"Es el segundo día más triste de mi vida", dijo Martín Soria tras la derrota

A Soria no le sirvió la campaña "anti-Macri"; una senadora del PJ lo acusó de "sectario y autoritario"
Laureana Fuentes
(0)
8 de abril de 2019  

SAN CARLOS DE BARILOCHE.- Con una abultada diferencia, el oficialismo dejó fuera de carrera al candidato a gobernador por el Frente para la Victoria (FPV), Martín Soria. Una sorpresa para muchos referentes del kirchnerismo local, que hasta último momento confiaban en un batacazo. La nacionalización de la campaña "anti (Mauricio) Macri" que eligió la oposición no sirvió para cosechar los votos necesarios.

La derrota abrió enseguida el debate en el interior del kirchnerismo. La senadora Silvina García Larraburu, del PJ rionegrino, aseveró que los resultados fueron "la consecuencia de un proyecto sectario, autoritario y carente de contenido".

La fórmula opositora de Soria, conformada junto a la senadora nacional Magdalena Odarda, no pudo alcanzar el apoyo necesario para quedarse con el poder provincial. Los primeros datos de las mesas escrutadas fueron un gran cachetazo. Es que apenas comenzó el recuento de votos se vio la gran diferencia entre las tres principales fuerzas, con una clara diferencia que dejaba sin chances las esperanzas del kirchnerismo rionegrino.

"Lamento que no pudimos conseguir el cambio y la transformación que Río Negro se merece", dijo Soria al reconocer la derrota. "Es el segundo día más triste de mi vida", agregó, en alusión a la muerte de su padre, Carlos Soria, en 2016, pocos días después de asumir la gobernación, con Alberto Weretilneck como vice.

Los números registrados al cierre de esta edición marcaban un claro triunfo oficialista por más de 15 puntos para la fórmula conformada por Arabela Carreras y Alejandro Palmieri, luego de que la Corte dejó fuera de competencia al gobernador Weretilneck.

Las cuentas de la oposición en las horas previas eran numerosas. Entre los factores que entendían que podían favorecerlos figuraba, principalmente, la gran diferencia que lograrían en General Roca, la segunda ciudad en cantidad de electores (más de 78.000), un tradicional nicho de la familia Soria. Allí, Martín Soria es el actual intendente. Además, contaban con que la nacionalización de la campaña "anti (Mauricio) Macri" acarreara suficientes votos. Y que la composición junto a Odarda sumara algunas mesas en Viedma y San Carlos de Bariloche.

Pero no hubo suficiente apoyo. A nivel nacional, y como ya se había anticipado, la elección tendrá cierta influencia de cara a los comicios de octubre, ya que si bien Soria buscó despegarse de la figura de Cristina Kirchner en los días previos, el gobierno nacional lo leerá como una derrota de su adversaria.

Como la mayoría de los candidatos, Soria se acercó a votar por la mañana cerca de las 11 en la Escuela Nº 253 de General Roca, donde se mostró tranquilo y confiado. "Hoy es un día histórico para los rionegrinos y creo que a la tarde festejamos. De lo contrario, festejan Macri y sus socios", sentenció. Reiteró sus quejas por el aporte de "subsidios" desde el oficialismo y advirtió que con cheques "quieren torcer la voluntad, es muy triste todo".

El candidato compartió al mediodía un asado junto a su familia y por la tarde el círculo se mantuvo muy cerrado a la prensa. En San Carlos de Bariloche, pasadas las 20, los dirigentes locales admitieron la derrota y felicitaron a Carreras. En diálogo con LA NACION, el principal candidato a legislador por representación poblacional del FPV, Ramón Chiocconi, expresó: "Evidentemente hay una tendencia que no nos favorece, pero de ninguna manera voy a ser derrotista, hubo un proceso muy rico de sumar voluntades, de generar un proyecto político amplio, la política no empieza y termina con una elección". Y la exintendenta María Eugenia Martini, también candidata a legisladora y de gran vínculo con Soria, apuntó a la desigualdad de recursos frente a la estructura oficialista.

Luego del regreso a la democracia, en Río Negro el peronismo ha llevado las de perder a excepción de 2011, cuando Carlos Soria pudo acceder a la gobernación con la unidad de diversos sectores, aunque por muy poco tiempo. Apenas algunos días después de asumir fue asesinado por su mujer y reemplazado por Weretilneck, que venía del Frente Grande.

En otro sector del peronismo rionegrino se ubica hoy el senador Miguel Ángel Pichetto, quien en esta elección -alejado de Soria- se mantuvo prácticamente al margen. Una actitud duramente criticada en las filas del kirchnerismo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.