Piden indagar a Báez por el presunto pago de coimas para una obra de US$ 60 millones

El fiscal Campagnoli sospecha que el kirchnerista Roberto Porcaro cobró un millón de dólares para influir en la concesión del puerto de Quequén
Hernán Cappiello
(0)
27 de agosto de 2013  

Un fiscal promovió una investigación penal contra el empresario Lázaro Báez y pidió su declaración indagatoria al sospechar que pagó un millón de dólares al dirigente kirchnerista de Necochea Roberto Florencio Porcaro, el 14 de febrero de 2013, por su intervención para que la entidad que administra el puerto de Quequén le adjudique en forma directa a un consorcio de empresas privadas la construcción de una terminal de granos por 60.000.000 de dólares y su explotación por 35 años, prorrogables por diez más.

El fiscal que impulsó la acción es José María Campagnoli, a partir del hallazgo de una transferencia de un millón de dólares en bonos desde la cuenta de Jorge Chueco y Néstor Marcelo Ramos, representantes de Helvetic Services Group SA, supuestamente ligada a Báez, a la cuenta 695/1251, de Porcaro y su esposa, Patricia Sirvente.

Este contrato fue atribuido a la influencia de Porcaro sobre José Luis De Gregorio, presidente y representante del Poder Ejecutivo bonaerense en el ente administrador del puerto de Quequén.

El fiscal dio por probado que el 16 de abril de 2012 Porcaro, De Gregorio y Carlos Honorio Mocorrea, presidente de Financial Net SA, la financiera mediante la cual se efectuó el pago, viajaron juntos a Estados Unidos y regresaron juntos ocho días más tarde. Así lo señala la investigación de Campagnoli, a la que accedió LA NACION.

El matrimonio Porcaro-Sirvente negó haber recibido ese dinero y tener una cuenta en dólares.

Campagnoli ya le había pedido a la jueza María Gabriela Lanz que indague a Báez por extorsión. Lo acusa de haber presionado a Federico Elaskar para quedarse con la financiera SGI, conocida como "La Rosadita", de Madero Center, por donde habían sido enviados unos 50 millones de euros al exterior.

Campagnoli reconstruyó una red de empresas supuestamente armada para Báez, que tenía como cabeza a Helvetic Group, de Suiza, que -dijo- lavaron plata. Pero Campagnoli sostuvo que esos 50 millones de euros regresaron al país, blanqueados mediante la compra de bonos del Estado argentino. Volvieron en forma de nueve depósitos provenientes del sistema Euroclear, que se acreditaron en la cuenta Helvetic Services Group como comitente de Financial Net SA, para ser luego transferidos a tres cuentas de la firma financiera, cuyos números son 695/999999, 695/1001 y 695/3.

En un solo caso la cuenta receptora no es ninguna de las tres atribuidas a Financial Net. Se trata del depósito que, según Campagnoli, recibió Porcaro. "No puede existir duda alguna de que a la cuenta del citado matrimonio se transfirieron, el 27 de diciembre del año pasado, 1.000.000 de dólares en Bonar VII provenientes de la cuenta 695/1255, abierta por Jorge Chueco y Néstor Marcelo Ramos en representación de Helvetic Services Group", escribió el fiscal. Chueco es un abogado allegado a Báez y Ramos aparece en sociedades que se atribuyen al empresario en Europa.

Para el fiscal, la desmentida de Porcaro y su mujer sobre la existencia del depósito no hace más que confirmar "la existencia de actividades delictivas -concretamente, de corrupción en la función pública- que han comenzado a hacerse visibles con el conocimiento de los movimientos de valores entre todas estas personas. También explican la perplejidad que parece haber embargado a los involucrados, al punto de llevarlos a negar los hechos al límite de lo absurdo".

La fiscalía además revisó los registros de Migraciones y estableció que Porcaro, señalado como gestor de este negocio en complicidad con De Gregorio, viajaron a Panamá en 2011 y 2012, "como los individuos que actúan a las órdenes de Lázaro Báez".

El 16 de abril de 2012, el funcionario que debía aprobar el negocio -De Gregorio- y "el influyente que lo impulsó y se ocupó de cobrar la moneda de la corrupción" -Porcaro- viajaron juntos a Estados Unidos, dijo el fiscal, y agregó a ese vuelo al presidente de la sociedad que transfirió el dinero de Estados Unidos, Carlos Honorio Mocorrea, presidente de Financial Net SA y representante de esa entidad en el consorcio Sitio 0 de Quequén SA. Los tres salieron en el mismo avión hacia Estados Unidos.

"Mocorrea, Porcaro y De Gregorio volvieron a la Argentina el 20 de abril de 2012, esta vez bien juntos y codo a codo en sus asientos, seguramente conformes con el negocio en ciernes de 60.000.000 de dólares y jugosas comisiones", escribió Campagnoli.

Relaciones peligrosas

La acusación liga al empresario con el dirigente oficialista

  • Lázaro Báez

    Empresario


    Está investigado por lavado de dinero y extorsión. El fiscal lo acusa de enviar 50 millones de euros al exterior y de reingresarlos mediante bonos. Un millón de dólares fue transferido a Porcaro, dijo el fiscal
  • Roberto Porcaro

    Dirigente kirchnerista


    Es un operador ultrakirchnerista. El fiscal lo acusó de cobrar US$ 1 millón para influir sobre Luis de Gregorio y conceder la construcción y concesión de obras portuarias en Quequén por US$ 60 millones
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.