Santa Cruz: Zannini y Ulloa encabezaron los festejos de un kirchnerismo exultante

Alicia Kirchner y Carlos Zannini encabezaron "la marcha de la victoria" en la avenida Néstor Kirchner, en Río Gallegos
Alicia Kirchner y Carlos Zannini encabezaron "la marcha de la victoria" en la avenida Néstor Kirchner, en Río Gallegos Crédito: Gob. Santa Cruz
Por años en los márgenes, reaparecieron junto a la gobernadora para celebrar el regreso al poder
Mariela Arias
(0)
29 de octubre de 2019  

EL CALAFATE.- El triunfo en primera vuelta del Frente de Todos se vivió en Santa Cruz con una euforia especial: no solo por la confirmación del regreso del kirchnerismo al poder nacional, sino también porque generó que dos hombres históricos del espacio abandonaran los márgenes y recuperaran la centralidad que supieron tener junto a Néstor Kirchner: Carlos Zannini y Rudy Ulloa Igor. Si bien todos votaron a Alberto Fernández, se ilusionan con que es Cristina la que llegó al poder.

Cerca de la medianoche, Zannini apareció junto a la gobernadora Alicia Kirchner marchando por la avenida principal de Río Gallegos, que lleva el nombre del único presidente nacido en Santa Cruz. Con una euforia incontenible, el exsecretario legal y técnico encabezaba la improvisada "marcha de la victoria".

El gesto reivindicaba el pasado. Hace más de 30 años, Zannini acompañó a Kirchner en las caminatas de la campaña que lo llevaría a la intendencia de Río Gallegos, tal como lo reflejan fotos de época. El domingo a la noche, saludaba, abraza y festejaba el triunfo con una alegría a flor de piel. No habló en el palco improvisado sobre la caja de una camioneta frente al comando del Frente para la Victoria, donde concluyó la marcha, pero era saludado con reconocimiento respeto y afecto por la militancia.

Zannini fue siempre el hombre a la sombra de los Kirchner, el que les cuidó la firma en la Presidencia, les organizó el bloque de diputados en la provincia y acomodó el Poder Judicial bajo su mando. Tras dejar su cargo en 2015, volvió a Río Gallegos y solo tuvo trascendencia pública cuando en diciembre de 2017 quedó detenido en Ezeiza en el marco de la causa por el memorándum con Irán. Pasó tres meses y medio detenido.

Ayer, además del triunfo nacional, una revitalizada Alicia Kirchner celebraba haber ganado las intendencias de 13 de los 15 municipios y, sobre todo, haberle arrebatado a Cambiemos las dos ciudades más pobladas de la provincia: Río Gallegos y Caleta Olivia.

La coincidencia de la elección con el aniversario de la muerte de Néstor Kirchner le dio a la fecha un plus: la celebración que organizó Rudy Ulloa Igor debió demorarse hasta las 21, a pedido de la Justicia. Emocionado, Ulloa convocó a la militancia de su unidad básica, en torno a la estatua de Kirchner. Se sintió partícipe de la victoria: "Estamos agradecidos que nos dieron otra oportunidad de conducir los destinos del país", dijo.

Lo que nadie duda aquí es que el resultado restablece una suerte de túnel imaginario entre la Casa Rosada y los municipios de Santa Cruz, que les garantizará el flujo sin tropiezos de fondos y obras, como sucedió entre 2003 y 2015.

El kirchnerismo local eligió en estos años ubicarse en la vereda de los gobernadores castigados por el macrismo, aun cuando los números oficiales lo desmienten. En definitiva, todos aquí se sienten parte del triunfo y sostienen la esperanza de reeditar los años en que el centro del poder se concentraba en Santa Cruz.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.