Medios y poder. Alberto Fernández advirtió que "reformulará" la distribución de la pauta publicitaria

"No queremos avisos pagos con dinero de todos para que elogien las bondades del gobierno de turno", dijo el Presidente
"No queremos avisos pagos con dinero de todos para que elogien las bondades del gobierno de turno", dijo el Presidente Crédito: Charly Diaz Azcue / Comunicación Senado
(0)
10 de diciembre de 2019  • 15:56

A pesar de que no constituye uno de los temas prioritarios de la economía argentina ni forma parte de la agenda social, la política de medios de comunicación tuvo un fuerte protagonismo en el primer discurso de Alberto Fernández. Ante la Asamblea Legislativa, aseguró que habrá una "reformulación" del manejo de la pauta publicitaria oficial, anunció que convocará en las próximas semanas a los principales medios y adelantó que los contenidos que se difundirán tendrán a partir de ahora un contenido pedagógico.

"Queremos una prensa independiente del poder e independiente de los recursos que la atan al poder. Queremos que, en lugar de hacer propaganda, contribuyan a mejorar el proceso de aprendizaje de nuestros jóvenes", dijo Fernández. Y explicó que el cambio apunta a que "la matemática, la historia, la literatura, la física y las ciencias de nuestras currículas escolares puedan ser enseñadas de modo más eficaz y creativo, a través de contenidos que sean desarrollados y diseminados por la pauta publicitaria que se pone en marcha con los recursos del Estado".

El Presidente también fue crítico de la política de Mauricio Macri con respecto a los recursos que el Estado inyecta en los medios y remarcó que durante la anterior gestión se desembolsaron $9000 millones en la pauta oficial. Pero el kirchnerismo fue el que más hizo crecer esa cuenta. Según un trabajo académico publicado por el periodista José Crettaz, en 2003 el gasto en publicidad oficial alcanzaba unos 15 millones de dólares y al terminar el mandato de Néstor Kirchner, superaba los 104 millones.

"Es un despropósito de propaganda estatal, en un país con hambre de pan y hambre de conocimientos. Queremos una prensa independiente del poder e independiente de los recursos que la atan al poder", insistió el mandatario. "No vamos a recortar esta cifra inmensa en su totalidad, porque afectaría el movimiento empresarial de nuestros medios periodísticos. Pero sí vamos a reorientarla", agregó.

Fernández puso en debate, así, la cuestión de la distribución de la pauta publicitaria, un tema que generó fuertes polémicas durante los doce años de gobierno del kirchnerismo.

En la primera etapa, durante la gestión de Néstor Kirchner, el propio Fernández -entonces jefe de Gabinete- fue cuestionado por el supuesto reparto discrecional de la publicidad oficial, lo que motivó sendas demandas judiciales por parte de la editorial Perfil y del diario Río Negro, que habían sido excluidos de la pauta oficial. La cuestión escaló y la Corte Suprema ordenó al Estado "no manipular la publicidad, dándola y retirándola a algunos medios en base a criterios discriminatorios".

El Presidente adelantó ayer que en las próximas semanas serán convocados los referentes de los principales medios del país "para que se sumen, con su talento, a esta propuesta y se comprometan, junto a docentes, científicos, pedagogos y expertos en educación, bajo la consigna de mejorar la calidad educativa".

Sobre el final del discurso, aseguró que "no habrá pauta del Estado para financiar programas individuales de periodistas", lo que desencadenó un aplauso cerrado entre muchos presentes en el recinto.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.