Roberto Lavagna: "Si alguien nos invita a una mesa de diálogo, vamos a estar ahí"

Lavagna hizo un diagnóstico profundo de la situación económico y cuestionó la polarización
Lavagna hizo un diagnóstico profundo de la situación económico y cuestionó la polarización Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi
Maia Jastreblansky
(0)
17 de octubre de 2019  • 13:50

MAR DEL PLATA.- Al tiempo que buscó cambiar las impresiones que dejó en el debate presidencial, donde su performance se vio encorsetada por los tiempos de las alocuciones, Roberto Lavagna hizo definiciones fuertes respecto al devenir económico del país, frente a una platea de 900 empresarios en IDEA.

"Ni lo fiscal ni la deuda se van a resolver si la economía no arranca", lanzó, enfático, el candidato de Consenso Federal. Cómodo con el auditorio, aseguró que no será funcionario de un potencial gabinete de Alberto Fernández. Pero aclaró sobre su espacio: "Si alguien nos invita a una mesa de diálogo, vamos a estar ahí".

En las charlas informales que se dan en los márgenes del coloquio, el exministro de Economía advirtió que "un acuerdo social puede salir muy mal, porque no es un arbolito donde cada uno cuelga lo que quiere". Reclamó ser "realista" con la posibilidad de que haya un pacto entre sindicalistas y empresarios y consideró que "todos los actores tienen que saber que van a poner algo".

Lavagna ponderó al actual ministro de Hacienda, Hernán Lacunza. Dijo que "está haciendo una patriada" y que "hay que rescatar" su trabajo. También destacó al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y al "ala política" de Cambiemos como potenciales interlocutores a partir del 10 de diciembre. Consultado por periodistas sobre Matías Kulfas, el economista que lidera el equipo económico del Frente de Todos, respondió: "No lo conozco". Y aclaró: "Yo soy de otra generación".

Debate y política

Lavagna fue el único candidato presidencial que viajó a Mar del Plata para asistir a IDEA. Lo tomó como una instancia clave de su campaña. Según pudo conocer LA NACION, Consenso Federal tendrá su cierre proselitista en Salta, la semana próxima. Durante las dos primeras jornadas del coloquio, junto al economista caminó el gobernador y candidato a vicepresidente, Juan Manuel Urtubey.

A la comitiva se sumó también el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y el candidato a gobernador de la provincia, Eduardo "Bali" Bucca. Lavagna y Urtubey se mostraron dispuestos a colaborar con el diálogo político si las elecciones abren un escenario de transición. Pero también recordaron el traumático momento de definición de candidaturas, cuando Sergio Massa y Miguel Pichetto protagonizaron la fuga de su espacio. "Le advertimos al Gobierno que no era bueno fomentar la polarización", deslizaron en Consenso Federal.

Frente a los hombres de negocios, Lavagna buscó mostrarse como un estadista, al tiempo que buscó descontracturar la imagen que había dejado durante el debate presidencial en Santa Fe. "¿El relojito? No hay relojito. A lo mejor así podemos hablar de los próximos cuatro años", rompió el hielo frente a la platea empresaria

El propio candidato admitió que se sintió "incomodo por los extremos de la grieta" en el intercambio que tuvo lugar el pasado domingo. "Mi manejo de cámaras no es precisamente perfecto", bromeó Lavagna y despertó risas en el auditorio.

Recursos

Lavagna aludió a las perspectivas económicas de la Argentina. "Por la positiva quiero hablar de los recursos que la Argentina tiene. Hay pocos países del mundo que tenga este nivel de recursos", dijo. Y puntualizó: "Tenemos las posibilidades que abrió el fracking en los Estados Unidos, que hizo que las reservas en Neuquén sean explotadas. Y está el dato geopolítico de la aparición de China como mercado de lo que producimos y exportamos".

"Ha habido una lluvia de inversiones, pero de la Argentina hacia el exterior. Quizás a Miami o Suiza", ironizó Lavagna y habló de una fuga de 70.000 millones de dólares. "Llevamos ocho años de estancamiento. Siendo optimista porque en los últimos dos años hubo caída del producto bruto", dijo el candidato de Consenso Federal .

"El ejemplo de la Argentina es único en el mundo. Los responsables somos nosotros, el mundo de la política, el mundo empresario, el mundo sindical, los medios de comunicación. Es la dirigencia", dijo Lavagna. "Hay un capítulo político: quien asume el gobierno lo hace con la sensación de que tiene todo el poder para siempre. Y en lo económico hay un péndulo, entre la producción y lo financiero", agregó.

Lavagna exhibió su buena sintonía con la platea empresaria. "Tuve charlas con empresarios sobre la cuestión fiscal y el problema de la deuda. Veo que todavía se sigue inundando ahí", dijo en clara alusión al grito de campaña de Mauricio Macri.

"Me quedo con los recursos existentes en la Argentina. Las conductas, que son las que hacen que las políticas sean desacertadas, por difícil que sea, se las puede modificar", concluyó el candidato del Consenso Federal.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.