Reacción de diplomáticos: le responden al Gobierno y aclaran que sus jubilaciones "no son de privilegio"

El gremio del servicio exterior indicó que el rubro tiene requisitos más exigentes que otros para acceder a los haberes previsionales; pidieron una reunión con Solá
El gremio del servicio exterior indicó que el rubro tiene requisitos más exigentes que otros para acceder a los haberes previsionales; pidieron una reunión con Solá
Alan Soria Guadalupe
(0)
23 de diciembre de 2019  • 12:03

En respuesta a la intención del Gobierno de modificar el régimen de jubilaciones del cuerpo diplomático, entre otros sectores en la mira, los empleados del Servicio Exterior de la Nación (SEN) aclararon que sus haberes previsionales no están incluidos en un "régimen de privilegio", como dijo el presidente Alberto Fernández, sino que se trata de uno de "carácter específico".

En una reacción corporativa, desde la Asociación Profesional del Servicio Exterior de la Nación (Apsen), indicaron a LA NACIÓN que el régimen jubilatorio de los diplomáticos fue "adoptado por las particularidades propias de la carrera, que exige a los funcionarios dedicación exclusiva y permanentes traslados desde y hacia la República, con limitaciones serias al trabajo de los cónyuges".

El mensaje del sindicato de los diplomáticos estuvo motivado por la orden del Presidente de prorrogar las sesiones extraordinarias en el Congreso con el objetivo, según dijo, de "terminar con las jubilaciones de privilegio", entre las que mencionó las del Poder Judicial y las del cuerpo diplomático.

Por eso, el organismo buscará mantener en los próximos días una reunión con el canciller Felipe Solá para "intercambiar ideas" y "transmitir la mirada" de los diplomáticos sobre los planes del oficialismo.

Según la explicación desde el Apsen, el servicio exterior tiene requisitos más exigentes que otros regímenes para acceder a una jubilación.

"El funcionario del SEN aporta en promedio 42 años (si se jubila como Embajador) o 38 años (si se jubila como Ministro) al sistema previsional y no puede jubilarse antes de los 65 años de edad. En las categorías superiores, puede hacerlo hasta los 67 o los 70 años", explicaron.

Además, señalaron que "a diferencia de otros regímenes", los diplomáticos " se encuentran sujetos al impuesto a las ganancias -el Poder Judicial no lo está- y deben realizar "un aporte al sistema del 11% de sus haberes brutos, sin tope".

Según establece la ley 22.731, que instituyó el régimen jubilatorio del Servicio Exterior, todos los diplomáticos podrán jubilarse a partir de los 65 años, sea cual fuere su género.

Asimismo, indicó el Apsen, el cónyuge y las personas a cargo del diplomático "no pueden, en general, desempeñar tareas remuneradas en el país donde estuvieran destinados".

"Además, por las regulares mudanzas propias de la actividad diplomática, el cónyuge tiene escasas posibilidades de desarrollo profesional o laboral constante en la República Argentina, por lo que se ve impedido de realizar aportes habituales al sistema previsional nacional y, por ende, a percibir una jubilación en el futuro", indicaron.

La legislación establece, además, que los jubilados del servicio exterior percibirán haberes equivalentes al "85% de la remuneración total asignada a la categoría de mayor jerarquía desempeñada".

Al igual que los diplomáticos, el Poder Judicial también prepara una respuesta corporativa en caso de que el oficialismo avance con su plan de modificar los régimenes jubilatorios en el marco de la emergencia económica.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.