Bromas y chicanas entre oficialistas y opositores en la previa de Fernández y Macri

Macri y Fernández hablarán en el evento organizado por el Grupo Clarín
Macri y Fernández hablarán en el evento organizado por el Grupo Clarín Fuente: Archivo
Jaime Rosemberg
(0)
22 de agosto de 2019  • 10:14

"Que linda fiesta democrática!" bromeaba Juan Curuchet, el presidente del Banco Provincia, en el salón de ingreso del Museo Malba, rodeado de figuras del oficialismo y la oposición. La descripción del dirigente macrista se ajustaba a la realidad: en la previa de la presencia de los candidatos presidenciales Alberto Fernández y Mauricio Macri, la edición número tres del seminario "Democracia y Desarrollo" que organiza el Grupo Clarín, contó con la presencia de primeras figuras del Gobierno, pero también de una oposición que ya siente el poder al alcance de la mano.

El diputado Felipe Solá fue de los primeros del Frente de Todos en llegar, pasadas las 8. Se le sumó, al rato, el exembajador Jorge Argüello, quien negó a LA NACION que se esté preparando para ser el canciller. "No hay nada de eso. Hay mucho hermetismo", bromeó, antes de perderse en la multitud. Matías Lammens, Victoria Donda y Sergio Bossio se sumaron al convite y se mostraron para las fotos, todos con sonrisas amplias. "Ojo, acá hay mucha gente que el año pasado no venía", bromeó Emilio Monzó, el presidente de la Cámara de Diputados, que intercambió unas palabras con Bossio, a quien conoce desde hace mucho. Martín Redrado, otro de los que se mostraron felices al entrar, se fue con la "cuasi certeza" de que formará parte del eventual gabinete después de que el propio Fernández lo confirmó durante la entrevista. "Por ahora soy solo Martín", dijo el extitular del Banco Central mientras enfilaba hacia la salida.

En el oficialismo había optimismo público, pero algo de desilusión por lo bajo. "Tenemos que generar una épica", les decía Miguel Pichetto a Graciela Fernández Meijide y Ricardo Gil Lavedra en una ronda fuera del auditorio. "Hay que dar la pelea, tenemos una oportunidad, hay que jugarla. Viene una elección en la que se va a ver el cómo: hasta ahora lo de Fernández fueron enunciados genéricos", dijo Pichetto a LA NACION. "El Presidente está recuperado anímicamente", completó. Cerca de él, el diputado cordobés Mario Negri tenía una posición parecida. "Hay gente que no votó", se repetía el funcionario porteño Franco Moccia, junto a Eduardo Amadeo, otro oficialista que dijo presente y se fue al terminar el discurso de Fernández.

Quedó la impresión de que Macri y Fernández acordaron no cruzarse. Fernández terminó a las 11.36 su presentación y se retiró cinco minutos más tarde, tal como había llegado: por la cochera y junto al gobernador Juan Manzur y su vocero, Juan Pablo Biondi. Poco antes de las 12, un sonriente Macri hacía su ingreso por la puerta principal.

La sala fue desalojada por motivos de seguridad entre ambas exposiciones, pero el auditorio se mantuvo -Marco Lavagna, Monzó, Negri, un poco más atrás el empresario Eduardo Elsztain y la extitular de Aerolíneas Isela Costantini, entre otros-, salvo por la comitiva de ministros y secretarios que llegó con Macri (Jorge Faurie, Carolina Stanley, Guillermo Dietrich, Dante Sica, Fernando de Andreis y su vocero Iván Pavlovsky), que no habían escuchado al candidato del Frente de Todos, al menos dentro del complejo cultural.

Cerca de las 13, Macri cerró su participación, que contuvo varias apelaciones a la expresidenta Cristina Kirchner. "Es obvio que la quiere hacer hablar, que aparezca en la cancha. ¿Pero Cristina lo va a hacer?", reflexionaba un veterano dirigente peronista, escéptico en cuanto a que la iniciativa del oficialismo prospere en los hechos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.