Santa Fe: Bonfatti y Perotti apuestan a la polarización y a relegar a Cambiemos

Con Cambiemos relegado a un tercer lugar, el candidato del peronismo y el socialista son los favoritos para quedarse con la gobernación, el 16 de junio
Con Cambiemos relegado a un tercer lugar, el candidato del peronismo y el socialista son los favoritos para quedarse con la gobernación, el 16 de junio Fuente: Archivo
Germán de los Santos
(0)
29 de abril de 2019  • 11:21

ROSARIO.-Tras la PASO del domingo en Santa Fe, el peronismo fue la fuerza más votada, después de que Omar Perotti venciera por un amplio margen a su competidora interna María Eugenia Bilesa, al alcanzar los 447.535 votos (26,29%), aunque a nivel individual el exgobernador Antonio Bonfatti , del Frente Progresista, fue el vencedor al obtener 494.217 votos (29,03%), y tercero quedó Cambiemos con José Corral como postulante al sumar 312.248 sufragios (18,34%).

El peronismo y el Frente Progresista apuestan a que la elección se polarice entre estos dos espacios.

La misión de Perotti será a partir de ahora mantener los votos del peronismo (670.000 votos), tanto los que se volcaron por el senador nacional en la interna, como por Bielsa. Ambos candidatos transitaron este capítulo electoral sin críticas fuertes ni jugadas sombrías, y ya dieron algunos indicios de que la estrategia del PJ será la unidad de cara a la campaña electoral para volver a gobernar Santa Fe, después del triunfo de Hermes Binner en 2007.

Es la segunda elección que el peronismo va unido en Santa Fe, con una arquitectura política autónoma, donde conviven dirigentes del PJ con kirchneristas de distintas vertientes. La ex presidenta Cristina Kirchner había bajado la directiva de que ese espacio acordara con Perotti, que tenía todas las fichas para ganar aunque su perfil muestra que jamás fue kirchnerista.

El peronismo hizo muy buena elección en Rosario, el distrito electoral clave que define gran parte de la elección, donde Perotti y Bielsa sumaron 198.000 votos, frente a los 119.239 que obtuvo el postulante socialista Bonfatti.

Ese bastión histórico del socialismo, donde ese partido gobierna la Municipalidad desde hace más de 30 años, mostró su agotamiento con el oficialismo al no lograr ganar en la categoría de intendente con su candidata Verónica Irizar, una dirigente joven, que fue vencida por Pablo Javkin, dirigente de la Coalición Cívica.

Corral, de Cambiemos, dijo tras la elección que a partir de ahora comienza la "verdadera" campaña. El radical partió con escaso nivel de conocimiento y no pudo revertir la dispersión de votos que perdió ese sector político con respecto a la elección de 2015, cuando el cómico Miguel Del Sel ganó la PASO y obtuvo más de 200.000 votos que el intendente de Santa Fe. Tampoco traccionaron votos las apariciones de dirigentes nacionales de Cambiemos en el territorio. La marca Cambiemos no es lo que fue en 2017.

Perotti ya salió a plantear este lunes que hay que "seguir sumando", porque "no alcanza lo que consigue un partido y hay que lograr el apoyo de los que piensan diferente".

Bielsa saludó a Perotti a través de la red social Twitter y dejó algunas coordenadas: "Sabemos que nuestro espacio será necesario para un triunfo del frente Juntos. Tenemos mucho para seguir trabajando para que el peronismo vuelva a interpretar a las santafesinas y santafesinos, y para sentar las bases de una victoria a nivel nacional". En el PJ esperan la foto juntos, que calculan que se dará en las próximas horas.

El desafío del socialismo es lograr una polarización con el peronismo, y evitar que ese rol lo juegue Cambiemos, algo que va a intentar Corral, al instalar un escenario similar al que aparece a nivel nacional. El socialismo tiene todo el aparato estatal para hacer campaña, aunque la apuesta publicitaria, con gastos millonarios, no viene funcionando como se esperaba.

Bonfatti mostró las cartas unas horas después del resultado al analizar que "no ve un escenario de tres tercios" en las elecciones generales. El ex gobernador dejó a Cambiemos fuera de la pelea al señalar que "Veo al Frente Progresista y a Juntos en el mismo escenario; Cambiemos llegó a su techo".

La caída de Cambiemos en Santa Fe tuvo que ver con la crisis económica, que en los grandes centros urbanos como Rosario y la capital provincial tuvieron una incidencia mayor que los problemas de inseguridad, un problema que convirtió en lema proselitista Corral. Albor Cantard, el candidato de Cambiemos en la capital de la provincia, perdió por un amplio margen frente al ex periodista Emilio Jatón.

Cambiemos también cayó en Rosario con su candidato a intendente Roy López Molina, que quedó tercero a nivel de fuerza política, detrás del peronismo y el Frente Progresista. En 2017 este joven abogado había logrado un amplio triunfo al imponerse en todas las seccionales electorales de la ciudad.

En Rosario el candidato a intendente más votado a nivel individual fue el peronista Roberto Sukerman, que fue único candidato de consenso de esa fuerza. En Rosario aparece también la incógnita si habrá polarización entre el PJ y el socialismo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.