Ataque a Yadón y Olivares: la identidad del principal sospechoso, sus deudas y sus armas

Juan Jesús Fernández es el presunto asesino
Juan Jesús Fernández es el presunto asesino
Hugo Alconada Mon
(0)
9 de mayo de 2019  • 15:12

El presunto autor del ataque a tiros en el que murió el funcionario Miguel Marcelo Yadón y el diputado nacional Héctor Olivares resultó gravemente herido se llama Juan Jesús Fernández, según informaron fuentes del caso.

Fernández es el dueño del automóvil Volkswagen Vento gris que se ve en el video que registró los hechos.

Detención del principal sospechoso del ataque en Congreso - Fuente: Somos Concepción del Uruguay

01:28
Video

Según las fuentes, Fernández tuvo cuatro armas registradas en la Agencia Nacional de Materiales Controlados ( Anmac) pero las había dado de baja. Sólo una seguía a su nombre, una Bersa 22. Testigos indicaron que se encontraba en estado de ebriedad al momento de dejar el vehículo en un estacionamiento de la zona.

El hombre, que estaba acompañado por su hijo al momento de efectuar los disparos, no tiene antecedentes penales.

El video del ataque a Olivares y Yadón

03:00
Video

Una de las armas registradas con permiso vencido era una pistola calibre .40, el mismo de la que utilizaron para atacar hoy al diputado nacional y al coordinador de Obras en el Fondo Fiduciario del Transporte Eléctrico Federal.

El nombre de Juan Jesús Fernández, un monotributista de 42 años que hasta el año 2006 figuró como "legítimo usuario" de armas de fuego y que vive en la avenida Belgrano de la ciudad de Buenos Aires, aparece al rastrear la patente del vehículo incriminado en el ataque.

Fernández vivió antes en Rosario, provincia de Santa Fe, y en dos localidades de la provincia de Santa Cruz: Puerto San Julián y Caleta Olivia, según los registros oficiales y privados que analizó LA NACION, como así también datos aportados por fuentes gubernamentales.

Allanamiento en el domicilio del dueño del vehículo en la Avenida Belgrano 1735
Allanamiento en el domicilio del dueño del vehículo en la Avenida Belgrano 1735 Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

En su domicilio de la avenida Belgrano también aparecen registrados su esposa, María del Carmen Cano Carmona, de 44 años, y su hijo, Juan Jesús Fernández Cano, de 19 años, quienes no figuran en los legajos de la actual Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac, ex Registro Nacional de Armas o Renar).

Su situación patrimonial, más allá del Volkswagen Vento que aparece en la filmación que ahora analizan los investigadores, Fernández no registra movimientos bancarios o financieros llamativos en el mercado formal. Acumula una deuda total de $ 64.000 que afronta en compromisos mensuales de $ 8413 por mes repartidos en diez líneas crediticias distintas, aunque en los últimos meses figura con cierto retraso para afrontar esos pagos. Eso lo llevó a figurar en la actualidad en el llamado "nivel 3" del informe central de deudores del Banco Central (BCRA). Es decir, un deudor "con problemas" o "nivel medio".

Su esposa se encuentra en el mismo "nivel 3" crediticio, sin empleo formal en relación de dependencia, ni aportes patronales durante los últimos años. Incluso como monotributista se dio de baja en 2007, año en que también quedó fuera de la obra social del Personal de la Construcción.

Juan Jesús Fernández es el presunto asesino
Juan Jesús Fernández es el presunto asesino

En el sector laboral, Fernández figura inscripto en el sector de servicios. En particular, vinculado a actividades servicio de preparación y expendio de comidas y bebidas, mientras que en el pasado trabajo en el área de turismo y contó con cobertura de la obra social de ese ramo entre 2001 y 2004, en tanto que dos años después, en 2006, venció su credencial como "legítimo usuario" para armas y el Renar procedió a bloquearlo.

Inscripto como monotributista, Fernández paga de manera voluntaria y desde hace años la cobertura de la obra social de la Federación de Cámaras y Centros Comerciales Zonales de la República Argentina (Fedecámaras) para él y su pareja.

Por su parte, los investigadores sospechan que su hijo de 19 años, también llamado Juan Jesús, podría ser quien aparece en la filmación del atentado como el muchacho que sale del auto y se aleja caminando. En su caso, no figura con deudas, ni con empleo formal en los registros oficiales disponibles, como así tampoco consta inscripción alguna ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Los investigadores policiales pusieron el foco también sobre una de las hijas de Fernández, quien habría ayudado en la fuga que su padre inició luego del ataque. Otro familiar de Fernández, su cuñado Rafael de la Santísima Trinidad Cano Carmona, fue atrapado en la tarde de ayer. Los investigadores lo consideran sospechoso de dar cobertura al atacante y llegaron a él por ser uno de los titulares de una célula azul del vehículo secuestrado en un garaje de Congreso.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.