Para Repsol, la confiscación se debe a Vaca Muerta

Creen que el potencial de ese yacimiento es la clave
Diego Cabot
(0)
23 de abril de 2012  

MADRID.- Nadie le va a sacar de la cabeza al presidente de Repsol, Antonio Brufau, que uno de los grandes motivos de la confiscación de las acciones de la compañía en YPF es la ambición. El ejecutivo español cree que fue el tesoro que se esconde en el yacimiento Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén, uno de los grandes hechos que llevaron a la presidenta Cristina Kirchner a estatizar la compañía.

"El problema de todo esto es que se ha muerto esa vaca. Si no, todo estaría igual", dijo a LA NACION, con tono de humorada un taxista rumbo a La Moncloa, no bien percibió que su pasajero era argentino.

La discusión sobre la verdad o no de los tesoros hidrocarburíferos que esconde Vaca Muerta han ganado la calle y surgen inmediatamente si se habla de la estatización. En Repsol colocan en uno de los primeros lugares al asunto cada vez que se pregunta sobre los últimos hechos en la Argentina. Fue el propio Brufau el que dijo que "sin dudas" los motivos de la confiscación están en ese yacimiento, y destacó que la Presidenta dedicó "más de la mitad" del discurso a hablar sobre esa zona petrolera.

Ahora bien, ¿qué es ese yacimiento que, según Brufau, motivó la confiscación?

La historia se remonta a mayo del año pasado, cuando YPF anunció que había encontrado petróleo no convencional en esta zona de la provincia de Neuquén, cercana al límite con Chile.

La riqueza del yacimiento era una incógnita. Pocos días después, un estudio del Departamento de Energía de Estados Unidos, que contrató a la consultora Advanced Resources International, ubicó a la Argentina como el tercer país del mundo con recursos potenciales de gas no convencional, detrás de China y muy cerca de Estados Unidos.

Claro que, como se dice, son yacimientos no convencionales que requieren otro tipo de tecnología y, por supuesto, una inversión mucho mayor.

Antecedentes

Desde hace unos años, sobre todo en Estados Unidos, se empezó a experimentar con perforaciones horizontales que permiten llegar a formaciones rocosas antes inaccesibles. Los pozos tradicionales siempre tuvieron perforaciones verticales que buscaban reservorios en la llamada roca almacén. De allí, como si fuese una bombilla, llevaban a la superficie el hidrocarburo en forma vertical.

Pero ese petróleo almacenado no era generado en ese lugar, sino más abajo, en la denominada roca madre. Dadas ciertas condiciones de presión y de calor que haya tenido esa formación rocosa, puede darse el caso de que haya quedado petróleo o gas entre las rocas y que nunca haya llegado a los almacenes .

Ahora se hace una perforación vertical hasta la roca madre y luego se continúa en forma horizontal. Una vez completada esta etapa, o a través de fracturas hidráulicas, se rompe la formación rocosa, se coloca arena y fluye el hidrocarburo.

Según evaluaciones de la auditora Ryder Scott, los recursos y las reservas en Vaca Muerta, en un área ya estudiada de unos 8071 kilómetros cuadrados, ascienden a 22.807 millones de barriles equivalentes, una cifra que convertiría a la Argentina en uno de los grandes productores de hidrocarburos no convencionales del mundo.

Sin embargo, el nivel de inversión que requieren estos pozos es altísimo. En Repsol confirmaron a LA NACION que la puesta en valor del yacimiento demandará una inversión del orden de los US$ 20.000 millones por año y que la ventana entre el tiempo que pasa hasta que el yacimiento está totalmente en producción es de cuatro a cinco años.

¿Podrá el Gobierno soportar semejante inversión? En Repsol creen que no. Que efectivamente deberá buscar socios que le aporten dos elementos fundamentales: dinero y tecnología.

A la hora de encontrar posibles socios, un experto en petróleo que conoce el yacimiento dijo que los candidatos son dos. Por un lado, está la norteamericana Exxon, que funciona en la Argentina con el nombre Esso. Si bien la empresa vendió parte de sus activos a Pan American Energy, la empresa de los Bulgheroni, que está asociada a la china Cnooc, mantiene algunas inversiones en yacimientos no convencionales. "Ellos tienen el dinero y la tecnología", dicen cerca de Repsol.

La otra opción es recurrir a las petroleras estatales chinas que tienen el dinero en metálico, como gustan decir los españoles, y también la tecnología.

Amenaza de juicios

Repsol, por su parte, amenaza con llevar a juicio a quien se asocie con la YPF confiscada. En su lógica, consideran que el Estado argentino se apropió en forma ilegal de su empresa y, por lo tanto, a cualquier compañía con la que se asocie le cabría la figura de cómplice.

En la sede central de la empresa española confían que este argumento alcanzará para disuadir a la mayoría de las petroleras de los países occidentales de avanzar en un acuerdo de asociación con el Estado argentino en YPF.

Pero está claro que si efectivamente Vaca Muerta es un tesoro negro, como se cree, es muy posible que se imponga el poder del dinero por encima de las valoraciones morales sobre la propiedad del yacimiento neuquino.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.