Según Maza, la renuncia de Rodríguez Saá fue "un acto de grandeza"

El gobernador riojano advirtió que la crisis podría devenir en "un caos social, una anarquía"
(0)
31 de diciembre de 2001  • 16:45

El gobernador riojano, Angel Maza, consideró hoy que la renuncia del presidente interino Adolfo Rodríguez Saá fue "un acto de grandeza" ante la falta de apoyo político a su gestión y advirtió que la crisis podría devenir en "un caos social, una anarquía" si no se resuelven los problemas en los próximos días.

El gobernador riojano, que anoche estuvo sentado detrás de Rodríguez Saá cuando presentó públicamente su renuncia, admitió que los peronistas "no quedamos bien, pero nosotros intentamos hasta último momento" evitar ese desenlace.

Maza aseguró haber mantenido conversaciones "con todos" para conseguir un respaldo al puntano pero opinó que "todos sopesaron esta decisión de Rodríguez Saá en el sentido de que necesitaba apoyo y el único apoyo que podía tener era el de todos los gobernadores".

Además, en diálogo radiofónico, el mandatario riojano sostuvo que Rodríguez Saá necesitaba aval para un plan de gobierno que "era muy simple" y "se había conversado" con el FMI que "después de sancionado el presupuesto y enviado la nueva ley de coparticipación (al Congreso) para ir a Estados Unidos a concretar los acuerdos que nos permitan a nosotros no aislarnos internacionalmente".Sin embargo, Rodríguez Saá "consideró que sin apoyo era imposible. No tiene ningún otro interés. No era que se quería quedar con el poder ni tampoco no quería decir que no iba a haber elecciones ni nada que se le parezca. Y por eso esta actitud de grandeza". Asimismo, aseguró que el ex presidente entendió que su gesto "no había sido comprendido no tan sólo por los justicialistas" sino también por "los lobbies".

"Había sectores muy poderosos que incluso trataron de sacar provecho, de negociar a costa de la gran crisis que vive nuestro país", añadió.

Maza admitió que "ahora estamos en una disyuntiva difícil" y pidió "calma" a la población porque "de un clima de gran intolerancia el que siempre sale más perjudicado es el más pobre".

En ese sentido, consideró que "sí o sí se tiene que instrumentar" la "tercera moneda", que, aseguró, "ya se está imprimiendo".

"Seguramente serán los mismos Lecop que hoy tenemos, pero con mayores posibilidades para que sean de una aceptación más generalizada y que fundamentalmente las reciban los bancos", agregó.

El riojano advirtió que "la crisis es realmente muy profunda" y pidió a todos que "tengamos mucho cuidado en los próximos días".

"Si Argentina no resuelve bien sus problemas estamos al borde de un caos social, de una gran anarquía, porque además los problemas económicos son de difícil resolución" y "no podemos permitir" que triunfen los especuladores, destacó.

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.