Odebrecht. La OA y la UIF pidieron que vayan a juicio oral por sobornos Julio De Vido y los empresarios Aldo Roggio, Tito Biagini y Carlos Wagner

La causa investiga presuntos sobornos y una administración fraudulenta en el marco de la construcción de dos grandes obras públicas de Aysa
La causa investiga presuntos sobornos y una administración fraudulenta en el marco de la construcción de dos grandes obras públicas de Aysa Fuente: LA NACION - Crédito: Enrique García Medina
Paz Rodríguez Niell
(0)
8 de junio de 2020  • 12:36

La Oficina Anticorrupción (OA) y la Unidad de Información Financiera (UIF), organismos del Poder Ejecutivo, pidieron hoy la elevación a juicio del expediente del caso Odebrecht que investiga presuntos sobornos en dos grandes obras de AySA; una causa en la que están procesados el exministro Julio De Vido, los exsecretarios José López y Roberto Baratta, y los empresarios Tito Biagini, Aldo Benito Roggio y Carlos Wagner, entre otros funcionarios y hombres de negocios.

La investigación, que estuvo a cargo del juez federal Sebastián Casanello, consideró probado que funcionarios del kirchnerismo cometieron el delito de "administración fraudulenta" y, en un segundo tramo de la investigación, que el móvil de ese fraude al Estado fueron sobornos pagados por empresarios.

Con los procesamientos confirmados por la Cámara Federal, el juez dio por cerrada la investigación. Ahora es el momento procesal para que las partes pidan -o no- la elevación a juicio del caso. La OA, dirigida por Félix Crous, y la UIF, cuyo titular el Carlos Cruz, se pronunciaron hoy por el avance del expediente hacia la instancia del juicio. Sus escritos, según informaron fuentes de la causa, conservaron la línea que venían siguiendo ambos organismos desde antes del cambio de gobierno.

La causa investiga el procedimiento para la construcción de dos grandes obras públicas: la planta potabilizadora de agua de Paraná de las Palmas, en Tigre, y la planta depuradora del Bicentenario, en Berazategui. En la primera, la licitación la ganó una unión transitoria de empresas (UTE) formada por la brasileña Odebrecht y las firmas locales Benito Roggio e Hijos, Supercemento SAIC y José Cartellone Construcciones Civiles SA (Biagini). En la segunda, la brasileña Camargo Correa con Esuco SA (Wagner).

Carlos Wagner, empresario y expresidente de la Cámara Argentina de la Construcción
Carlos Wagner, empresario y expresidente de la Cámara Argentina de la Construcción Fuente: Archivo

La primera tanda de procesamientos, por administración fraudulenta, alcanzó a los responsables de AySA y a los empresarios que ganaron las licitaciones e hicieron las obras, incluidos Roggio, Wagner y Biagini.

En cuanto a los presuntos sobornos, la lista de los procesados como autores del delito de cohecho pasivo (haber cobrado coimas) incluyó a De Vido, López y Baratta; a Carlos Ben, que era el director de AySA cuando se firmaron los contratos cuestionados, y Raúl Biancuzzo, que también fue directivo de la empresa de aguas. Biancuzzo y Ben están procesados además por administración fraudulenta. Wagner, Roggio y Biaggini están procesados como partícipes necesarios de la administración fraudulenta y autores de un supuesto cohecho activo.

También está procesado el empresario Jorge "Corcho" Rodríguez, acusado de haber sido intermediario de los presuntos sobornos y procesado como partícipe secundario de cohecho pasivo.

Si el expediente sigue su curso -tal como lo pidieron ya la OA y la UIF- todos ellos integrarán la lista de los acusados que enfrentarán un tribunal oral.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.