"Recibimos una provincia quebrada", dijo Vidal al asumir

La primera gobernadora bonaerense trazó sus prioridades y se comprometió a dar respuestas al problema de la inseguridad; Macri y Scioli asistieron a la jura
María José Lucesole
Ramiro Sagasti
(0)
11 de diciembre de 2015  

Emocionada, María Eugenia Vidal recibió el bastón de mando que le entregó Scioli; a su lado, el presidente Macri
Emocionada, María Eugenia Vidal recibió el bastón de mando que le entregó Scioli; a su lado, el presidente Macri Crédito: Prensa Gobernación

LA PLATA.- Por primera vez, una mujer asumió la gobernación de la provincia de Buenos Aires: María Eugenia Vidal juró ayer, acompañada por el presidente Mauricio Macri. "No voy a hacerme la superpoderosa. Nos duele el abandono que sufre la provincia. Recibimos una provincia quebrada", remarcó en su discurso.

El mandatario saliente, Daniel Scioli, participó de la ceremonia, de pie al lado de Macri, en un gesto de convivencia institucional. Scioli no sólo le entregó los atributos de mando a su sucesora. También le deseó "mucha, mucha suerte".

Vidal llegó con su esposo, Ramiro Tagliaferro, y sus tres hijos menores. En la primera fila fue aplaudida por sus futuros ministros, que jurarán hoy, en el Teatro Argentino.

Ante un auditorio colmado, Vidal destacó que su prioridad será la seguridad y el combate al narcotráfico.

Cristian Ritondo, quien asumirá hoy como ministro, adelantó que se declarará la emergencia en seguridad por un año y propuso como nuevo jefe de Policía Bonaerense a Pablo Bressi, actual superintendente de Investigaciones de Tráfico de Drogas Ilícitas. El nombre no fue ratificado aún por Vidal, dijo su vocero. El anuncio llegará hoy tras la jura de los ministros, luego de que la Legislatura aprobara ayer la reforma a la ley de ministerios: fue el primer test parlamentario aprobado por el nuevo gobierno. El Senado ya dio el aval para que Alejandro Finnochiaro sea el nuevo titular de Educación. La semana que viene llegará el verdadero desafío, con el debate del presupuesto y la ley impositiva.

Vidal prometió trabajar para pagar sueldos y aguinaldos de 550.000 trabajadores del Estado, pese a que encontró una caja vacía. "Vamos a trabajar para cumplir con esos pagos, no vamos a darles la espalda, vamos a enfrentar estos problemas y a dar respuestas", dijo.

Destacó que trabajará "coordinando esfuerzos" y "en equipo" con Macri y reiteró que existe un "compromiso público" del flamante presidente de "devolverle a la provincia los recursos que le corresponden". Incluso, la gobernadora le agradeció especialmente: "Gracias Mauricio por impulsarme en el sueño de empezar una transformación histórica en la provincia de Buenos Aires", destacó.

La presencia radical

Vidal estuvo con el vicegobernador, Daniel Salvador, que juró minutos antes y llenó de militancia radical la Cámara de Diputados. La marcha radical irrumpió en el recinto como no lo hacía desde hace 28 años.

"¡Ahora, ahora, Vidal gobernadora!" Fue la consigna más vitoreada por los radicales. Vidal habló con la voz cortada por la emoción. "Finalmente llegó el día. Nunca imaginé que la felicidad sería tan grande. La provincia es de sus vecinos y ustedes son nuestros jefes", señaló.

La gobernadora hizo una sola alusión, crítica, a la oposición peronista: "Recibimos una provincia quebrada, deficitaria, llena de deudas", dijo, una vez que Scioli se había retirado -junto con Macri- del recinto. "La tarea del Estado es dar seguridad a las personas -prosiguió-. No podemos hablar de tranquilidad sin hablar del problema que más afecta a los vecinos: la inseguridad. Lo vi con mis propios ojos, lo escuché de cada persona que conocí estos meses y lo viví en carne propia como vecina. Hoy no podemos vivir tranquilos.

"Sé que podemos tener una provincia más segura. Nos vamos a hacer cargo, no vamos a mirar para otro lado. Vamos a enfrentar este problema con responsabilidad y con decisión. Es un enorme desafío. La policía tiene un rol fundamental", prometió. Y añadió: "Vamos a trabajar en coordinación con el gobierno nacional para cumplir juntos el objetivo de derrotar al narcotráfico", prometió.

Finalmente, Vidal anunció que desde el primer día convocará a los gremios docentes y a toda la comunidad educativa". También prometió hacer las obras de infraestructura que "nunca se hicieron" para que las lluvia "deje de ser un problema".

Y pidió: "No me dejen sola". Tras los aplausos, Salió del recinto acompañada por su esposo y sus tres hijos. Afuera ya no se escuchaban el bombo y la marcha peronista, que sonó por años. Había poca militancia en la plaza y un cartel enorme: "Cambiemos".

Un discurso con gestos y guiños

La gobernadora combinó tono íntimo con gestión

El recuerdo de Vidal

La dedicatoria sorprendió a todos. "No terminó el primario, pero fue la mujer más sabia que conocí. El día que me entregaron el diploma universitario se sintió orgullosa de tener una primera nieta que llegara a la universidad. A ella, que me enseñó los valores más importantes y que hoy no puede estar conmigo porque ya no la tengo, a Corina Zichichi, le quiero dedicar este día", homenajeó Vidal a su abuela.

Guiño a los intendentes

Vidal no perdió tiempo. Convocó para la semana próxima a los intendentes apremiados por la situación financiera de sus municipios. "Tenemos algo de dinero, pero no sabemos cuánto. Creemos que vamos a tener toda la ayuda necesaria", se esperanzó Martiniano Molina (Quilmes). Otro de los nuevos, Diego Valenzuela, admitió que la situación en Tres de Febrero es "frágil", pero también se mostró optimista.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.