Por diferencias con Peña, Massot tampoco buscará renovar su banca

Massot marcó diferencias con Peña
Massot marcó diferencias con Peña Fuente: Archivo
En línea con Monzó, toma distancia de la estrategia electoral
Laura Serra
(0)
28 de febrero de 2019  

Emilio Monzó no se irá solo de la Cámara de Diputados; con él se marchará su hombre de máxima confianza y amigo personal, Nicolás Massot, el jefe de bloque de los diputados de Pro. Como Monzó, Massot no está de acuerdo con la estrategia electoral del Gobierno y así se lo comunicó al presidente Mauricio Macri hace unos días. Su salida se producirá en diciembre próximo, cuando venza su mandato.

Lo que no está definido aún es cuándo Monzó abandonará la presidencia de la Cámara de Diputados; él pretende irse cuanto antes para instalarse como embajador argentino en España. Sin embargo, durante el reciente viaje que compartieron a la India y a Vietnam, el Presidente casi no habló con Monzó, menos aún sobre este tema. Ergo, por ahora permanecerá al frente de la Cámara baja hasta el 10 de diciembre próximo.

"Es evidente que no convence en el Gobierno la salida anticipada de Emilio", es el comentario que se escucha en los despachos macristas.

Ni Monzó ni Massot están de acuerdo con la estrategia electoral que lleva adelante el jefe de Gabinete, Marcos Peña, ni su asesor de imagen, Jaime Durán Barba. Coinciden en que su apuesta a polarizar con Cristina Kirchner y a fomentar la llamada "grieta" entre el macrismo y el Frente para la Victoria no conducirá a atraer el voto desencantado con el Gobierno, sino que, por el contrario, podría tener un efecto bumerán que terminaría por perjudicar la candidatura del presidente Macri.

A su juicio, el Gobierno y el Presidente deberían apuntar a la construcción de un acuerdo político electoral con sectores del peronismo no kirchnerista para garantizar la gobernabilidad en un eventual segundo mandato de Macri. Sostienen que, aun con un triunfo en las urnas, el Presidente mantendría su situación de vulnerabilidad tanto política como económica, por lo que, a su juicio, es necesario tejer antes o después de las elecciones un acuerdo de gobernabilidad con sectores moderados de la oposición.

La prédica de Monzó no tuvo demasiado eco en el Gobierno ni dentro de la coalición Cambiemos; además de Peña, una de sus principales detractoras es Elisa Carrió, líder de la Coalición Cívica, que no asistió a la sesión de diciembre pasado en la que fue reelegido presidente del cuerpo. Solo e incapaz de cambiar nada, Monzó anunció su retiro anticipado. Resta saber cuándo: abril o diciembre.

Massot, solidario con él, tampoco renovará su banca como diputado nacional. Afirma que no le corresponde ese cargo cuando no se siente cómodo con el curso político que toma el Gobierno. Además, no le atrae el Congreso que viene: sostiene que, gane quien gane, habrá una mayor crispación y una menor productividad legislativa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.