Muchos nombres de peso entre los que dejarán el Congreso

El oficialismo pierde a Pinedo, Massot y Monzó; la oposición, a Bossio y Fuentes
El oficialismo pierde a Pinedo, Massot y Monzó; la oposición, a Bossio y Fuentes Fuente: LA NACION - Crédito: Enrique Villegas
Gustavo Ybarra
(0)
24 de junio de 2019  

Es un fenómeno que se repite cada dos años y que ya forma parte del folclore del día después de los frenéticos cierres de listas. Es la nómina de legisladores que a fin de año deberán abandonar el Congreso.

A la hora de tachar, la lapicera no respeta trayectorias ni partidos políticos y no todos los casos hablan de castigos, sino que también hay muchos que dejarán sus bancas por una apuesta más fuerte en sus provincias.

En la lista entran nombres como los de los oficialistas Federico Pinedo, Emilio Monzó y Nicolás Massot y kirchneristas de nota como Marcelo Fuentes, jefe del bloque del FPV en el Senado.

Sin embargo, el caso más emblemático de este turno electoral es el de Miguel Pichetto (Río Negro). Peronista histórico, presidente récord del bloque PJ del Senado por 16 años, dio un giro de 180 grados al convertirse en compañero de fórmula de Mauricio Macri.

Pichetto ingresó con la primera camada de senadores elegidos por el voto popular y en diciembre próximo interrumpirá 18 años seguidos (tres mandatos) en el Senado, cámara a la que podría volver por la voluntad popular, pero ya como su nuevo presidente y sucesor de Gabriela Michetti.

Otro que dejará el Senado es Federico Pinedo (Capital). Es desde la asunción de Macri presidente provisional y, por lo tanto, segundo en la línea sucesoria presidencial. Pero ese lugar relevante no le alcanzó para buscar retener la banca, que ocupa desde 2015, cuando reemplazó a Diego Santilli. Con él se irá el interlocutor oficialista que construyó junto a Pichetto la gobernabilidad del macrismo.

Otro líder legislativo que se irá en diciembre es Marcelo Fuentes (Neuquén), el más antiguo de los senadores kirchneristas que ocupan una banca. Lealtad a prueba de balas, propietario de una verba encendida propia de asamblea universitaria y un carisma y una simpatía en el trato personal que no traslucen sus encendidos discursos, terminará su segundo mandato al frente del bloque del FPV, que integra Cristina Kirchner, y podrá volver a lo que más le gusta: la pesca en los lagos de su querida Villa La Angostura.

El pacto de gobernabilidad en el Senado perderá a otro de sus protagonistas. El salteño Rodolfo Urtubey dejará la Cámara a fin de año y acéfala la presidencia de la Comisión de Acuerdos, uno de los sitiales más deseados.

Diputados

En la Cámara de Diputados los nombres más resonantes que terminan su mandato corresponden al oficialismo, donde las sucesivas crisis políticas de Cambiemos dejaron heridos a lo largo del camino.

La más notable baja por esas pujas intestinas es la de Emilio Monzó. El presidente de la Cámara baja anunció hace más de un año que no renovaría su banca, molesto por haber sido desplazado de la mesa de discusión política por el círculo más íntimo de Macri.

Reivindicar "la rosca" se convirtió en su lema de rebeldía y de rechazo al desprecio por la política que le adjudica al macrismo más rancio. Tras haberse especulado que lo esperaba una embajada, en los últimos tiempos su futuro viró al de consultor político.

Al mismo grupo de "castigados" de Cambiemos pertenece Nicolás Massot (Córdoba). Presidente del bloque Pro de diputados, decidió seguir los pasos de Monzó, su líder político, y anunció que a partir del año próximo hará una beca en el exterior. Se caracterizó por mantener encendidos cruces verbales con los diputados kirchneristas, que no perdieron oportunidad de recordarle la relación de su familia con la última dictadura militar. Otro que no seguirá en la Cámara baja será Daniel Lipovetzky (Pro-Buenos Aires), uno de los diputados más activos del oficialismo a la hora de empujar y argumentar a favor de la legalización del aborto. Tampoco seguirá Diego Bossio, uno de los referentes del massismo que aspiraban a un lugar preponderante en las listas. El acuerdo con el kirchnerismo lo relegó. La nómina podría incrementarse con diputados que aspiran a renovar, pero que no tienen asegurado su regreso, como el caso de la exmassista Graciela Camaño, candidata del espacio que encabeza Roberto Lavagna, y del kirchnerista Rodolfo Tailhade.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.