Mario Vargas Llosa: "Los países pueden elegir si quieren ser prósperos o pobres"

El escritor peruano dijo que ve mejor a la Argentina y que los problemas económicos "son los enormes sacrificios que se necesitan para dejar atrás el populismo"
El escritor peruano dijo que ve mejor a la Argentina y que los problemas económicos "son los enormes sacrificios que se necesitan para dejar atrás el populismo" Fuente: Archivo
Diego Cabot
(0)
25 de marzo de 2019  • 21:19

Hay personas que no temen que sus palabras caigan en la ciénaga de la grieta que transcurre la discusión en la Argentina. Mario Vargas Llosa , escritor peruano, Premio Nobel de Literatura, es uno de ellos. Ante unos pocos invitados a escucharlo no anduvo con vueltas. "En este momento, la humanidad tiene un privilegio que no tuvo nunca. Los países pueden elegir si quieren ser prósperos o elegir ser pobres. Y las recetas están ahí, probadas. Los países que reforzaron la propiedad privada, la empresa privada, el libre mercado y se abrieron al mundo han avanzado. Pero claro, también se puede elegir ser pobre", dijo en una charla organizada por la Universidad Siglo 21.

Fue uno de los momentos en que el escritor se refirió a América latina. "Ahí tenemos el horroroso caso de Venezuela ", agregó.

Pero fiel a su estilo, no esquivó las preguntas sobre la Argentina: "Hay que recordar que este país fue el primero de la región que logró erradicar el analfabetismo. Ahora nadie se acuerda pero se lo propuso y lo hizo. La pregunta es cómo pasó que la Argentina dejó de ser un país próspero. Y la respuesta es simple: eligió el camino de la pobreza. Esa posibilidad de optar no se dio nunca en la historia de la humanidad pero ahora es posible esa elección. Y este país eligió el camino de la pobreza". No dio fechas.

El capítulo argentino estuvo emparentado con varios momentos en los que se refirió al populismo. "Al país lo veo mejor, con problemas en la economía pero son los enormes sacrificios que se necesitan para dejar atrás el populismo. Es un trámite dificultoso y largo. Pasar esa temporada puede provocar cierto pesimismo en parte de la sociedad", agregó respecto de la situación de gran parte de país.

Fue, una vez más, duro con el populismo: "Este régimen siempre deja para el final los remedios. Y la sociedad no tiene por qué saber que los males de hoy son producto de las políticas del pasado".

Ahora bien, según su planteo, los gobiernos deben ser sinceros y concretos con la sociedad para dejar atrás a los profetas de los cambios inmediatos. "Salir del hundimiento en los que deja a los países el populismo exije sacrificio. Sólo políticos irresponsables pueden decirle a la sociedad que los países pueden levantarse después de estos regímenes sin esfuerzo", finalizó.

Para el final llegaron las preguntas sobre las nuevas conquistas y los cambios sociales: "Hay que distinguir los derechos de los excesos. Es muy justa la lucha de los homosexuales y los derechos que han conseguido. Fueron maltratados, humillados, perseguidos durante siglos, por lo tanto es muy bueno que eso suceda. Las mujeres piden que cese la discriminación que pesó y pesa sobre ellas. Es justo y debemos alegrarnos. Claro que en toda lucha hay excesos y lo que debemos hacer en combatir a esas minorías exageradas".

La charla siguió unos minutos. Se dio tiempo para describir a los políticos. "En América Latina, lpolítica no selecciona a los mejores entonces la ejercen los peores", concluyó. A su lado, callado, lo miraba el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich . Entonces el escritor peruano finalizó. "En la Argentina ha subido al poder una generación generosa, que quiere lo mejor para el país". Y entonces sí, final de la charla y decenas de fotos con el Premio Nobel.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.