Se multiplica la presencia de mujeres en las listas por el debut de la ley de paridad

Guadalupe Tagliaferri, diputada a Senadora
Guadalupe Tagliaferri, diputada a Senadora
La aplicación de la norma es muy estricta y permite impugnar a las fuerzas que no cumplan con el 50% de candidatas
Laura Serra
(0)
24 de junio de 2019  

Hay de todo, como en botica: candidatas con vasta experiencia parlamentaria y candidatas que, por el contrario, son neófitas en la materia, pero que exhiben una carrera de militancia y compromiso con la agenda de género. Más allá de sus diferencias políticas, la voz de las mujeres se potenciará en el Congreso gracias a la ley de paridad de género, la cual hace su debut este año con la presentación de listas integradas en un 50 por ciento por candidatas femeninas.

En virtud de esta ley, aprobada en noviembre de 2017, las fuerzas políticas anotadas para competir en las elecciones de octubre próximo debieron intercalar en sus nóminas legislativas a candidatas mujeres con candidatos varones para asegurar que la mitad de la oferta electoral tenga presencia femenina. El objetivo, obvio, es elevar el porcentaje de mujeres en ambas cámaras, pero su efecto no será inmediato. En la elección de este año se renovará la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado. El efecto completo recién podrá observarse en 2021, cuando se renueve la otra mitad de la Cámara baja.

La reglamentación de la ley de paridad es muy estricta: establece que cualquier elector podrá impugnar ante la Justicia Electoral aquellas listas en las que este requisito no se cumpla. Además, dispone que si el partido, pese a las intimaciones judiciales, sigue sin respetar la ley de paridad en sus listas, un juez deberá ordenarlas de oficio.

Así las cosas, algunas agrupaciones políticas se la vieron en serias dificultades a la hora de ajustar su grilla de candidatos a la ley de paridad. El debate sobre la despenalización del aborto sumó una complicación adicional, sobre todo para el oficialismo: en su afán de equilibrar la oferta electoral, buscó combinar candidatas con perfiles a favor y en contra de la iniciativa, cuyo debate se reeditará seguramente el año próximo en el Congreso.

En la Capital, por caso, la candidata a senadora que acompañará a Martín Lousteau es una joven militante del feminismo y de la legalización del aborto. Guadalupe Tagliaferri, de ella se trata, fue la elegida para captar junto a Lousteau al público joven portador del pañuelo verde, símbolo proaborto. Actual ministra de Desarrollo y Hábitat de la Ciudad, Tagliaferri trabaja en el macrismo desde 2009, cuando asumió como presidenta del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

La designación de la dupla Lousteau-Tagliaferri al Senado desató una andanada de críticas de los militantes antiabortistas; cabe recordar que el economista, como diputado, votó a favor de la ley el año pasado. A manera de contrapeso, el jefe político del oficialismo porteño, Horacio Rodríguez Larreta, seleccionó para la Cámara de Diputados a Victoria Morales Gorleri, exlegisladora porteña y actual directora del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, quien recaló en el segundo lugar de la nómina. Madre de cinco hijos, Gorleri tiene estrecha llegada al papa Francisco, con quien trabajó durante diez años cuando este ejercía como cardenal en la coordinación de programas sociales y educativos.

En las nóminas de Juntos por el Cambio también figuran mujeres elegidas por su lucha contra la corrupción. Aquí imperó el sesgo de la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, quien llevará al Congreso a tres de sus asesoras más cercanas: Mariana Zuvic, autora de varias denuncias contra el matrimonio Kirchner; Mariana Stilman, abogada especializada en derecho penal y representante del Estado en la querella por la causa del encubrimiento del atentado contra la AMIA, y Mónica Frade, abogada de Quilmes y asesora de Carrió en sus denuncias contra Aníbal Fernández. Zuvic ocupa el cuarto lugar de la nómina a diputados por la Capital; Stilman y Frade integran la de Buenos Aires. Esta última nómina trae como novedad la candidatura de María Luján Rey, mamá de Lucas Menghini, uno de los 51 muertos en la tragedia de Once, y un emblema en el reclamo de justicia y contra la corrupción kirchnerista. De resultar elegida -lo que es muy probable, ya que va segunda en la lista- será su primera experiencia en la arena parlamentaria. Tampoco Zuvic ni Frade ni Stilman ocuparon antes una banca en el Congreso. No son las únicas: la socióloga e investigadora Dora Barrancos, quien se desvinculó este año del Conicet por los fuertes recortes presupuestarios en la institución, aspira ahora a ocupar un lugar en el Senado de la mano de Mariano Recalde, primer candidato por la Capital del Frente de Todos. Segunda en la lista de diputados nacionales, la legisladora kirchnerista Paula Penacca desplazó nada menos que a Victoria Donda, quien ocupa una banca desde 2007.

Mejor suerte corrieron las actuales diputadas Silvia Lospennato (Pro) y Karina Banfi (UCR), ubicadas entre los primeros lugares de la lista de Vamos Juntos por Buenos Aires. Lospennato, secretaria parlamentaria del interbloque de Cambiemos, responde a Emilio Monzó y es una pieza clave en el armado de la agenda parlamentaria; Banfi, por su parte, es una promotora incansable de la agenda de género y tiene, a diferencia de los dirigentes críticos de su partido, un discurso amigable hacia el Gobierno. Ellas no son las únicas que aspiran a permanecer cuatro años más en el Congreso: la joven politóloga Luana Volnovich, de la agrupación kirchnerista La Cámpora, y Cristina Álvarez Rodríguez, actual secretaria parlamentaria del bloque del Frente para la Victoria, fueron las elegidas de Cristina Kirchner para ocupar el segundo y cuarto lugar de las listas de diputados nacionales por Buenos Aires. Por el mismo distrito, Cecilia Moreau, la única incorporación femenina de Sergio Massa dentro de los diez primeros lugares, también busca su reelección como diputada, aunque en esta oportunidad bajo el auspicio de la coalición kirchnerista Frente de Todos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.