Reparten dinero y alimentos a cambio de apoyo electoral

Ayer había colas en San Miguel para poder cobrar $3000
Ayer había colas en San Miguel para poder cobrar $3000 Crédito: Fernando Font
En Tucumán, el gobernador Manzur firmó un decreto para distribuir fondos apenas un mes antes de las elecciones
Nicolás Balinotti
(0)
8 de junio de 2019  

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- Una madre primeriza que dice llamarse Jazmín carga un bebé en brazos y un papel arrugado que aferra a su pecho tanto como a su hijo. Es un certificado con un sello de la policía provincial que acreditaría su situación de pobreza.

Jazmín está a mitad de camino de la fila de 150 metros que se extendió por la calle 9 de Julio al 400, en una sucursal del Banco del Tucumán de esta ciudad. La espera es para cobrar una "ayuda de emergencia" de $3000 que otorgó por decreto el gobernador Juan Luis Manzur el mes pasado. El reparto del dinero es a cuatro cuadras de la Casa de Gobierno, enfrente del edificio de los tribunales, y con la veda electoral en curso .

El 3 del mes pasado, cuando faltaban un mes y seis días para la elección, Manzur dispuso en el decreto 1328/3 volcar $300 millones para atender el pago de subsidios de programas sociales y ayudas varias. Esos fondos se distribuyeron de manera incesante hasta ayer mismo, el último día hábil antes de los comicios del domingo.

Lo que en otros lados sería un escándalo aquí parece normal. Desde la gobernación reconocieron a LA NACION el oportunismo electoral de la maniobra y se defendieron con el argumento de que la oposición aplica prácticas similares. "Es una práctica común en la provincia, no es nueva. Sucede también en otros lados", relativizaron fuentes oficiales sobre la cadena de clientelismo.

El circuito está aceitado: la policía certifica que los beneficiarios, en su mayoría desocupados y madres solteras, no cubran las necesidades básicas y luego le habilitan la identidad a la AFIP para cruzar los datos y verificar que esas personas no posean ingresos ni un trabajo estable. Tras este filtro, DNI en mano, el beneficiario puede alzarse con $9000 en un trimestre. Cerca de Manzur se jactaron de tener control y orden de la ayuda social. El gobernador no accedió a una entrevista con LA NACION para dar mayores explicaciones.

El centenario diario local, La Gaceta, expuso ayer un costado curioso del fenómeno electoral: las cuevas financieras en la City tucumana se quedaron sin efectivo y creció la demanda en los bancos para obtener cash. Los taxis y remises, otro eslabón clave para la maquinaria electoral, cobran por adelantado y en efectivo los servicios que prestarán el domingo para los candidatos.

Tan obscena como las filas para obtener el subsidio es la compra de votos a cambio de bolsas de comida. Quedó esta vez en la mira Germán Alfaro, el intendente de la capital tucumana, que es un peronista aliado de Cambiemos. Alfaro debió dar explicaciones por la divulgación de un cheque de $17.000.000 que el municipio le pagó a una cadena local de supermercados. Circulan imágenes en las que se evidencia el reparto de órdenes de compra por $1000 en sobres con boletas electorales, aunque no se alcanza a distinguir de qué candidato son. "Lo del cheque es el pago de una licitación por alimentos y agua que se hizo entre enero y marzo", dijo a LA NACION un vocero del intendente, que, sin embargo, reconoció el uso de fondos para movilizar gente a los centros de votación y pagarles a los fiscales.

La Justicia Electoral asiste con naturalidad al levantamiento de feudos inexpugnables asentados en el clientelismo y la corrupción, en donde a veces se ve afectada de raíz la sociedad democrática. "En el código electoral no está tipificada la dádiva ni el acarreo de votantes. Desgraciadamente, al no estar previsto, los políticos lo siguen haciendo", reconoció a LA NACION un funcionario del área, con experiencia en elecciones en Tucumán desde 1991.

En otro de sus clásicos deslices retóricos, José Alperovich, que intentará volver a gobernar la provincia que tuvo 12 años en un puño, reconoció el jueves pasado en un acto de cierre de campaña que la compra de votos a cambio de bolsones de alimentos fue una práctica aplicada durante su gestión. "Esta elección no vamos a entregar bolsones. La gente no quiere que la compren con un plan por tres meses. Soy dueño de tres empresas y podría poner dinero, pero quiero que vayan a votar libres", dijo el jueves en El Cruce, un predio en un suburbio del gran San Miguel. Alperovich tampoco accedió a ser entrevistado por LA NACION.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.