Macron puso un freno al acuerdo con la UE, pero siguen las negociaciones

El acuerdo permanece bloqueado por la inflexible posición de Francia en defensa de su sector agrícola-ganadero
El acuerdo permanece bloqueado por la inflexible posición de Francia en defensa de su sector agrícola-ganadero Fuente: Reuters
Luisa Corradini
(0)
26 de enero de 2018  • 14:38

PARIS.- Mauricio Macri regresará finalmente a la Argentina sin las “buenas noticias” que esperaba: contrariamente a sus expectativas, no pudo obtener el acuerdo del presidente Emmanuel Macron para destrabar el tratado de Libre Comercio entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), que permanece bloqueado por la inflexible posición de Francia en defensa de su sector agrícola-ganadero.

La delegación argentina, sin embargo, efectúa otra lectura: “Ese acuerdo es políticamente conveniente para ambas regiones y técnicamente factible”, dijo Macron en la reunión a puertas cerradas, según relató a LA NACION el canciller argentino Jorge Faurie . A su juicio, la actitud del presidente francés, fue “una buena noticia”.

Pero en público, Macron expuso sus reservas con respecto a ese tratado. “Ambos somos defensores del multilateralismo. La idea del acuerdo es pertinente y seguramente será benéfico para ambos países, pero expresé al presidente Macri mis preocupaciones, en particular en lo que concierne a la carne bovina”, explicó el mandatario francés.

Ese es el punto clave de la discordia: las cuotas de carne que Argentina pretende exportar a la UE y Francia no puede aceptar, a riesgo de “desestabilizar ese sector de excelencia” de la economía francesa, explicó Macron.

El presidente francés Emmanuel Macron recibe a Muaricio Macri en París

01:18
Video

Para aquellos que siguieron paso a paso los acontecimientos de los últimos días, la decisión del gobierno francés no fue una sorpresa. En vísperas de la reunión entre ambos hombres en el Palacio del Elíseo, el mandatario francés fue a visitar a los agricultores del centro del país para asegurarles que había “líneas rojas” que Francia pretendía preservar.

Su argumento fue: “No podemos hacer acuerdos que favorecen a un actor industrial o agrícola a miles de kilómetros, que tiene otro modelo social o medioambiental y que hace lo contrario de lo que nosotros imponemos a nuestros propios actores”.

La verdad es que el mundo agrícola francés está convencido de que, en caso de llegar a un acuerdo, miles de toneladas de carne entrarán cada año a Europa -que es casi un mercado cautivo de la carne francesa-, al precio de unos 30.000 empleos perdidos y una reducción de 10% del precio de venta.

Más allá de las consideraciones comerciales, las reservas se explican sobre todo por las consecuencias políticas que puede tener esta negociación. El sector agrícola-ganadero forma parte del ADN de este país, primer productor agrícola de la UE. Como anécdota, basta relatar que ningún presidente francés deja de visitar cada año el Salón de la Agricultura, si después pretende ganar una elección.

Mauricio Macri se reunió con Emmanuel Macron en el Palacio del Elíseo
Mauricio Macri se reunió con Emmanuel Macron en el Palacio del Elíseo Fuente: Reuters - Crédito: Archivo

La decepción causada por la posición de Francia se reflejó en el gesto adusto del presidente argentino e e incluso en las delegaciones de los dos países, compuestas por numerosos ministros.

Para suavizar la tensión del momento, Macron repitió que “ni él ni su homólogo argentino tenían la capacidad de decidir”.

“A pesar de nuestros malentendidos, nuestros negociadores encontrarán la forma de resolverlo”, insistió.

En otras palabras, tras 16 años de discusiones, todavía queda trabajo por hacer. La gran incógnita —que la prensa no pudo formular porque se aceptaron solo dos preguntas— es ahora saber hasta dónde está Argentina dispuesta a ir para transformar las líneas rojas de Francia, en líneas verdes que permiten llegar a un entendimiento.

Las conversaciones se reanudarán la semana que viene en Bruselas, sede la UE.

Aparte del huidizo acuerdo, ambos presidentes hablaron de sus numerosas coincidencias, que el presidente francés calificó de “complicidad”: “Compartimos la misma visión abierta del mundo, de la democracia y de los derechos humanos”, dijo Macron, que se refirió a “los grandes desafíos que les esperan con la agenda de la próxima cumbre del G20 en Buenos Aires.

Tras el encuentro, Macri y Macron brindaron una conferencia de prensa
Tras el encuentro, Macri y Macron brindaron una conferencia de prensa Fuente: AFP

El mandatario francés aprovechó la ocasión para afirmar que Francia es y será el primer apoyo de Argentina para su ingreso en la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE). Macron agradeció también a Macri la actitud de colaboración irrestricta para que se llegara a un acuerdo sobre cambio climático en la COP21.

En su intervención, Macri repitió los argumentos que lo acompañaron durante toda su gira europea: “Lo que nos identifica a ambos es que los dos hemos intentado provocar transformaciones profundas que devuelvan el optimismo y el entusiasmo a la gente”, dijo. “Todos queremos crecer y tener nuevas oportunidades”, agregó.

Esa frase sonó como una alusión elegante a las frustradas expectativas del gobierno argentino. E insistió: “Por eso, no debemos desperdiciar la posibilidad que propone ese acuerdo”.

Macri continuó haciendo un repaso de sus actividades de la jornada, en particular su reunión con un centenar de miembros de la central de empresarios (MEDEF).

“Hemos regresado a un mundo que nos recibe con los brazos abiertos. Esperemos que el afecto que une a nuestros dos países se puedan transformar en innumerables relaciones comerciales fructíferas”, concluyó.

Minutos después -diplomacia obliga- ambas parejas presidenciales partieron a cenar al mejor restaurant del mundo, “Guy Savoy”, ubicado en la Casa de la Moneda de París.

Hoy, Macri partirá de regreso de París a Buenos Aires y concluirá así su gira, que arrancó en Rusia con una reunión con Vladimir Putin y continuó en Davos, Suiza, en el Foro Económico Mundial, donde desplegó una amplia agenda con empresarios y mandatarios como la alemana Angela Merkel, el canadiense Justin Trudeau y la reina Máxima de Holanda.

Las dificultades que distinguió Francia

Otro modelo social

Europa y el Mercosur tienen profundas diferencias en lo que concierne a la protección de los trabajadores del sector agrícola

Diferencias ambientales

Varios países del Mercosur, como la Argentina, utilizan en la agricultura glifosatos y organismos genéticamente modificados, prohibidos en Francia y obstinadamente resistidos por la opinión pública

Más controles

Los productores agrícolas franceses están sometidos a reglas rigurosas de control y trazabilidad. El label "producido en Francia" es símbolo de calidad y respeto de las normas sanitarias y ambientales

Agrícola-ganadero

La Argentina solicita poder importar a la UE una cuota determinada de carne bovina que Francia considera nociva para su sector agrícola-ganadero

Carne bovina

Francia considera que los métodos de producción de la carne bovina en algunos países del Mercosur no son acordes con los estándares de este país

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.