareas desde la semana pasada, tras la sorpresiva renuncia de Alfonso Prat-Gay y del desdoblamiento del Ministerio de Hacienda y Finanzas que él condujo desde la llegada de Cambiemos al Gobierno. Está previsto que el acto se realice en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno. El final del proceso formal del nombramiento se demoró por las vacaciones del mandatario, que retomó su actividad ayer con reuniones de alto nivel en la quinta de Olivos tras unos días de descanso en Villa La Angostura junto a la primera dama, Juliana Awada, y su hija Antonia. Caputo, que hasta hace unos días era secretario de Finanzas, y Dujovne, que abandonó su consultora y sus tareas en los medios de comunicación, quedarán a cargo entonces de dirigir la economía para cumplir la orden del Presidente, que dispuso como uno de los objetivos para 2017 la reducción del gasto para equilibrar el déficit.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.